Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/4/1995 12:00:00 AM

EL SUPER RATON

La compra de Capital CidesABC por parte de Walt Disney crea el gigante mas grande del mundo del entretenimiento.

EL 20 DE JULIO MICHAEL D. Eisner, presidente de Walt Disney, pudo comprobar que no hay nada mejor que un encuentro casual. Ese día estaba en un evento donde se reúnen los magnates de los medios, en Idaho, y mientras se despedía de todos se encontró al millonario Warren E. Buffet, cuya compañía es dueña del 13 por ciento de Capital Cities, socia de ABC. Sin mayores intenciones, Eisner le preguntó a Buffet si Disney sería capaz de comprar en efectivo la unión de Capital Cities y ABC.
Buffet no se molestó con la idea y no tardó en invitarlo a un picnic con el presidente de Capital Cities, Tom Murphy. Los tes le dieron vueltas al negocio hasta que llegaron a la conclusión de que el momento de hacerlo era este. Lo que siguió fueron 10 días de negociaciones entre las dos compañías, hasta que el lunes pasado se anunció oficialmente que Walt Disney pagaría 19.000 millones de dólares por Capital CitiesABC mediante la entrega de acciones y una prima en efectivo.
Se trata de la segunda fusión más grande en Estados Unidos que crea a un gigante del entretenimiento como ningún otro en ese país ni en el mundo entero, incluidas Timer Warner o Viacom. El anuncio llevó a Wall Street como un baldado de agua fría, pues lo que todo el mundo esperaba era la compra de CBS por parte de Westinghouse por 5.000 millones de dólares para operar 15 estacionés de televisión y 39 de radio.
Pero aunque esa se trata de una nueva 'megafusión' es realmente del tamaño de Minie frente a la de Disney. Esta última se encargará de que en adelante los famosos parques de entretenimiento, el gigante estudio de cine, el Canal Disney y las taquilleras películas infantiles como Pocahontas se acostumbren al estilo de una compañía 'para gente grande' que posee 10 canales de televisión, 21 emisoras de radio y la cadena de deportes por cable ESPN.
Pero no todo tiene el color de las historietas de Disney. Para nadie en ABC es fácil hacerse a la idea de tener que actuar bajo las órdenes de Mickey Mouse y de trabajar al estilo de una cadena que recorre el mundo con los ingenuos azares del Rey León o de Aladino.
Sin embargo los dueños de las dos empresas no se detuvieron a pensar si el ratón Mickey podría manejar los asuntos de los adultos sino que prefirieron guiarse por su instinto de que crecerían más rápido juntos que separados. Lo que gana ABC es una inyección de creatividad para desarrollar y distribuir programas originales e innovadores. Y como no podía pagar tanto para quedarse con poco, Walt Disney sabe que la compra le permitirá tener más canales de distribución para sus películas.
Es bastante probable que Disney también aproveche el negocio para llegar los sábados por la mañana a los hogares estadounidenses y despertar a los norteamericanos con personajes de otro mundo en lugar de hacerlo con agresivas entrevistas a personalidades mundiales o con los azares de la actualidad.
El negocio que tomó por sorpresa a Estados Unidos tiene tanta historia como cualquier otro, aunque se haya decidido en pocos días. En 1954 el show semanal Disneyland fue estrenado en el canal de ABC y un año después la cadena invirtió 500.000 dólares para tener el 34 por ciento del parque de Disney en California. Las relaciones se interrumpieron en 1960 y varios años después ABC se unió a Capital Cities. Sin embargo, como cualquier amor de infancia, nunca se olvida y que mas prueba que unirse con un lazo tan fuerte como la plata que en este caso se puso en juego.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?