Viernes, 20 de enero de 2017

| 2009/05/02 00:00

El sueño 'americano'

Estados Unidos no es sólo el principal socio comercial de Colombia, también es el mayor inversionista en el país. El año pasado llegaron al país más de 2.500 millones de dólares de empresas estadounidenses.

El sueño 'americano'

Durante más de medio siglo Estados Unidos y Colombia han gozado de una relación comercial vigorosa. Como dice el embajador William R. Brownfield, esta es una relación perdurable y con profundas raíces. Las cifras lo dicen todo. El año pasado, el intercambio comercial entre los dos países ascendió a 25.000 millones de dólares y las compañías estadounidenses contribuyeron con alrededor del 28 por ciento de la inversión extranjera directa (IED) que llegó a Colombia. Cada año, además, las compañías estadounidenses pagan el 12 por ciento de todos los impuestos que recoge el gobierno del sector privado empresarial.

Algo bien importante de esta inversión es que no se concentra exclusivamente en hidrocarburos ni en las grandes multinacionales. En la inversión de origen estadounidense hay de todo como en botica y las compañías están dispersas por todo el país. No en vano son alrededor de 300 las empresas gringas establecidas en Colombia, de las cuales 180 tienen actividad manufacturera en el país.

Es una inversión dinámica, no hay duda. Todos los años nuevas empresas exploran el mercado colombiano y las que ya están instaladas continúan invirtiendo para ampliar su operación.

Varios casos para destacar. El año pasado, Drummond, la multinacional dedicada principalmente a explotar y comercializar el carbón, recibió la licencia ambiental y de explotación de la mina de carbón El Descanso en el norte del país. Este proyecto le demandará recursos por 1.500 millones de dólares que se suman a la gigantesca inversión acumulada que ha hecho esta compañía para desarrollar su actividad minera.

Lawrence J. Gumbiner, consejero económico del Departamento de Estado de Estados Unidos, señala que si bien en la actividad minera y de hidrocarburos se presentan las inversiones más cuantiosas, hay otros sectores que, en los últimos años, vienen siendo muy dinámicos.

El año pasado, la multinacional estadounidense Kimberly-Clark Corp. que fabrica los pañales Huggies y pañuelos Kleenex, adquirió el 31,3 por ciento que la Compañía Colombiana de Inversiones -Colinvers-, tenía en Colombiana Kimberly Colpapel. La transacción ascendió a 288,6 millones de dólares, y así la compañía norteamericana quedó con el ciento por ciento del capital en la empresa, que tiene cinco plantas en la región andina.

Kimberly-Clark acaba de anunciar una inversión de 30 millones de dólares en construir y montar una planta papelera en Barbosa en el departamento de Antioquia. Lo más importante es que se tratará de una planta con alto desarrollo tecnológico. Estará situada en una zona franca especial y exportará a otros países de América Latina.

Payless Shoes dio el año pasado una muestra de la diversidad de las inversiones estadounidenses en Colombia. La multinacional, que produce 265 millones de pares de zapatos al año, ya está en el país y planea abrir en cinco años 140 almacenes. Payless Shoes llegó en sociedad joint venture con Samuel Azout.

También en 2008 las empresas estadounidenses Biofuel Company, Alcol Tech y Kynetic Corp, dedicadas al sector del alcohol y sus derivados aportaron 160 millones de dólares para construir una planta de etanol en Santander.

Energy Internacional Corporation, una firma especializada en el sector eléctrico, anunció que proyecta una planta térmica en el campo petrolero Rubiales con un costo de 16,5 millones de dólares.

El año pasado, estadounidense de electrodomésticos Whirlpool, abrió en Bogotá el primer Centro Gourmet KitchenAid.

En el campo de la hotelería, las mayores cadenas estadounidenses desembarcaron en Colombia. Marriott, Hilton, Sonesta y Hyatt abrieron o están construyendo hoteles en diferentes ciudades del país. Starwood Hotels & Resorts, dueña de la empresa Four Point by Sheraton, planea ampliar la capacidad instalada del hotel en Cali debido al crecimiento de esta ciudad en la industria hotelera

Por su parte, la cadena de comida rápida Burger King anunció su plan de expansión en Colombia, tras dos décadas de ausencia. Su regreso comenzó por Bogotá con un nuevo restaurante. La operación de Burger King en la capital colombiana se hace por medio de franquicia. La cadena planea abrir 20 locales en el país durante los próximos cinco años

Dentro del grupo de empresas que llegaron en los últimos cuatro años y siguen con planes de expansión hay que destacar a Phillip Morris que adquirió en 2005 la tabacalera más importante del país, Coltabaco, por un monto que llegó a los 300 millones de dólares. Esta operación estuvo enmarcada en un plan de compra de compañías alrededor del mundo por parte de la norteamericana, con el fin de expandir mercados y fortalecer su posición en el nivel mundial.

Sin duda, ese fue un año de cuantiosas inversiones estadounidenses en Colombia. Maverick Tube Corp adquirió las compañías Tubos del Caribe y Tubos Colmena con una inversión de 156 millones de dólares.

La multinacional de alimentos Mars dio hace tres años una muestra más del creciente interés que despierta el país entre los inversionistas. Por cerca de 15 años esta empresa estadounidense ha estado en el mercado colombiano con la importación de sus líneas de confitería y de alimentos para mascotas. Pues bien, hace tres años evaluó diferentes opciones en el área para abrir una fábrica y escogió a Barranquilla. En el Parque Industrial de Malambo construyó una planta en la que invirtió 20 millones de dólares y donde produce alimentos para mascotas (las reconocidas marcas Pedigree y Whiskas) que distribuye en el mercado Andino (Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador y Bolivia).

De otro lado, la multinacional General Electric en 2007 ingresó al sector financiero. A través de la división GE Money adquirió el 49 por ciento del Banco Colpatria por 290 millones de dólares. De acuerdo con los planes de ambas empresas, la participación podrá aumentar en los próximos años, hasta llegar a tener control accionario en el banco.

Muchas de las grandes marcas estadounidenses han hecho planes para estar en Colombia. No está lejos el regreso de unas y la llegada de otras, como Office Depot, Wendy's, Starbucks y hasta el gigante de las tiendas Wal Mart. Tandy Corporation, cadena estadounidense de equipos electrónicos masivos, quiere introducir en Colombia la marca Radio Shack para comercializar equipos electrónicos y la cadena de comida rápida Taco Bell explora la posibilidad de entrar al mercado a través de franquicia o presencia directa

"Mientras las condiciones económicas mundiales sigan siendo un desafío y el TLC esté pendiente, yo confío que las raíces profundas de nuestra relación económica nos ayudarán a ambas naciones a sortear la actual tormenta", dice el embajador Brownfield, confiado en que las empresas estadounidenses seguirán marcando la pauta de la IED en Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.