Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/21/2001 12:00:00 AM

El fin de un largo romance

Durante decadas Televisa, la mayor cadena de televisión del mundo de habla hispana, operó con una fórmula imbatible: sabía cómo llegar al corazón del público y también del gobierno. Conocida como la fábrica de sueños, sus telenovelas rosa se vendían como pan caliente en todo el mundo mientras sus vínculos con el partido de gobierno, el todopoderoso PRI, le deparaban privilegios envidiables. Pero los 71 años de monopolio del poder del PRI en México concluyeron, y Televisa teme que esto se convierta en una amenaza a su propio reinado. Para colmo, el nuevo presidente, Vicente Fox, pertenece a un partido que no olvida la parcialidad de Televisa. El nuevo gobierno evalúa ahora la posibilidad de someterla a normas antimonopolio. Pero la decisión no es fácil si se considera el enorme poder de la empresa, que el año pasado facturó 1.700 millones de dólares y que ahora pertenece, mayoritariamente, a inversionistas extranjeros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.