Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/29/2014 10:00:00 PM

El desafío fiscal

Dos economistas analizan el 2015: Sergio Clavijo, director de Anif e Iván Duque, Senador del Centro Democrático. ¿Qué riesgos ven y que moverá la economía el próximo año? Estas son sus respuestas.

SEMANA: El ritmo de recuperación de la economía mundial ha defraudado en los últimos años, ¿Cómo ve el panorama para el 2015?.

Sergio Clavijo: A pesar de que Estados Unidos luce mejor, creciendo 2,2 por ciento en 2014, igual que en 2013, tanto Europa como los países emergentes (incluyendo América Latina) lucen más débiles de lo esperado.  Por ejemplo, América Latina tan solo crecerá 1 por ciento este año y difícilmente superaría el 2.5 por ciento en 2015; pero tal vez lo más preocupante es que aun aquellos que en la región lo venía haciendo bien (como Chile y Perú) están sintiendo el rigor del “estancamiento secular” que afecta a los países desarrollados, poniéndolos a crecer a tasas del 3 por ciento.  

SEMANA: Teniendo en cuenta ese entorno internacional, ¿Cómo siente el 2015 para la economía colombiana?

S. C.: Colombia ha sido la excepción, al haber crecido cerca de su potencial del 4,5 por ciento en años recientes, pero durante 2015-2016 también sentirá ese oleaje bajista internacional, probablemente perfilándose hacia el rango 3.5 por ciento o 4 por ciento anual.  El cierre de este año 2014 ha puesto de presente que también ha llegado a su fin ese súper-ciclo de precios elevados del petróleo.  La combinación del estancamiento en volúmenes petroleros, cercanos a los 950.000 barriles por día, con descensos en precios del 20 por ciento (ahora con la mezcla del colombiano a 80 dólares el barril) representará un gran desafío tanto en el frente externo (con déficits cercanos al 5 por ciento del PIB), como en el frente fiscal (con faltantes que podrían agravarse entre 1 por ciento o 2 por ciento del PIB en 2015-2016).

SEMANA: ¿Qué tan nublado se puede poner el panorama fiscal del país?

S. C.: En este frente, debemos decirlo, las cuentas son complejas y no están claras.  El gobierno ha dicho que “tranquilos” que en 2015 el faltante de 12,5 billones de pesos (un 7 por ciento del presupuesto, sin servicio de deuda) se cerrará con la aprobación del proyecto de Ley 134, el cual extiende el cuatro por mil, el impuesto patrimonial (redenominado “a la riqueza”) e incrementa la tasa del CREE.  Sin embargo, esas cuentas se hacen sobre las utilidades y actividad económica del 2014, luego los problemas fiscales grandes ya se están fraguando de 2014 para 2015-2016 y parecería como si el Ministerio de Hacienda estuviera clavando la testuz en vez de ponerse anteojos telescópicos futuristas-realistas.

SEMANA: ¿Cuáles serán las bases que moverán la economía en 2015?

S. C.: El pronóstico de crecimiento cercano al 4 por ciento para 2015 que maneja ANIF descansa sobre un gran dinamismo de obras civiles y, en menor medida, del sector edificador.  Así, la construcción debería poder repetir el crecimiento del 10 por ciento real en 2015.  En cambio, nos preocupa la debilidad del sector agro e industria (de tipo estructural) y ahora la del sector minero-energético, atado al ciclo antes discutido.

SEMANA: ¿Cuáles son sus pronósticos para diciembre de 2015 en desempleo, inflación, tasas de interés, inversión extranjera y crecimiento del PIB?

S. C.: Nosotros no manejamos pronósticos puntuales para diciembre del 2015, dado el cúmulo de incertidumbres, eso se lo dejamos a “Regina-11” y su equipo.  Sin embargo, le puedo dar algunas señales sobre tendencias macro:  el desempleo estará reduciéndose de 9.2 por ciento (promedio año) en 2014 hacia 8.9 por ciento en 2015; la tasa repo seguiría estable durante la primera mitad del 2015, pero en la segunda mitad podría elevarse del 4.5 por ciento hacia el 5 por ciento; y la inflación la vemos estable entre 3-3,2 por ciento en 2015, similar a la del 2014.

