Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/2001 12:00:00 AM

El portafolio

SEMANA encuestó a ocho especialistas sobre el portafolio de inversión que sugerirían a sus clientes para 2002. Este es el promedio.

Jóvenes y viejos

El portafolio recomendado por los expertos corresponde al de una persona moderada frente al riesgo, que está pensando en un horizonte de un año para recuperar su inversión.

El portafolio ideal, sin embargo, varía según el perfil y la edad de las personas. Los jóvenes por lo general toleran mejor el riesgo y además ahorran pensando en un horizonte de largo plazo. Por eso, la recomendación es que asignen una mayor proporción de su portafolio a la renta variable, que sube y baja en el corto plazo, pero en el largo es más rentable.

La regla que usan los comisionistas en Estados Unidos para asesorar a sus clientes es la siguiente: asignar un porcentaje equivalente a su edad a las acciones, y el resto a renta fija. Por ejemplo, si el inversionista tiene 32 años, debe poner el 32 por ciento de su dinero en bonos (renta fija) y el resto en acciones.

Esta recomendación no se puede copiar al pie de la letra en Colombia, pues el mercado bursátil es muy pequeño y volátil, y resultaría demasiado arriesgado invertir en él un 72 por ciento o más del portafolio. Lo que sí se podría hacer, para cumplir la regla de oro de los comisionistas gringos, es invertir el equivalente a la edad en renta fija y el resto en renta variable (acciones nacionales y extranjeras, con más énfasis en las segundas). Quien haga esto podría beneficiarse de las mayores ganancias que generan los mercados bursátiles en el largo plazo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.