Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/08/15 22:00

El golpe cambiario de China

El Banco Popular de China (foto) tomó una decisión sorpresiva la semana pasada.

Durante tres jornadas consecutivas devaluó su moneda en 4,58 por ciento –el martes perdió 1,86 por ciento frente al dólar, el miércoles 1,62 por ciento y el jueves 1,1 por ciento– en una medida tendiente a reactivar la economía e impulsar las exportaciones, que caen a una tasa del 8 por ciento. Esta es la mayor devaluación en dos décadas de esa divisa, conocida como yuan o renminbi (moneda del pueblo). Por eso causó tanto impacto en los mercados financieros internacionales, que la vieron como una nueva señal de la desaceleración de la economía china, la cual este año crecerá a tasas cercanas al 7 por ciento. El año pasado el producto interno bruto (PIB) creció 7,4 por ciento, por debajo del aumento de años anteriores como 2010, cuando superó el 10 por ciento. Para otros analistas, esta era una medida esperada teniendo en cuenta que varios países también han sufrido fuertes devaluaciones en sus monedas, por lo cual el yuan se estaba quedando rezagado (hoy se cotiza a 6,40 por dólar). El Fondo Monetario Internacional (FMI) calificó la decisión como un buen paso y dijo que el impacto concreto dependerá de la manera como se aplique este sistema en la práctica. Sin embargo, en muchos países la devaluación del yuan ha sido mirada con recelo porque los productos chinos entrarán con precios más competitivos. Colombia, por ejemplo, tiene un gran déficit comercial con este país porque mientras las exportaciones son cercanas a los 5.000 millones de dólares, las importaciones llegan al doble.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.