SEMANA: Cómo nadie hace apuesta sobre tasa de cambio, ¿cuál será la tendencia?

S. C.: Claramente tendrá una tendencia devaluacionista.  Bajo un escenario de “moderado contagio internacional”, repetiríamos una devaluación promedio-año de 5 por ciento-6 por ciento (2.070 pesos por dólar -promedio año)-. Pero bajo mayor tensión por cuenta del desplome exportador petrolero de Colombia, podríamos registrar 10 por ciento anual de devaluación (2.160 pesos por dólar -promedio año).  Esto último traería aparejado menor crecimiento, algo de pass-through sobre la inflación y, por lo tanto, alzas adicionales en la tasa repo.

SEMANA: ¿Momentos de turbulencia en los mercados –como los vistos en 2014- se repetirán el próximo año y qué pueden esperar los inversionistas?


S. C.: Dado que Estados Unidos luce sólido y que las actuaciones recientes de la FED así lo ratifican, creo que la economía mundial estará tocando piso durante el primer semestre del 2015.  Un termómetro útil será el precio del petróleo; pero durante el segundo semestre del 2015 deberían venir vientos de recuperación global.

SEMANA: ¿Qué recomendación le da a los colombianos (empresas y personas)?

S. C.: Nosotros hemos recomendado acopio de liquidez y prudencia financiera en este tipo de coyunturas.  No obstante, los gobiernos deben aplicar políticas fiscales contra-cíclicas focalizadas en inversiones productivas, como las de tipo 4G que viene impulsando Colombia.

SEMANA: ¿Qué reformas económicas deberán ser la prioridad en el 2015?

S. C.: Mire, las reformas estructurales siempre deben ser la prioridad, especialmente cuando se navega en “aguas calmas”, como las de 2010-2014.  Sin embargo, tanto Colombia como Perú desperdiciaron esa ventana de oportunidad.  Será entonces difícil que estos gobiernos, bajo aguas turbulentas como las 2015-2016, muestren voluntad política para impulsar todo lo requerido en materia tributaria, pensional, ordenamiento de la salud y de la justicia.  Espero que las acciones del gobierno pronto me desmientan.

SEMANA: ¿En cuáles temas deberá enfocarse el ministro de Hacienda?

S. C.: ANIF había elogiado el cambio de curso que hizo Cárdenas en 2011-2012, enfocando de mejor manera los temas de privatización de Isagén para aplicar esos recursos a la 4G; enfrentando los paros y diciendo que no todo se podía solucionar con otorgamiento de subsidios (…aunque le iban cogiendo ventaja los cafeteros).  Sin embargo, el Cardenas tecnocrático de inicios de Santos II lo veo deslucido; luce complaciente, falto de vigor para impulsar las reformas estructurales; me pregunto:  ¿Por qué no ha sido capaz de impulsar alzas en el IVA, conociendo bien las ventajas técnicas de este instrumento?  ¿Por qué ahora nos habla de las Cofamiliares “como irremplazables”, cuando él mismo sabe que esos parafiscales han sido fuente de informalidad?  ¿Acaso no fue el quien impulso el desmonte parcial de parafiscales en la Ley 1607 del 2012?  Unos dicen que ya tiene agenda-política-fletada, yo me resisto a creerlo… ¿Sera que soy muy ingenuo?

Iván Duque

SEMANA: El ritmo de recuperación de la economía mundial ha defraudado en los últimos años, ¿Cómo ve el panorama para el 2015?

