Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/01/25 00:00

El consejero

Hoy más que nunca, la asesoría especializada es fundamental a la hora de invertir. Pero no olvide que la decisión final es suya, sólo suya.

CON INSTRUMENTOS FINANCIEROS TAN SOFISTICADOS COMO LOS DE HOY, UN ASESOR SE HACE INDISPENSABLE

Es posible que usted entienda los conceptos básicos sobre tasas de interés, que haya leído algo sobre la Bolsa y visto la manera como las acciones suben y bajan rápidamente, pero eso no es suficiente para tomar una decisión acertada de inversión.

Una persona con alguna experiencia en los mercados, y un grado de conocimiento de los instrumentos financieros y de inversión, puede tener más autonomía y tomar riesgos mucho más allá que un inexperto.

Por eso los asesores financieros son fundamentales. Hoy más que nunca, cuando el mercado se ha sofisticado con nuevos productos que no son sencillos para nadie, un consejero de cabecera caería muy bien.

El presidente de la Bolsa de Valores de Colombia, Juan Pablo Córdoba, afirma que todo intermediario del mercado, sea una firma comisionista, una fiduciaria, un banco de inversión o un fondo de pensiones voluntarias, tiene la obligación de conocer y clasificar a sus clientes entre profesionales y no profesionales. Dependiendo de esta clasificación será el servicio que le tiene que brindar como asesor a su cliente.

Pero, además, la rapidez con que hoy evolucionan los mercados y la misma globalización hacen indispensable que los administradores de portafolios, sus asesores y analistas estén al pie de la jugada. Cada vez se hace más importante poner a disposición de los inversionistas la mayor cantidad de información posible.

Manuel Felipe García, director de investigaciones económicas de Skandia, señala que una buena asesoría financiera contiene cuatro interrogantes clave para el cliente. Para comenzar, es importante saber si prefiere una inversión de corto, mediano o largo plazo. El plazo es muy importante, ya que hay inversiones que no cumplen con estas condiciones. Hasta un año se consideran de corto plazo. Si toma una inversión de largo plazo, es posible que dentro de un año no haya madurado y le entreguen unos rendimientos que usted no quisiera. Hay que saber que el retiro anticipado de una inversión puede generar sanciones o penalizaciones.

Otro asunto vital es preguntar qué tanta liquidez está buscando. La liquidez se refiere a la facilidad de vender la inversión en caso de necesitar el dinero, antes de que se cumpla el plazo estipulado. Lo importante es que no tenga problemas si se presenta una urgencia.

Otra pregunta importante es si está consciente de que existe una relación directa entre riesgo y rentabilidad. Es importante que conozca que hay títulos de renta fija (como bonos, CDT) y títulos de renta variable (como acciones), que tienen nivel de riesgo diferente, por lo tanto la rentabilidad también lo es. Si la inversión aparentemente resulta riesgosa, es de esperar que los clientes tengan una alta rentabilidad, pero si es baja, recibirán un menor rendimiento.

Un buen asesor deberá informar que algunos productos tienen mayores impuestos y otros, por el contrario, tienen beneficios en esa materia. Por eso es mejor evaluar la inversión después del pago de impuestos. Ojo, no hay que olvidar el tema de los impuestos, para que después no se lleven sorpresas, cuando le descuenten un porcentaje de los rendimientos que le generó la inversión.

Escoger un buen asesor es clave. Pero, como dice el presidente de la Bolsa colombiana, al final del día es el cliente el que toma la decisión de invertir. Desconocer los

principios básicos de toda inversión puede hacerle cometer grandes errores. Eso lo saben bien quienes invirtieron en las pirámides, que esperaban retornos extraordinarios, sin comprender que eso no existe en ningún mercado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.