Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1997/03/03 00:00

DOLARES SIN RIESGO

En medio de la libertad cambiaria y la economía ilegal los colombianos aún no saben cómo manejar dólares.

DOLARES SIN RIESGO

Para muchos colombianos la palabra dólar es sinónimo de alarma y su sola mención les genera aprehensión. Algunos miran para otro lado y se hacen los bobos si ven que alguien a su alrededor saca un puñado de billetes verdes del bolsillo. Otros tratan de cambiar de tema si alguien les dice que necesita vender unos dólares y que están buscando comprador.Aunque para algunos estas situaciones pueden corresponder más al cuadro clínico de un paranoico que al comportamiento de un ciudadano del común, para nadie es un secreto que la mayoría de los colombianos no sabe cómo funciona el mercado cambiario en el país. Algunos todavía creen que nadie puede tener dólares, ni mucho menos negociarlos. Son los que se quedaron en la época en que el mercado cambiario estaba regulado por el decreto 444, que en pocas y resumidas palabras le daba al Banco de la República el monopolio de la compra y la venta de divisas que cualquier agente económico requiriera vender o comprar.Pero las cosas cambiaron radicalmente a comienzos de la década, cuando se dio una verdadera revolución cambiaria, que terminó por liberar en gran medida el mercado de las divisas en el país. A pesar de que esas modificaciones tuvieron lugar hace ya más de cinco años, y de que las personas que trabajan frecuentemente con divisas ya manejan las nuevas reglas al dedillo, para muchos es bueno recordar los principios que rigen el mercado cambiario en la actualidad. En tiempos en los que las investigaciones por testaferrato y enriquecimiento ilícito están a la orden del día, a nadie le sobra saber a qué atenerse cuando le pasen un fajo de billetes verdes por las narices.Para saber cómo moverse en el mercado de dólares, lo primero que una persona debe tener en cuenta es para qué los necesita. Si se trata de operaciones relacionadas con exportaciones o importaciones, endeudamiento externo o inversión extranjera, el interesado debe comprar o vender los dólares en una entidad del sector financiero, como un banco o una corporación de ahorro y vivienda. Estas transacciones conforman lo que las autoridades denominan el 'mercado cambiario', y están sujetas a algunos requisitos específicos (ver cuadro).Operaciones libresSi lo que el interesado quiere es negociar dólares para pagar pasajes aéreos o financiar vacaciones en el exterior, o cancelar tarjetas de crédito o pólizas de seguros contratadas con entidades extranjeras, no tiene que limitarse al 'mercado cambiario'. Aunque en este tipo de operaciones, comúnmente conocidas como del 'mercado libre', también se puede recurrir a las entidades financieras, las opciones se enriquecen con la posibilidad de usar casas de cambio o dólares en poder del interesado. Claro que en el caso de las casas de cambio hay que tener cautela, pues algunas funcionan al margen de la ley sin autorización de la Superintendencia Bancaria y sin garantía alguna para el usuario.Una de las grandes innovaciones de la regulación actual es la posibilidad que tiene la persona interesada de recurrir a dólares propios para atender transacciones del 'mercado libre'. Y es que cualquier colombiano puede tener sin ningún problema una cuenta en moneda extranjera en el exterior, o dólares en efectivo en el país, siempre y cuando estos se hayan originado en operaciones del 'mercado libre' y se vayan a usar en el mismo mercado.Para muchos usuarios esa es la característica principal del actual régimen: cualquier persona puede tener dólares en su poder, e incluso negociarlos libremente, siempre y cuando estas operaciones no se conviertan en una práctica profesional. Pero en medio de tanta libertad el dólar sigue estando limitado a las operaciones con el resto del mundo. Esto quiere decir que ninguna transacción entre colombianos, que tenga lugar dentro del país, se puede realizar en moneda extranjera. Así se explica que ningún residente en Colombia pueda tener cuenta bancaria en dólares en el país, pues no le serviría para ninguna actividad legal.Si usted no conoce a fondo las normas que regulan el mercado cambiario y necesita negociar con dólares, lo mejor que puede hacer es recurrir a una entidad financiera o a una casa de cambio autorizada por la Superintendencia Bancaria. Porque si bien ahora las cosas son más fáciles que en el pasado, transar dólares ilegales puede costar más de un dolor de cabeza. Y aunque hay que ser muy torpe o estar muy desinformado para cometer una infracción cambiaria, la posibilidad de quedar enredado en una investigación por lavado de dinero está a la vuelta de la esquina. nn ABC DEL MERCADO DE DIVISASMercado cambiario· Abarca las operaciones relacionadas con exportaciones e importaciones, inversión extranjera o endeudamiento externo. Deben hacerse a través de algún intermediario financiero. Deben reintegrarse al Banco de la República los dólares que se reciban por estas operaciones.Mercado libre· Abarca las operaciones relacionadas con pasajes internacionales, viajes al exterior, pago de tarjetas de crédito internacionales, etc. Pueden hacerse a través de un intermediario financiero, una casa de cambio autorizada o con dólares propios. Pueden conservarse los dólares generados de este tipo de operaciones o ser vendidos a intermediarios financieros, casas de cambio o terceros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.