Iván Duque: Creo que el panorama será de un menor dinamismo y con crecimientos mediocres en algunos países llamados a ser grandes jalonadores globales. El crecimiento mundial para el 2014 estará entre 3,3 por ciento y el 3.5 por ciento mientras para para 2015 estará por el orden del 3.8 por ciento. Lo anterior debido a la reducción en las expectativas de crecimiento de Estados Unidos, la incertidumbre de la zona euro y por la progresiva desaceleración de China en línea con otras economías emergentes.

Obviamente esto se complica con el panorama de América Latina y el Caribe. Ya el FMI volvió a recortar sus previsiones de crecimiento para el 2014, del 2 por ciento que preveía en julio a un 1,3 por ciento, lo que supondría la menor tasa de expansión económica registrada en la región desde 2009. Para 2015, nuestra región podría crecer a un lánguido 2,2 por ciento.

SEMANA: Teniendo en cuenta ese entorno internacional, ¿Cómo siente el 2015 para la economía colombiana?

I. D.: La economía colombiana no es la excepción a la regla y existen situaciones puntuales que afectarán la posición del país en términos de crecimiento. Vale la pena recalcar que el crecimiento económico que se ha presentado en lo corrido del 2014 denota signos de desigualdad cuando se mira el desempeño sectorial, y se observa que el jalonador del crecimiento ha sido el sector de la construcción principalmente, aunque presenta desaceleración en el segundo trimestre. Por otro lado las locomotoras: minera e industrial, presentan una débil recuperación y no se les augura una mejora sustancial en el corto plazo. Teniendo en cuenta esto, una de las situaciones que afectaran el desempeño de la economía es precisamente la coyuntura petrolera que vía menor precio y producción afecta las finanzas públicas del país, y por ende puede impactar el crecimiento de la economía. Preocupa también que las exportaciones presentan una tendencia negativa y se viene agudizando el déficit en cuenta corriente llegando al 4,4 por ciento del PIB.

SEMANA: ¿Que tan nublado se puede poner el panorama fiscal del país?

I. D.:
Más que nublado oscuro. El 2015 sin haber empezado ya se situó deficitario en términos presupuestales con un faltante de 12 billones de pesos, el cual será cubierto con más impuestos. Sin embargo, estos nuevos impuestos solo cubren el faltante presupuestal de la vigencia 2015 pero no las necesidades reales de gasto contenidas en las promesas del gobierno, lo cual puede detonar cargas tributarias futuras. El principal punto de quiebre de las finanzas públicas estará liderado por el sector minero-energético. La proyección de producción petrolera del Gobierno está distante con las proyecciones del sector. El Gobierno espera para los próximos años una producción cercana al millón de barriles diarios, mientras la Asociación Colombiana de Petróleo proyecta 830 mil barriles diarios en su escenario base para los próximos años. Adicionalmente, los precios continúan decreciendo y fluctuaran entre los 80 y los noventa dólares el barril, muy por debajo de las expectativas del Marco Fiscal de Mediano Plazo. El sub-sector hidrocarburos (petróleo y gas), tiene una representatividad de más del 20 por ciento sobre los ingresos del Gobierno Nacional Central, porcentaje que se incrementa con el monto por regalías que suman alrededor de 8 billones más.

SEMANA: ¿Cuáles serán las bases que moverán la economía en 2015?

I. D.:
El crecimiento económico seguirá sostenido por los mismos sectores que lo mantienen actualmente, es decir: construcción y servicios financieros principalmente. El primero, promovido por las obras de infraestructura 4G y los programas de construcción de vivienda. Estos planes si se llegasen a cumplir, pueden tener efectos positivos sobre ciertos sub-sectores industriales como las cementeras, el asfalto, acero, tuberías entre otros. Sin embargo, esto no garantiza que en el agregado el sector industrial presente una recuperación debido a que sub-sectores como transformación de madera, prendas de vestir, fabricación de productos de la refinación del petróleo y actividades de edición e impresión vienen decreciendo permanentemente, solo por mencionar unos cuantos.

Otro sector, que podría estimular el crecimiento -sí se cumplen las metas propuestas por el gobierno- es el agrícola. Pero, esto no garantiza un crecimiento eficiente dada la gran cantidad de subsidios que se otorgan frente a la poca asignación de recursos para la provisión de bienes públicos.

