Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1999/12/13 00:00

EL TERMOMETRO DE LA REACTIVACION

SEMANAconsultó a presidentes gremiales y grandes empresarios sobre el desempeño de seis <BR>sectores de la economía durante 2000.

EL TERMOMETRO DE LA REACTIVACION

Durante los últimos meses las noticias sobre la reactivación económica han sido poco claras.
¿Existe reactivación? ¿Generalizada? ¿Qué sectores son los de mejor desempeño?Para disipar todas las
dudas que rodean el tema, SEMANA consultó a seis presidentes gremiales y a prominentes empresarios
representantes de seis de los sectores más importantes de la economía, para medirle la temperatura a la
reactivación. Los sectores escogidos son una muestra bastante significativa de lo que es hoy en día la
estructura empresarial de la economía colombiana, razón por la cual los resultados deberían reflejar de
cerca lo que será el desempeño durante 2000.Los resultados son mixtos y reflejan el desarrollo de las
principales variables económicas durante los últimos meses. Es así como los exportadores son los únicos
empresarios que ven el primer año del milenio como uno realmente positivo, mientras que industriales y
comerciantes apenas alcanzan a percibir una recuperación. Los sectores financiero, de construcción y
agropecuario al parecer seguirán en el congelador, pues no solamente están muy afectados por la coyuntura
actual sino que las soluciones a sus problemas no se vislumbran en el corto plazo.Para nadie es un
secreto que este año será catastrófico en materia de crecimiento, y los crecimientos proyectados de -4,9
por ciento así lo confirman. Por eso hay que dejar este año atrás y mirar el futuro con optimismo. Aunque con
un toque de realidad. nLos exportadores son muy optimistas al hablar del año próximoEl motor de la
economíaSin duda la punta de lanza de la reactivación de la economía durante el año 2000 será el sector
exportador. La razón: el aumento de competitividad de los productos colombianos en el exterior, gracias
a las recientes devaluaciones nominales del peso y al buen resultado en materia de inflación durante 1999.
Es por esto que todos los gremios y empresarios del país afirman que las ventas internacionales serán la
gran puerta hacia la recuperación de la economía interna en los próximos 12 meses. Claro que con una
condición: que los ingresos de exportación retornen al país en lugar de quedar guardados en cuentas en
bancos de otras nacionalidades.Hay quienes afirman, inclusive, que el quiebre de la tendencia en las
exportaciones se podría presenciar durante el último trimestre de 1999, tanto en los sectores tradicionales
como en los no tradicionales. Y con la esperada estabilización en los precios del petróleo serán estas
últimas _en particular las de los sectores de textiles, confecciones y algunos alimentos_ las que manden la
parada en el aumento de las ventas al resto del mundo durante 2000. En conjunto, se espera que las
exportaciones crezcan 20 por ciento durante el próximo año. "La tasa de cambio está teniendo un efecto
positivo sobre el sector, además de la dinámica de mercados como Estados Unidos, Puerto Rico y México.
También se está viendo una reactivación de los mercados de Centroamérica y el Caribe, en particular en lo
relacionado con la construcción, consecuencia del paso del huracán Mitch por la región", sostiene Javier
Díaz, presidente de Analdex. Por estas razones el sector exportador marcará altas temperaturas en cuanto
al crecimiento de sus ingresos durante el primer año del nuevo milenio.Industria tibiaLa industria también está
mostrando señales de mejoría, pues su contracción ya parece haber tocado fondo. Según las últimas cifras
de la encuesta de opinión empresarial de la Andi ya hay señales que confirman esta aseveración: utilización
de la capacidad instalada de 70 por ciento _el dato más alto del año, además de que 61 por ciento de los
encuestados piensan que sus pedidos son altos o normales y esa, según el gremio, es la mejor cifra desde
julio de 1998.Esta reactivación _infortunadamente_ es un promedio. Porque lo cierto es que dentro del
sector manufacturero existen subsectores que todavía no despegan. Tal es el caso del equipo de transporte
_que ha caído 38 por ciento a septiembre_ y de la maquinaria no eléctrica _que se ha contraído en cerca de
26 por ciento _. Los sectores cuya mejoría es más notoria son los de papel, alimentos y bebidas, calzado y
químicos. Ahora el enfoque de los industriales _según la encuesta_ es la reactivación de la demanda, que
consideran su principal problema. Adicionalmente, tal como lo han manifestado recientemente, el gremio cree
que es hora de que el sector financiero asuma algunas funciones que son propias de su actividad y que en la
actualidad están en hombros del sector real. Pero, dada la situación del sector financiero, es probable que la
industria en 2000 no se recupere en un ciento por ciento. Pronóstico: tibio.Todavía noNo es difícil concluir
que el sector más golpeado de la economía durante 1999 _y durante 2000, según proyecciones de varios
expertos_ es el de la construcción, en particular la actividad de edificación. Según Camacol, esta caerá 35 por
ciento durante 1999. Afortunadamente las obras civiles no sufrirán tanto y mejorarán el desempeño del sector
como un todo.Pero para que se dé algún tipo de recuperación en 2000 se requiere una reactivación
