Sábado, 25 de febrero de 2017

| 2009/10/10 00:00

El cuarto de hora

Es un buen momento para endeudarse o refinanciar. Las tasas están en el nivel más bajo de los últimos 18 meses. Pero no se sabe cuánto durará el fenómeno

El Banco de la República ha bajado este año de 10 por ciento a 4 por ciento sus tasas de interés. Los analistas creen que ya no las reducirá más

D ESPUÉS DE UN AÑO TAN

duro para la mayoría de los colombianos, por cuenta de la fuerte desaceleración de la economía, 2009 está terminando con una buena noticia. Las tasas de interés cayeron a un nivel que no se veía desde hace año y medio y esto podría aliviar el bolsillo de muchos hogares.

Aunque todos le reclaman a la banca que baje más los intereses, la verdad es que este año, en promedio, las tasas se han reducido en 5,85 puntos. Los créditos comerciales han sido los más beneficiados, pero en los últimos meses también lo han sentido los de consumo.

Por ejemplo, si hoy alguien se endeuda con tarjeta de crédito, que son los préstamos más caros del mercado, tendrá que pagar una tasa del 25,5 por ciento, aproximadamente. En diciembre de 2008 le cobraban por ese mismo crédito, el 31 por ciento y hace año y medio le aplicaban cerca del 33 por ciento.

Esta reducción es el resultado de la política del Banco de la República, que desde diciembre del 2008 hasta ahora ha bajado sus tasas del 10 por ciento al 4 por ciento. Pero también es la consecuencia de la desaceleración de la economía. Los hogares se han cuidado de endeudarse por el temor a que la situación económica empeore. Hasta agosto, la cartera de crédito de consumo había caído 0,5 por ciento anual, por primera vez desde 2003.

El asunto es que los intereses más bajos benefician a todos. No sólo a quienes tomen créditos nuevos, sino también a aquellos que están muy endeudados y quieren refinanciar sus obligaciones. Las personas que contrataron créditos hace un año, cuando las tasas estaban más elevadas, hoy pueden hacer el mejor negocio al refinanciarlos.

Esta reducción en las tasas se da justamente cuando se aproxima la temporada de mayor consumo de los hogares en Colombia por las fiestas decembrinas. Muchos hacen sus compras de Navidad o pagan sus viajes de vacaciones con tarjetas de crédito para comenzar a pagar el año entrante.

Lo que no se sabe es hasta cuándo se prolongará esta coyuntura. Los analistas creen se acabará en el segundo trimestre del próximo año. Daniel Castellanos, vicepresidente de la Asobancaria, señala que hay que aprovechar el momento, porque el año entrante se está previendo la reactivación de la economía e incluso se espera que hacia mediados de 2010, la inflación comience a subir.

Si esto sucede, el Banco de la República cambiará su política y podría comenzar a subir las tasas para detener la inflación. "Es muy difícil que el Emisor continúe con su política de reducción de los intereses. Ya están en niveles muy bajos", dijo.

Alberto Bernal, jefe de investigaciones de la firma Bulltick Capital Markets, cree que antes de que termine este año, el Emisor aplicará un nuevo recorte. Pero si no lo hace en este momento, ya no las moverá a la baja el próximo año. Según estos pronósticos, el actual escenario de tasas de interés no se repetirá en los próximos 12 meses y por eso, dicen los expertos, hay que aprovecharlo. Esta coyuntura coincide con las noticias que indican que el ánimo de los hogares está repuntando.

Las señales de que lo peor ya pasó y de que la economía colombiana, al igual que la mundial, comenzó a entrar en la senda de la recuperación han mejorado la confianza. Los resultados de la encuesta de opinión del consumidor de Fedesarrollo mostraron que en agosto se presentó un aumento en la confianza de las familias.

Pero el cuarto de hora de bajas tasas no es sólo para los consumidores, también para los bancos que deben soltar más fácilmente el crédito. Ellos están mirando con lupa a sus clientes, porque no quieren correr riesgos. En una encuesta del Banco de la República, confesaron que para otorgar más préstamos no basta un mayor crecimiento de la economía, sino que es importante garantizar la capacidad de pago de los usuarios, más aun ahora, con desempleo del 11,7 por ciento.

Sería muy importante que los bancos les den una 'manito' a la economía y a los usuarios y suelten más fácilmente el crédito, pero que incluso hagan nuevas reducciones. Seguro que todos saldrían ganando. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.