SEMANA: Cuáles son sus pronósticos para diciembre de 2015 en desempleo, inflación, tasas de interés, inversión extranjera y crecimiento del PIB.

I. D.:
Desempleo: 9.5 por ciento, Inflación 3 por ciento, Crecimiento 3.8 por ciento, Tasa de interés 4.7 por ciento, IED entre 16.000 y 18.000 millones de dólares.

SEMANA: Como nadie hace apuesta sobre tasa de cambio, ¿cuál será la tendencia?


I. D.: Es claro que se debe tener en cuenta el contexto externo e interno, ambos no son muy favorables y eso repercutirá directamente en el comportamiento de la tasa de cambio.

En el contexto externo se ve un panorama diverso. Ya es una realidad el retiro de los estímulos de la Reserva Federal a la economía norteamericana. A esto se le suma el proceso de recuperación que viene presentando los Estados Unidos, el cual fortalecerá el dólar. Además un posible aumento de la tasa de interés por parte de la reserva federal hará que la entrada de capitales de portafolio sea menor para mercados emergentes como el caso colombiano. Estos escenarios externos sumados a la coyuntura nacional de exportaciones, renta minero-energética y déficit de cuenta corriente harán que en el país se vislumbre una tasa de cambio que fluctúe entre los 2050 y los 2100 pesos.

SEMANA: ¿Momentos de turbulencia en los mercados –como los vividos en 2014-se repetirán el próximo año y qué pueden esperar los inversionistas?


I. D.: El entorno local de América Latina muestra una reducción de las proyecciones de crecimiento en la mayoría de los países, aunque no es claro cuándo llegará el coletazo del menor ritmo de crecimiento internacional para el caso colombiano. Es una preocupación especial la caída del precio del petróleo, el cual repercute directamente sobre las finanzas de la Nación. Creo que Colombia enfrenta un creciente déficit de cuenta corriente, una caída de las exportaciones, una situación crítica en el desempeño industrial, un crecimiento desigual por sectores, un comportamiento estático del GINI, la productividad y la competitividad que se verá reflejado en el desempeño general de la economía en el 2015.

SEMANA: ¿Qué recomendación le da a los colombianos (empresas y personas)?

I. D.: Las personas deben irse preparando para soportar la carga impositiva que el gobierno quiere ponerles. Impuestos que afecten demasiado la cadena productiva, pueden desencadenar en la transmisión directa en el precio de los productos para el consumidor final. Se va afectar directamente el ingreso de las personas, el precio final que paga el consumidor reflejara la carga tributaria. Un porcentaje cada vez mayor de ingresos deberán destinar, tanto las personas que deben cubrir sus necesidades de consumo como las empresas para el pago de impuestos, es decir: deberán ahorrar más, disminuir o reordenar su nivel de gasto actual.  

SEMANA: ¿Qué reformas económicas deberán ser la prioridad en el 2015?


I. D.: Se debe dar la discusión en muchos frentes, pero el tema económico siempre estará en la mesa, discutir una reforma tributaria estructural donde no se castigue tanto la inversión y el ahorro y permita un crecimiento más homogéneo de sectores económicos.

Se debe discutir sobre una política que de impulso a la competitividad y productividad del país y urge avanzar en una reforma pensional y una reforma integral a la justicia de la mano con mecanismos más efectivos para el manejo de las regalías. Estas reformas son vitales para mantener una tasa de inversión cercana al 30 por ciento del PIB.

SEMANA: ¿En cuáles temas deberá enfocarse el ministro de Hacienda?


I. D.: Al ministro debe preocuparle las finanzas de la Nación con la caída del precio de los commodities. En pocas palabras el Ministro va a tener que decirle al país que la fiesta se acabó y tomar medidas de política pública para un nuevo ciclo económico donde no podemos seguir gastando contra cargas impositivas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.