Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/3/2014 2:00:00 AM

La apuesta para aumentar la producción petrolera

La tecnología Star permitiría sacar los crudos pesados que abundan en los Llanos Orientales. ¿En que consiste?

El petróleo sigue siendo causa de gran preocupación en Colombia. El país necesita encontrar crudo para extender sus reservas, que, por ahora, alcanzan para siete años, un lapso que si bien da un margen de maniobra, le pone un gran reto a Ecopetrol para el mediano y el largo plazo.

Las compañías que operan en Colombia están haciendo todo lo posible, con grandes inversiones, para hallar petróleo. Este año será récord en materia de exploración, con más de 150 pozos. Pero la verdad es que no ha sido fácil. Desde hace mucho tiempo Colombia no registra un gran descubrimiento, como Caño Limón de finales de los años ochenta.

En el afán de encontrar crudo, Pacific Rubiales, compañía canadiense con inversionistas venezolanos, viene hablando desde hace varios años de la tecnología Star (siglas en inglés de Recuperación Adicional Térmica Sincronizada) que permitiría sacar los crudos pesados, que abundan en los Llanos Orientales pero son más difíciles de extraer que los crudos livianos. Mientras con tecnologías tradicionales se puede recobrar hasta el 15 por ciento del petróleo pesado que está en el subsuelo, con Star se podría sacar hasta el 30 por ciento, sostiene Pacific.

Hace tres años, Ecopetrol y Pacific acordaron realizar una prueba piloto de esa tecnología en Quifa, uno de los dos grandes campos petroleros que tienen en asociación. Este campo produce diariamente 60.000 barriles.

En ese entonces anunciaron que si la tecnología resultaba exitosa, definirían si se aplicaba en Campo Rubiales, el mayor productor de crudo del país con 210.000 barriles diarios. En este, Ecopetrol tiene una participación del 60 por ciento y Pacific del 40 por ciento.

Alrededor de la puesta en marcha de la tecnología Star se ha creado un gran debate técnico e incluso ambiental. Desde octubre del año pasado se esperaba un anuncio sobre los resultados de la prueba piloto, pero el tema se ha dilatado debido a su complejidad, sus implicaciones y porque no hay acuerdo sobre los resultados.

El tema es absolutamente sensible, al punto de que hace algunos meses, unas declaraciones aventuradas de la Contraloría sobre los resultados de la tecnología generaron un revuelo de marca mayor que, según Pacific, terminaron por afectar la acción en la bolsa, lo que la hizo perder millones de dólares.

Ante la expectativa que genera el tema, Ecopetrol y Pacific decidieron que los equipos técnicos de las dos petroleras presentarán un informe conjunto en las próximas semanas. Si bien Pacific insiste en los beneficios, Ecopetrol considera que no están totalmente comprobados.

En este debate entró a terciar el ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, quien afirmó que hasta el momento no ha avalado esta tecnología y que se llevarán a cabo estudios para determinar su impacto en el medio ambiente. Acosta asegura que el ministerio solo tomará una decisión cuando cuente con las evidencias científicas y los resultados del comité técnico.

Los ambientalistas tienen muchas dudas frente a esta tecnología porque alegan que no se ha medido el impacto que podría tener sobre las reservas hídricas.

Pero, ¿en qué consiste la tecnología Star? Técnicamente, se trata de inyectar aire y generar calor y presión en los pozos (conocido combustión in situ) para permitir una mayor movilización del crudo hacia la superficie.

Si bien en otros países se ha aplicado este sistema, Pacific desarrolló una técnica especial patentada (vence en 2031) ante la Superintendencia de Industria y Comercio, que la consideró “un invento de gran impacto tecnológico en la industria de hidrocarburos”.

Ahora bien, la tecnología Star no solo es clave para extraer crudos pesados, que exploran y explotan las dos petroleras, sino que se ha convertido en un tema crucial para definir la suerte de Campo Rubiales, cuyo contrato de asociación vence en junio de 2016. Pacific señala que si es exitosa, la puede poner en marcha en Rubiales.

Aunque todavía faltan dos años para que termine este contrato, se espera que Ecopetrol decida anticipadamente, pues están en juego millonarias inversiones.

Fuentes del sector creen que Ecopetrol decidirá no prorrogar el contrato de Campo Rubiales porque necesita agregar reservas, y la manera más expedita de hacerlo es quedarse con el 100 por ciento de dicho campo.

La petrolera canadiense, ante la eventualidad de una decisión adversa sobre ese contrato, viene diversificando la búsqueda de reservas en el país y en el exterior. En Colombia, por ejemplo, el año pasado descubrió los campos CPE-6 y río Ariari, en Meta, que, según Pacific, tienen proyecciones inmensas. En Perú hizo un descubrimiento en el bloque Los Ángeles.

En su informe anual de 2013, Pacific señala que si bien en 2008 Campo Rubiales representaba cerca del 60 por ciento del total de reservas probables en ese momento, ahora solo alcanza el 11 por ciento. Las reservas probables de la compañía llegan actualmente a 613 millones de barriles. Además de Colombia, Pacific está presente en Perú, Brasil, Guatemala, Guyana, Papúa Nueva Guinea y desde hace poco en México.

Si no se extiende el contrato de Campo Rubiales, Pacific de todas maneras continuará adelante con sus proyectos que tiene en el país, en los cuales la tecnología Star es clave. La intención es ponerla en plena marcha en Quifa y en otros campos donde tenga crudos pesados, para recuperar más e incrementar sus reservas.

Por eso cualquier definición que se adopte sobre el tema tendrá un alto impacto en estas gigantes del petróleo en momentos en que la situación no es la más favorable por los atentados terroristas. En este momento, el transporte de crudo por los oleoductos Bicentenario y Caño Limón se encuentra interrumpido por atentados. Solo a fines de la semana pasada la comunidad indígena U’wa llegó a un acuerdo para permitir reparar el oleoducto de Caño Limón, para volver a movilizar el crudo de los Llanos Orientales hacia el centro del país por esta vía. Ecopetrol tuvo que acudir a carrotanques para hacerlo.

En lo que va corrido del año, la infraestructura petrolera ha sufrido 33 atentados. Como consecuencia de estos ataques se han dejado de producir 2,7 millones de barriles de petróleo. Estos hechos impactaron los resultados de Ecopetrol en el primer trimestre del año cuando las utilidades llegaron a 3,28 billones de pesos, 3,6 por ciento menos que en igual período de 2013. Esto también ha afectado el precio de la acción, que en lo corrido del año ha perdido 5 por ciento.

Lo cierto es que, independientemente de que la tecnología Star sea exitosa, las tareas de exploración y explotación deben estar en la primera línea de las prioridades del sector petrolero, como también la protección de la infraestructura, pues el país no se puede dar el lujo de poner en riesgo el producto de exportación que mayores ingresos le genera.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.