Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/25/2010 12:00:00 AM

El mayor desempleo de la historia

Cuando se realizan dos importantes cumbres económicas, la del G8 y la del G20, la desocupación alcanza un nivel récord en el mundo. Según la ONU, 211 millones de personas en el mundo no tienen trabajo hoy en día.

La crisis económica mundial que estalló en septiembre de 2008 ha creado el máximo número de desempleados de la historia.

En vísperas de dos grandes cumbres económicas (G8 este viernes y G20 el sábado), el informe de Naciones Unidas (ONU) sobre los objetivos del milenio afirma que 211 millones de personas no tienen trabajo hoy en día, una cifra récord en la historia de la humanidad.

Las metas del milenio, formuladas en 2000, son ocho parámetros de desarrollo social que deben mejorar para 2015 hasta superar los indicadores de 1990, punto de partida de la comparación.

Según la ONU, la situación específica del desempleo se puede agravar a mediano plazo, ya que en los próximos diez años habrá que crear 470 millones de nuevos empleos simplemente para no empeorar el panorama actual.

Con la seguidilla de programas de ajuste anunciados en la Unión Europea (EU) y Japón, parecería que a corto plazo la tendencia, al menos en los países desarrollados, será a la inversa: un aumento considerable de la desocupación.

China e India

El documento de la ONU reconoce que se han alcanzado avances en la lucha contra la pobreza, pero aclara que estos se deben sobre todo a los progresos en China e India.

Con 1.300 millones y 1.100 millones de habitantes, respectivamente, estas dos naciones conforman una tercera parte de la humanidad y cualquier progreso que registren tendrá un fuerte impacto en las cifras globales.

China ha sacado a unas 400 millones de personas de la pobreza en los últimos 20 años, mientras que en India la ONU calcula que la pobreza se reducirá en 2015 a un 24 por ciento, comparado con el 51 por ciento de 1990.

Según este informe, la zona del sudeste asiático es la que más ha hecho en el mundo en este terreno.

En América Latina, dos indicadores clave de la pobreza que venían mostrando mejoras -empleo y empleo vulnerable- registraron retrocesos debido a la crisis.

Según la ONU, la relación empleo-población que había aumentado del 58 por ciento al 61 por ciento en el lapso 1998-2008 cayó a un 60 por ciento el año pasado, mientras que los trabajadores pobres (con ingresos menores a US$1,25 diarios) se incrementaron del 7 por ciento al 8 por ciento entre 2008 y 2009.

Futuro incierto

La eliminación de la pobreza va de la mano del crecimiento económico y la creación de empleo.

En este sentido, los últimos anuncios del mundo desarrollado no son alentadores.
Esta semana el Reino Unido y Japón se agregaron a la larga lista de países desarrollados que eligen la vía de un mega-ajuste fiscal para hacer frente a la crisis.

Grecia, España, Portugal, Italia, Francia y Alemania han tomado ese camino.

El billonario financista George Soros criticó el miércoles esta política de austeridad liderada por Alemania, afirmando que ponía en peligro a la UE y al euro como moneda.

Estos planes contemplan pérdidas de miles de puestos de trabajo y una inevitable caída del consumo que a su vez puede impactar negativamente en el crecimiento de la eurozona y la economía mundial.

Estados Unidos es el único país desarrollado que, por el momento, sigue impulsando una política de estímulo fiscal y ha declarado que postergará hasta 2015 el objetivo de recortar el desequilibrio fiscal a un 3 por ciento.

A cinco años de que se cumpla el plazo de los objetivos fijados para el milenio, estos parecen cada vez más lejos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.