Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/01/23 00:00

El arte paga

Para mantener el valor de los ahorros o para conseguir rentabilidades no siempre hay que pensar en lo tradicional. ¿Quién se le mide a una obra?

El arte paga

Con la crisis financiera mundial, muchos inversionistas encontraron refugio seguro para su dinero en los mercados de bonos y acciones.

Sin embargo, hay quienes miraron hacia otras opciones de inversión menos tradicionales, pero tan seguras como las primeras y con valorizaciones importantes en el largo plazo. Se trata de las obras de arte. Y no se piense que se trata de un negocio hoy.

Esteban Jaramillo, director de la galería La Cometa en Colombia, es un experto en el tema y afirma que los dos últimos años han sido los mejores para el negocio de comprar y vender arte en el país.

Después de 25 años de comercializar arte, Jaramillo concluye que mientras los activos financieros de muchas personas se derrumbaron por todo el mundo, las inversiones en arte se convirtieron en alternativa segura en momentos de crisis, pues no perdieron valor.

El mercado parece estar en pleno crecimiento. El artista Nadín Ospina asegura que muchas personas jóvenes están comprando obras de arte. "Se trata de ejecutivos con buen poder adquisitivo y un nivel educativo muy alto". No lo hacen como especulación en la bolsa de valores, sino pensando en el largo plazo.

Además, el mercado se está profesionalizando en el país con distribuidores y comercializadoras dedicados de tiempo completo y con galerías que invierten en investigación y curaduría acerca de los artistas.

Christopher Paschar, experto en este negocio, explica que "antes en Colombia los coleccionistas iban directamente al taller del artista a comprarle la obra. Pero eso ha cambiado y ya hay galerías muy serias que ofrecen servicios al artista como al comprador".

Otro de los factores que muestran la profesionalización de este mercado es que se han impuesto los certificados de autenticidad para evitar la comercialización de trabajos falsificados.

Hay que tener en cuenta que antes de invertir se debe estar bien asesorado. Es casi imposible predecir la revalorización de una obra, pero lo que sí aseguran los expertos es que es una inversión segura. Se estima que en el mundo se mueven más de 30.000 millones de dólares anuales en este negocio.

En Colombia la oferta no es abundante, pero ha ido en crecimiento y ya se considera una opción de inversión a considerar. Comprar cuadros, esculturas y fotografías se ha vuelto en Colombia un negocio profesional que no está ahora sólo en manos de unos cuantos expertos, sino en el que han empezado a incursionar otras personas.

Si bien es cierto que obras de arte hay de todos los precios, en el mercado local una obra de un artista joven se podría encontrar desde cuatro millones hasta 35 millones de pesos. Los expertos consideran que Colombia ha ganado terreno como país atractivo, en donde los coleccionistas extranjeros obtienen muy buenas obras a precios que oscilan entre 450 y 9.000 dólares. .


Dónde poner el ojo
El mercado del arte se podría catalogar en dos grandes negocios: el de los artistas reconocidos que cuentan ya con unas obras consolidadas y que son "moneda de cambio" para cualquier persona que los tenga, pero que no cuentan con valorizaciones extraordinarias, pues los precios de sus obras ya son altos.

Y el de los artistas jóvenes que empiezan a abrirse campo y se podrían convertir en una gran oportunidad si sus obras se valorizan con el tiempo; en estos casos, un comprador puede adquirir una obra a un precio razonable y con altas posibilidades de que se valorice con el tiempo, si el artista se consolida.

Una obra se puede negociar en el mercado secundario. La 'liquidez' depende de la calidad del artista y la demanda que tenga. Pero si alguien tiene un cuadro colgado en su pared y quiere venderlo, porque necesita el dinero, puede dirigirse a cualquier galería, que son las que dominan el negocio. A ellas acuden no sólo los artistas, sino quienes están con ganas de adquirir obras; son el mercado natural del arte. Estos negocios hacen seguimiento a los precios de las obras y los artistas y pueden señalar claramente en cuánto se puede vender determinado trabajo. En el país hay más de 250 galerías que, como es obvio, cobran una comisión sobre el monto de la transacción.Aquí la inversión implica una alta probabilidad de valorización si el creador se consolida y se mantiene vigente su obra; pero también implica un riesgo si no prospera y desaparece del catálogo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.