Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2011 12:00:00 AM

El cuarto de hora

Colombia pasa por un buen momento. Entre inversionistas y empresarios internacionales ya hay más admiración que preocupación por el país, y muchos quieren venir. El gran reto está en aprovechar la coyuntura.

Colombia ha tenido una gran transformación en los últimos años y ahora hace parte de los países que van en el lote de punta de América Latina. Ya el país no tiene mucho que envidiarles a los vecinos en materia de desempeño económico.

El exministro Mauricio Cárdenas, del Instituto Brookings, en Washington, corrobora esta visión. "Antes estábamos enfrascados en los problemas de la inseguridad y del narcotráfico, que nos impedían, muchas veces, ver más allá. La violencia nos acomplejó; ahora somos más seguros y nos proyectamos mejor", señala.

No hay que desconocer que en esta mejor percepción sobre el país hay algo de rebote, ocasionado porque algunos en el vecindario han desmejorado. En particular Venezuela y, en menor caso, Ecuador. El deterioro de la economía venezolana y la incertidumbre frente a la suerte que puede correr allí la inversión extranjera le dan más brillo a Colombia.
 
La prensa internacional también está registrando este nuevo escenario. Ya habla del futuro de la economía, de las perspectivas petroleras y mineras, de crecimiento, de la ley de tierras que impulsa el gobierno, de su población joven y su clase media. El año pasado, la revista Newsweek señaló en un artículo que Colombia es la nueva estrella del sur. Analistas y empresarios han expresado también sus percepciones positivas. Walter Mola, de BCP Securities, una de las compañías líderes en emisión de deuda de los países emergentes, dijo recientemente que Colombia se ha convertido en "una estrella". Michael Geoghegan, consejero delegado del Hsbc, elogió a Colombia como el líder de un bloque de medianas potencias económicas y lo incluyó en los ahora famosos Civets.

La semana pasada, en un foro mundial sobre tercerización realizado en la India, Vashistha Avinash, presidente de Tholons, la empresa líder en el mundo en asesoramiento estratégico y BPO&O (servicios tercerizados a distancia), dijo que Colombia es la joya escondida de América Latina en tercerización. También el director del diario El País de España anotó que Colombia había salido del rincón de América Latina.

Más allá de las frases bonitas, existe un evidente apetito de grandes inversionistas por este mercado. Al país están llegando empresarios de primer nivel que quieren conocer personalmente lo que está sucediendo. Por lo general, se entrevistan con asesores de firmas comisionistas de bolsa, con el ministro de Hacienda y el presidente de la República. Se ha multiplicado la llegada de banqueros que buscan oportunidades ya sea para comprar, instalarse o hacer alguna alianza. En esta tónica, hace un mes estuvo de visita André Esteves, director ejecutivo de BTG Pactual, el mayor banco de inversiones con base en mercados emergentes de Brasil. Hoy BTG Pactual cuenta con oficinas en cuatro continentes y busca oportunidades en Colombia.

La visita de empresarios chinos también se ha hecho frecuente. Los presidentes del Banco de Desarrollo de la China y de los Ferrocarriles del coloso asiático se reunieron el año pasado con el presidente Santos, interesados en financiar proyectos de infraestructura, al igual que el CEO de China Investment Corporation, Lou Jiwei, quien vino recientemente.

Definitivamente, el país es visto con otros ojos por los empresarios europeos. Esta semana llega a Colombia el presidente del grupo francés de energía y transportes Alstom, Patrick Kron. Esta es una de las empresas de infraestructura de generación de energía y transporte ferroviario más importantes del mundo. Alstom da trabajo a 80.000 personas en 70 países y está viendo oportunidades en Colombia con el tren de cercanías y el metro de Bogotá. Además, quieren explorar negocios en Medellín.

El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, en su visita reciente al Viejo Continente calificó como "inusitado" el interés de los empresarios e inversionistas europeos hacia Colombia. En su día de visita a Londres, 25 empresas le expresaron su deseo de venir a explorar este mercado.

María Claudia Lacouture, presidenta de Proexport, dice que un termómetro de este interés se sintió en el pasado Foro Económico de Davos, en el que compañías de Estados Unidos, Francia, India y Corea presentaron sus planes para llegar al mercado colombiano. "Antes tocábamos puertas para echar nuestro cuento; ahora nos llaman porque quieren saber más de Colombia", anota el embajador colombiano ante el Reino Unido, Mauricio Rodríguez.

