Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1997/11/03 00:00

EL ANTI GATES

Larry Ellison, el presidente de Oracle, se vislumbra como la única persona capaz de desafiar la supremacía de Microsoft en la industria mundial del 'software'.

EL ANTI GATES

Hoy en día todo el mundo habla de Bill Gates. Con apenas 41 años, Gates se ha convertido en el rey indiscutido del software a nivel mundial y en el hombre más rico de la historia (su participación en Microsoft estaba valorada en cerca de 40.000 millones de dólares al cierre de esta edición). Entre los que han sido testigos de lameteórica carrera de Gates y de su vertiginosa acumulación de poder y fortuna se encuentra un hombre a quien el fantasma del presidente de Microsoft no deja dormir y que está obsesionado con derrocarlo. Se trata de Larry Ellison, quien ha construido el segundo mayor imperio de software del mundo a la sombra de su archirrival de Seattle.
Como Gates, Ellison es uno de los hombres más ricos del mundo. La revista Forbes en su última edición lo ubica como el cuarto hombre más acaudalado de Estados Unidos con una fortuna estimada en 9.300 millones de dólares. También, como Gates, Ellison es bastante joven -tiene 52 años-, y nunca terminó la universidad. Y al igual que el presidente de Microsoft, se está mudando de casa. La nueva residencia de Ellison, que costará 40 millones de dólares y tendrá 1.500 metros cuadrados, será una réplica de un pueblo japonés del siglo XVI (el magnate es un admirador y un estudioso de la cultura nipona). Además, ambos son competitivos y ambiciosos en extremo y tienen egos acordes con el tamaño de sus fortunas.
Sin embargo los paralelos entre los dos terminan ahí. Mientras Gates tiene pinta de nerd y acaba de contraer matrimonio por primera vez con una empleada de Microsoft, Ellison es el playboy más célebre de Silicon Valley, con tres divorcios a cuestas y una demanda (fallada a su favor) por acoso sexual. En materia de hobbies las diferencias son también notorias. Mientras Gates pasa sus ratos de ocio jugando bridge por Internet con su amigo Warren Buffett -el segundo empresario más rico del mundo y el mayor accionista individual de Coca-Cola, Disney, Gillette y el Washington Post, entre otras compañías- el presidente de Oracle se inclina por las emociones fuertes. Su tentativa reciente de adquirir un avión MiG-29 para su uso personal fue rechazada por el gobierno norteamericano. Sin embargo adquirió un caza Marchetti de fabricación italiana para añadir a su colección de juguetes, que incluye el yate de carreras Sayonara de 78 pies de eslora, un jet privado Cessna Citation -Gates vuela normalmente en clase económica en aerolíneas comerciales- y un sinnúmero de autos deportivos.
La historia persona de Ellison también contrasta dramáticamente con la de Gates. El presidente de Microsoft es hijo de un prominente abogado de Seattle y creció en el seno de una familia estable en un próspero suburbio de esta ciudad. Ellison, por su parte, es producto de una unión libre entre una madre adolescente que lo abandonó a los nueve meses y un padre que nunca conoció. Su infancia transcurrió en la casa de su tío abuelo, un inmigrante ruso con problemas de alcohol, en un barrio de clase media-baja de Chicago.
Los que conocen a Ellison atribuyen su estilo extravagante y su inestabilidad emocional a su problemática infancia. Y sus críticos argumentan que su obsesión con Gates es producto de un complejo infantil. No obstante, nadie desconoce que detrás de su fachada excéntrica y sus actitudes algo infantiles -con frecuencia destruye un computador a batazos ante un auditorio de ejecutivos de la industria informática- hay el talento y la determinación necesarios para hacer temblar los cimientos del imperio de Microsoft.
PC vs NC
