Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/12/1999 12:00:00 AM

EL PASTORCITO

Juan Camilo Restrepo es el ministro que goza de mayor credibilidad dentro de la clase dirigente. <BR>Pero eso podría cambiar por el manejo de la crisis financiera.

El 27 de mayo pasado los medios de comunicación reprodujeron las palabras de Juan Camilo
Restrepo, ministro de Hacienda, y de Sara Ordóñez, superintendente bancaria. Acababa de presentarse
un amague de pánico financiero en contra de Davivienda y los funcionarios pretendían tranquilizar a los
ahorradores. "No hay nada más grave que un chisme infundado. Les advertimos que no habrá
intervenciones adicionales".Gracias a las palabras de Restrepo y Ordóñez, a las pocas horas los asustados
ahorradores de Davivienda estaban devolviendo los dineros que apresuradamente retiraron el día anterior, por
cuenta de un irresponsable correo electrónico. Y nadie dudó en resaltar la oportuna intervención de los dos
funcionarios. Todo indica, sin embargo, que se les fue la mano. No por Davivienda, que en efecto es una de
las instituciones más sólidas del país, sino por aquello de que no habría más intervenciones. Pocos días
después le tocó a la Corporación Financiera del Pacífico y esta semana a la FES.Y no se trata de un engaño
deliberado. Lo que evidencian estos hechos es que los funcionarios colombianos no han escapado del
síndrome que afecta a los dirigentes gubernamentales en países que enfrentan episodios de crisis de
confianza en el sector bancario: el del pastorcito mentiroso. Para evitar que se precipite una crisis que parece
inevitable se dicen algunas 'mentirillas piadosas' que después salen muy caras. Y salen caras porque se
terminan feriando los activos más importantes que tienen las autoridades económicas, que son su
reputación y su credibilidad. En este sentido el caso de la oficialización de la FES es muy revelador. Si bien
sus indicadores de solvencia y calidad de cartera se deterioraron mucho en el último mes, ya eran
marcadamente preocupantes desde febrero pasado. Además el gobierno sabía que no podía ser capitalizada
porque es una fundación sin ánimo de lucro que no tiene socios. La única forma de no intervenirla era la
remota posibilidad de que otra fundación _como el Grupo Social o la Fundación Corona_ decidieran
'comprarla' ofreciéndose a capitalizarla. Eso quiere decir que el 27 de mayo, cuando el gobierno aseguró que
no habría más intervenciones, ya sabía que la de la FES era inminente.Todo esto lleva a una verdad de a
puño: a pesar de que las autoridades digan lo contrario, ni la intervención del Banco Andino fue la última y
probablemente no lo sea tampoco la de la FES. Y eso, aunque el gobierno no haya atinado a decirlo, no es
necesariamente una mala noticia. La verdad es que la crisis financiera tendrá que sanear al sector de tal
forma que sobrevivan las entidades cuyo manejo haya sido responsable y que cuenten con solidez. El hecho
de que se quiebren algunas no implica que todo el sistema financiero esté al borde del abismo sino que se
está depurando. De hecho, las entidades más solventes se han beneficiado de todo esto ya que los
ahorradores han colocado su dinero en ellas. Las otras tendrán que capitalizarse y reestructurarse o
desaparecer. Y eso puede suceder sin que se perjudiquen los ahorradores. Mucho ganaría el gobierno si
empieza a llamar al pan, pan y al vino, vino. De lo contrario puede terminar precisamente provocando el
fenómeno que hoy pretende evitar: el del pánico financiero.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.