Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1987/05/25 00:00

EL CLUB DE LAS 500

La revista Fortune publica su informe sobre las empresas más grandes de Estados Unidos.

EL CLUB DE LAS 500

De todos los clubes que hay en Occidente este es, sin duda alguna, el más costoso. Es por esa razón que cuando la revista Fortune publicó la semana pasada su famosa lista de las 500 empresas de mayores ventas en Estados Unidos, durante 1986, quedó demostrado una vez más que en este caso también son muchos los llamados y pocos los escogidos.
En esta oportunidad, el límite de clasificación fue de 420 millones de dólares en ventas, 4 millones de dólares menos que en la clasificación del año pasado. Las grandes perdedoras fueron las compañías de petróleo, afectadas por el desplome en los precios internacionales del crudo. Ello incidió para que cerca de una tercera parte de las empresas incluidas en la lista tuvieran en 1986 ventas menores que en 1985 y que los ingresos netos de las 500 pasarán de 1.8 billones de dólares a 1.7 billones de dólares. A pesar de que eso puede sonar como una mala noticiá, lo cierto es que la cifra equivale a más de 50 veces el valor de la producción total de bienes y servicios en Colombia durante un año.
Dentro de los hechos destacados también hay que resaltar los cambios en la lista. De las 43 empresas que salieron, 13 lo hicieron como resultado de la fusión con otras. Por ejemplo, Burroughs y Sperry se unieron para créar Unisys, General Foods fue comprada por Philip Morris y Uniroyal por Goodyear.
Como ha sido costumbre durante los últimos años, el grupo de más dinámica sigue siendo el de la alta tecnología. Sin embargo los mejores resultados -quien lo creyera- fueron los de las compañías farmacéuticas y de tabaco. Aunque es imposible saber si en todo esto hay una relación causa efecto, lo cierto es que las ventas de las tabacaleras crecieron en 18.9% a pesar de las campañas masivas en contra del consumo de cigarrillos. A su vez, las productoras de drogas conservaron el primer lugar que tenían dentro del grupo de las de mayor utilidad sobre ventas.
Y hablando de grupos, es bueno anotar que el área que aporta más firmas al club de las 500 sigue siendo la de alimentos, con 53 compañías, encabezada ni más ni menos que por Occidental Petroleum. En efecto, parece que a Oxy el petróleo de Arauca no le alcanza para seguir siendo considerada una compañía energética. En cambio, su negocio de procesamiento de carne de ganado le produce mas de la mitad de sus ingresos.
Pero si hasta ahí las cifras son impresionantes, lo son todavía más cuando se miran las pérdidas. A la cabeza de las 70 compañías que tuvieron saldo en rojo se encuentra LTV, productora de minerales y metales actualmente en concordato, cuya buena fortuna desapareció hace rato. Las perdidas de LTV ascendieron a la pasmosa suma de 3.252 millones de dólares, seguida por U.S. Steel, conocida como USX, cuyo saldo negativo fue de 1.833 millones de dólares.
Pero si hubo empresas a las que les fue mal, no se puede decir lo mismo de algunos ejecutivos. El caso más llamativo fue el de las productoras de automóviles, donde el salario varió de forma inversamente proporcional al tamaño de la empresa. En efecto, mientras Roger B. Smith, presidente de la General Motors, se llevó para la casa 1.8 millones de dólares durante 1986, Lee Iacocca, presidente de Chrysler, recibió 23.6 millones entre salarios, bonificaciones y otros premios. En la mitad se quedo Donald E. Petersen, presidente de la Ford, la cual en 1986 pasó en utilidades a la General Motors por primera vez desde 1924. Gracias a sus esfuerzos, Petersen se ganó 4.3 millones de dólares.
Esas y otras marcas se deberán romper durante 1987. Aunque la salud de la economía norteamericana no es en estos momentos la mejor, las cifras del primer trimestre del año son alentadoras. Las tasas de interés, el dólar en los mercados internacionales y los planes de expansión de las grandes empresas deben influir para que el próximo abril la cuota de inscripción para el club de las 500 de Fortune aumente. Al fin y al cabo, no faltará quien se pregunte, ¿qué empresa medianamente decente no tiene ventas de por lo menos 420 millones de dólares al año?




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.