Colombia está en el radar de los inversionistas y una prueba de ello es que las visitas que antes planeaban los ejecutivos a América Latina solo incluían a México, Brasil o Chile, y ahora Colombia está en la agenda. Hace tres meses el alcalde de 'la City' de Londres (la ciudad financiera), Nick Anstee, estuvo de visita en Colombia en un recorrido que incluyó a México y Brasil.

Algunos que ya tienen inversiones en el país quieren ampliarlas. La semana pasada, el magnate Carlos Slim, el hombre más rico del mundo según Forbes, dijo en entrevista a la agencia Bloomberg que ha puesto sus ojos en Colombia por su política en la exploración de petróleo, sus activos mineros y el crecimiento de su clase media. Slim dejó en claro que tiene como objetivo ampliar los servicios de plataformas petroleras y perforación de Petróleos Mexicanos a través de oportunidades de exploración en Colombia. También el millonario Eike Batista, el hombre más rico de Brasil, planea hacer otra apuesta por Colombia. Busca adquirir el 80 por ciento de Ventana Gold, una compañía canadiense con actividades en varias minas de explotación de oro y plata en Santander.

Para algunos analistas el hecho de que haya aumentado el número de visitantes tan ilustres en el mundo empresarial tiene algo de efecto rebaño, porque muchos quieren ver qué están viendo otros. El pronóstico del estudio reciente que hizo el banco Hsbc sobre las proyecciones de la economía mundial en el que señaló que 19 de las 30 mayores economías del año 2050 van a ser de los países emergentes y que Colombia estará dentro de esos 30 países aumentó la curiosidad de todos.


Colombia se muestra

Esta semana, por primera, se realizará el 'Colombia Day' en la capital financiera del mundo. Los presidentes de 20 compañías colombianas estarán presentes en la Bolsa de Nueva York en el acto simbólico de tocar la campana en Wall Street y luego se reunirán con 80 inversionistas que quieren conocer las empresas colombianas y sus potencialidades.

Para Carolina Escobar, una de las organizadoras de este evento -al que van los grandes bancos de inversión como JP Morgan, Merrill Lynch, Pactual, Barclays, Citibank, entre otros-, esto es posible hoy por el interés que tiene el mercado de capitales por Colombia. "Esta es una gran vitrina. Se rompió el mito de que en Colombia solo hay una empresa grande por sector, y ahora saben que hay compañías relevantes que pueden ser muy atractivas para los fondos y los inversionistas".

Un elemento que ayuda a este mayor interés es la expectativa que hay por el grado de inversión que podría recibir el país en los próximos meses. Se trata de una especie de certificación que entregan las agencias calificadoras y que indica que la deuda del país es segura, que se puede invertir sin grandes riesgos, que es una economía bien manejada y que está haciendo bien la tarea. El país perdió el grado de inversión hace diez años, cuando la recesión provocó una caída del PIB del 4,3 por ciento y hubo una fuerte fuga de capitales.

Hay analistas que creen que el grado de inversión dispararía el interés de los empresarios en Colombia. Tanto en lo que se refiere a portafolios -porque muchos todavía tienen restricciones para comprar títulos en mercados sin ese grado- como en la inversión extranjera directa (IED) -que el año pasado ascendió a 9.483 millones de dólares-. Colombia se puso la meta, en el Plan Nacional de Desarrollo, de alcanzar en 2014 una IED de 13.200 millones de dólares, lo que Proexport considera un objetivo que podría superarse.

Ahora bien, ¿está Colombia a la vanguardia de América Latina en cuanto a la IED? La respuesta es no. Para Mauricio Cárdenas, "no hay que caer en la tentación de pensar que todo está hecho. El país no está solo; hay otras economías en la región que están haciendo bien las cosas y se disputarán la inversión".

Colombia tiene muchos temas pendientes por resolver. Aunque los inversionistas reconocen los avances, también tienen inquietudes que pasan por los temas de corrupción, la precaria infraestructura y cómo se atenderá la coyuntura invernal.

Lo cierto es que el momento es clave y no admite equivocaciones. Si Colombia quiere que estos pronósticos se vuelvan realidad, hay que poner en marcha políticas que hagan de esta coyuntura el punto de partida para convertirse en una economía desarrollada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.