Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/26/2009 12:00:00 AM

El que siembra, recoge

Brasil está empezando a ver los frutos de su política petrolera de las últimas décadas y va a destronar a México y a Venezuela como los principales productores de crudo de la región. Así lo logró.

Hay demasiados motivos para declarar a Brasil la sorpresa del año: se va a convertir antes de 2016 en la quinta economía del planeta, según The Economist; para ese mismo año se ganó la sede de los juegos Olímpicos y será el anfitrión del Mundial de fútbol en 2014.

Como si esto fuera poco, los pronósticos indican que será el principal productor de crudo de Latinoamérica en 2011. No es un logro menor, si se tiene en cuenta que para obtenerlo tendrá que pasar por encima de México y Venezuela, las dos potencias petroleras históricas de la región. El diario Wall Street Journal le apuesta a este pronóstico.

Actualmente, los cariocas producen dos millones de barriles de petróleo al día; México, 2,6 millones, y Venezuela, 2,2 millones. Están aún lejos, por ejemplo, de Arabia Saudita, que produce cerca de ocho millones de barriles por día; sin embargo, no son cifras para despreciar.

En los próximos dos años Brasil alcanzará y sobrepasará a sus competidores porque se mantendrá la tendencia de la última década. Mientras Brasil sigue aumentando su producción con grandes hallazgos, Venezuela y México seguirán estancados, viendo cómo la capacidad de sus pozos se sigue reduciendo. Llama la atención que teniendo el mismo potencial, estos tres países han logrado resultados tan disímiles.

La única diferencia está en las políticas que ha decidido poner en marcha cada uno. En la década de los 90, Brasil abrió su mercado petrolero y permitió que llegara más competencia. En consecuencia, Petrobras se tuvo que modernizar y volver más eficiente, mientras los inversionistas hicieron que la exploración se disparara en todo el país.

Los resultados hoy son más que satisfactorios. Petrobras está en el ranking de las 30 empresas más grandes del mundo; Brasil logró aumentar la producción petrolera, de los 600.000 barriles diarios de hace una década hasta los dos millones diarios en la actualidad. Y casi todos los días se presentan los anuncios de nuevos hallazgos.

Petrobras reveló en 2007 el descubrimiento petrolero más grande de los últimos 30 años en la región. Se trata del campo Tupi, que tiene, según las estimaciones oficiales, entre 5.000 y 8.000 millones de barriles de crudo. Se espera que este proyecto aporte cerca de 120.000 barriles diarios en sus primeras etapas de extracción. De otra parte, la semana pasada Anadarko y Devon, dos firmas estadounidenses, revelaron otro hallazgo a mar abierto, cuyo alcance todavía no se puede cuantificar. Todo esto muestra que Brasil ha hecho bien su tarea.

La otra cara

México y Venezuela van por un camino muy diferente. Pemex, la estatal petrolera azteca, no ha podido invertir en nuevos desarrollos, pues es una compañía 100 por ciento estatal cuyo presupuesto está atado a las finanzas públicas. "Cualquier decisión sobre la compañía tiene que hacer cola junto con las demás prioridades del Estado", explicó Luis Giusti, ex presidente de Pdvsa y experto en asuntos petroleros.

Pdvsa tampoco ha hecho las inversiones necesarias y eso ha llevado a menos producción, pues sus plantas no se han modernizado ni hay quien explote los nuevos descubrimientos. Además, Chávez ha utilizado la mayor parte del dinero del petróleo para sus actividades de proselitismo no sólo local, sino internacional, y esto ha hecho que las prioridades sean otras distintas a la modernización del sector.

El éxito petrolero de Brasil y la caída productiva en Venezuela y México son muestra de dos políticas muy diferentes: las dos últimas no han querido o no han podido impulsar su industria petrolera al ponerla a competir; mientras Brasil dio un timonazo, abrió el negocio, modernizó a Petrobras y han mantenido su política durante esta década. Los resultados no admiten discusión. Es la otra cara de la moneda petrolera en Latinoamérica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.