La estrategia de Ellison para detener a Microsoft es atacar al gigante donde más le duele. Por su posición dominante en las aplicaciones tradicionales para computadoras personales (PC por sus siglas en inglés), Microsoft ha sido notoriamente lenta en captar la verdadera dimensión del fenómeno de la Internet y en comprender las implicaciones de su masificación para la industria del software. Su navegador de Internet salió al mercado varios meses después del de Netscape -una compañía hasta entonces desconocida- y su sistema operativo Windows -de lejos el de mayor venta en el mundo- se ajusta mucho más a los sistemas cerrados del pasado que al mundo de ambientes abiertos e interconectados que cada día es más una realidad. Aunque Microsoft ha reaccionado de manera eficaz a varios desarrollos de otras empresas en el mercado de manejo de redes, muchos analistas del sector opinan que, como cualquier jugador dominante en un mercado, su interés en cambiar radicalmente la estructura del mismo es limitado. Por esta razón, el mismo éxito y tamaño de Microsoft podrían constituir su mayor debilidad.
Ellison se la está jugando toda a explotar esta debilidad. En su concepto, en un mundo que gira en torno de Internet y las redes, los PC son obsoletos. Para él, el futuro está en las computadoras de red (NC por sus siglas en inglés). Los NC son esencialmente una versión simplificada de los PC que, a diferencia de estos últimos, almacenan los datos directamente en una red y por lo tanto no necesitan de discos duros ni capacidad de almacenamiento propia. Por esta razón, se pueden producir a un costo muy bajo. En opinión de Ellison, la industria de computadores está en capacidad de producirlos con tecnología actual a un costo inferior a los 500 dólares -muy por debajo del costo de producción de un PC. Además, no necesitan del sistema Windows para operar. Por el contrario, en un mundo dominado por las redes y los NC, el software de manejo de bases de datos -segmento dominado por Oracle- adquiere mucha mayor importancia.
Ellison está apostando su compañía a que su propia visión del futuro de la informática se impondrá sobre la de Bill Gates. La explosión de la información en línea ha favorecido el negocio de bases de datos de Oracle y su lanzamiento del concepto de NC fue recibido con mucho interés por dos gigantes de la industria de los computadores -IBM y Sun Microsystems-. Los mercados financieros también aplaudieron la estrategia de Oracle, impulsando su acción a niveles récord -los títulos de la compañía subieron más de 50 por ciento entre enero y agosto de este año-.
Sin embargo, en agosto Microsoft se adjudicó el primer round de la batalla por el futuro de los NC. Ellison, cuyo mejor amigo es el fundador de Apple Computer, Steve Jobs, tenía en su mira a esta compañía hace tiempo y había anunciado meses atrás que pensaba adquirirla. La empresa parecía encajar en su estrategia como anillo al dedo. Por una parte, Apple era el único productor de PC que se mantenía independiente del sistema operativo de Microsoft. Adicionalmente, cada día su producto perdía más terreno frente a los computadores que operaban con Windows. Por lo tanto, parecía un candidato idóneo para lanzarse a conquistar el mercado de los NC.
No obstante, en una jugada magistral, Microsoft anunció una alianza con Apple mediante la cual compraría un 5 por ciento de la compañía a cambio de poder acceder a sus desarrollos tecnológicos. Más que fortalecer a Apple, esta alianza consolida la posición de Microsoft, permitiéndole tener injerencia sobre el destino de uno de sus principales competidores y eliminando la posibilidad de que Oracle la utilice como plataforma de producción de NC. Este hecho ha contribuido a una caída del 12 por ciento en el precio de la acción de Oracle desde mediados de agosto.
El tiempo dirá si el genio y tesón de Ellison, aunados a un factor sicológico que no debe ser subestimado, le permitirán derrocar a Gates del sitial de privilegio de la industria mundial de software. Las apuestas ya están sobre la mesa. Mientras tanto la fortuna personal de Gates sigue aumentando a razón de más de 600 dólares por segundo y Ellison seguramente estará dando vueltas en su cama pensando en cómo destronarlo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.