generalizada de la economía. Según proyecciones del gremio, para que la actividad de edificación se
mantenga durante el próximo año en los niveles actuales _es decir, un crecimiento promedio de 0 por
ciento, repartido en una contracción durante el primer semestre del año y un aumento de alrededor de 4 por
ciento en el segundo_ la economía debería crecer al 3 por ciento en 2000. De no darse este crecimiento,
estima Camacol, el sector podría contraerse un 8 por ciento adicional durante los próximos 12 meses. ¿Qué
generaría esta recuperación? Para el presidente de Camacol, Hernando José Gómez, el desarrollo del sector
dependerá de lo que pase en el frente financiero. "El problema de la construcción no es de oferta y demanda.
Es un problema de crédito. Mientras que no exista la demanda potencial por vivienda no se volverá efectiva".
Es decir, la construcción arrancará el año entre fría y tibia.Agropecuarios en ascuasLas perspectivas del
sector agropecuario son mixtas. Nuevamente relucen las ventas al exterior, dada la competitividad de los
productos nacionales. Sin embargo esta situación es coyuntural, pues los problemas estructurales que
aquejan al sector seguirán vivos durante 2000. Para agricultoresy ganaderos por igual. "La ganadería depende
de la solución de dos problemas: la seguridad y la declaratoria de Colombia como país libre de aftosa.
Asi se tendría acceso a un mayor número de consumidores", dice Jorge Visbal, de Fedegan.Y es que el
problema de la aftosa tiene consecuencias medibles sobre la producción de carne. En Venezuela, por
ejemplo, pasaron de consumir 120.000 cabezas de ganado colombiano entre enero y septiembre de 1998 a
demandar apenas 11.000 cabezas en el mismo período en 1999. Afortunadamente las ventas de leche en
polvo han repuntado y han crecido más de 500 por ciento en volumen.Para agricultores es similar, pues
sectores como las flores y el banano se han beneficiado de la devaluación pero la producción de otros
alimentos sigue estancada. "La situación es compleja. Nunca antes la reactivación ha dependido tanto del
orden público. Para los agricultores es particularmente grave, pues por esta razón _y por los manejos
económicos de los últimos años_ se han dejado de sembrar más de un millón de hectáreas, afectando los
ingresos de los campesinos", dice Fernando Devis de la SAC. Y agrega: "Un agricultor no tiene otro remedio
que sembrar. Es su única fuente de ingresos. En la medida en que se va empobreciendo va vendiendo sus
activos, volviéndose más ineficiente. Hay que acabar con este círculo con una política agraria coherente. Hoy
no existe". Agricultores y ganaderos tendrán que sacar cobijas durante 2000 y calentarse en años
posteriores.¿Y la Navidad?La situación del comercio tampoco es alentadora. En efecto, hasta agosto las
ventas del sector habían decrecido 9,8 por ciento en términos reales después de que en los meses anteriores
se vislumbraba alguna posibilidad de reactivación. De ahí que el optimismo que venían mostrando los
comerciantes esté comenzando a desaparecer. Según una encuesta realizada por Fenalco, solamente 37 por
ciento de los comerciantes son optimistas en cuanto a una mejora en sus ventas.Sin embargo el sector tiene
sus ojos volcados sobre ciertos factores que podrían significar el comienzo de la reactivación durante 2000.
Según Sabas Pretelt, presidente de Fenalco, "existen elementos que nos hacen pensar que el próximo año
sería mejor que el actual. Entre éstos están la estabilidad en precios, la reconstrucción del eje cafetero, el
control al contrabando y las medidas para la recuperación empresarial ".Pero lo cierto es que el desempeño
de los comerciantes depende íntimamente de lo que suceda con el comportamiento de la industria y _en
particular_ de la demanda interna y el empleo. Y dadas las perspectivas del sector manufacturero, es
posible que el año entrante marque el quiebre de tendencia del sector. Por esta razón se espera un primer
semestre quieto y un segundo en recuperación. El sector pasará de frío a tibio.Corazón débil El sector
financiero todavía se encuentra en un estado de salud precario y no se espera que se recupere durante 2000.
La situación no es alentadora, pues de la reactivación de los créditos depende la de otros sectores, dado que
el sector financiero es el encargado de irrigar recursos a buena parte de la economía.Pero no con voluntad
se reactivan los créditos. Las razones detrás de la posición cautelosa de empresarios sobre la evolución del
sector son contundentes. La primera tiene que ver con el hecho de que la cartera hipotecaria _que
representa alrededor de un tercio de los activos del sector_ no se reactivará hasta que existan reglas de
juego claras al respecto.Otro de los puntos preocupantes es la cartera territorial que empeora todos los días y
que hoy alcanza más de cinco billones de pesos. El comportamiento de estos activos será crucial para
determinar la salud del sector durante 2000. Infortunadamente las finanzas de departamentos y
municipios no pintan muy sanas para el próximo año.Finalmente está el efecto del endeudamiento del
gobierno, el cual le quita recursos al sector privado que se destinarían a la producción. Por estas razones el
sector continuará frío durante 2000. Y si no se dan las condiciones para la reactivación del crédito la economía
seguirá en recesión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.