15 diciembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

El gran escándalo

MERCADO BURSÁTILEl final del año no fue tan tranquilo como se esperaba. La quiebra de InterBolsa hizo recordar las famosas caídas financieras de Wall Street que dejaron millonarias pérdidas y un reguero de damnificados.

El gran escándalo. El presidente del Grupo InterBolsa, Rodrigo Jaramillo, quedó en la picota pública  tras el descalabro de la firma comisionista más grande del país  que fundó hace 22 años en Medellín.

El presidente del Grupo InterBolsa, Rodrigo Jaramillo, quedó en la picota pública tras el descalabro de la firma comisionista más grande del país que fundó hace 22 años en Medellín.

Aunque en el mercado bursátil se venían escuchando rumores desde hace meses sobre algunos problemas en InterBolsa, su quiebra tomó por sorpresa a medio país. La bomba estalló el 2 de noviembre cuando la Superintendencia Financiera anunció su decisión de intervenirla. Cinco días después le dio el pun
tillazo final al informar que sería liquidada.

El escándalo se regó como pólvora. Los inversionistas y autoridades económicas todavía están tratando de entender y desenredar el gran entramado de empresas y fondos en Colombia y en el exterior que operaban amparados bajo la sombrilla de InterBolsa, la comisionista más grande del país.

Aunque en un principio los organismos de vigilancia y control insistieron en que los recursos de los cerca de 50.000 clientes de la firma estaban asegurados, hoy se habla de que esta debacle bursátil podría dejar en el camino miles de afectados y que el hueco podría ascender a 500 millones de dólares, de los cuales una gran parte corresponden a los activos del Fondo Premium, de Curazao, que resultó ser el gran eslabón perdido en este episodio.

Los rumores sobre los problemas de iliquidez de InterBolsa se hicieron insostenibles a finales de octubre de este año. La firma tenía que responder por 'repos' (operaciones de compraventa de títulos valores para obtener recursos) de Fabricato por 20.000 millones de pesos. Pero los bancos le habían perdido la confianza y comenzaron a negarle los cupos de crédito. Esa situación llevó a que la compañía incumpliera sus pagos, lo que se considera una falta gravísima. Eso condujo a la Superintendencia a intervenir. Las consecuencias todavía se están sintiendo puesto que InterBolsa manejaba cerca del 30 por ciento de las operaciones bursátiles, tenía 22 años de experiencia y había crecido vertiginosamente por hacer apuestas arriesgadas para obtener mayores ganancias.

Con el paso de los días se han ido destapando el gran entramado de empresas y los manejos de Rodrigo Jaramillo, presidente del Grupo InterBolsa, de su hijo Tomás Jaramillo, de Víctor Maldonado, el mayor accionista de la comisionista, y de Juan Carlos Ortiz, quien creó Proyectar Valores, firma que también se liquidó. Hoy estos cuatro personajes están en la picota pública y deben responder por los recursos depositados por los inversionistas en por lo menos una docena de fondos que manejaba el Grupo. Ya están conformados los equipos de juristas de los afectados y de los dueños y accionistas de InterBolsa, unos para recuperar sus ahorros, o al menos parte de ellos y otros para evitar ir a la cárcel, si es que las autoridades judiciales determinan que hay irregularidades que lo ameriten.

Este episodio todavía no tiene punto final. Además de un pleito prolongado, se avecina la controversia sobre el accionar de las autoridades de control, que según algunos críticos no actuaron oportunamente y dejaron que el problema se saliera de las manos. También se esperan medidas regulatorias más fuertes para prohibir operaciones riesgosas con los recursos de los ahorradores y para ponerles topes a la inversión en 'repos'.

En los próximos meses se seguirá hablando de esta firma cuya caída como un castillo de naipes hace recordar debacles internacionales de fondos de inversión como el que manejó Bernard Madoff, cuyas pérdidas se estiman en 50.000 millones de dólares, o el de Robert Allen Stanford, en 2009, acusado de orquestar una estafa por 10.000 millones de dólares.
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad