Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/2/2012 12:00:00 AM

El turno de Madrid

Crecen las dudas de si España será el cuarto país en ser rescatado en la Eurozona. Temores por los bancos ibéricos mueven las bolsas, mientras algunas de sus inversiones financieras en América Latina están en venta.

Eel epicentro de la crisis de la Eurozona se ha trasladado a España. Los temores de que la cuarta economía de este bloque caiga en una crisis financiera han hecho crecer los temores de los inversionistas, que están pasando factura de cobro: el costo de la deuda española se disparó, las bolsas cayeron y el euro llegó la semana pasada a su nivel más bajo en meses.

La preocupación es que España no logre hacerle frente a las cuantiosas pérdidas de sus instituciones financieras y termine por convertirse en la cuarta nación en ser rescatada después de Irlanda, Portugal y Grecia. El temor está llevando a una fuga de capitales que alcanzó 97.000 millones de euros en los tres primeros meses del año.

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, insiste en que puede capotear la crisis y que no necesitará la ayuda de Europa. Pero el escepticismo ha crecido en las últimas semanas ante los gigantescos recursos que demandará un plan de salvamento. Varios analistas comparan la situación de España con la de Irlanda, que pidió ayuda al BCE tras destinar el 32 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) para salvar a sus bancos.

La situación financiera española se complica día tras día. Bankia, una entidad que entró a operar en enero de 2011 tras la fusión de las varias cajas de ahorro, necesita 23.000 millones de euros para salir a flote, lo que la convierte en el más grande rescate financiero en la historia española. El pasado 9 de mayo tuvo que ser nacionalizada por el gobierno.

El Instituto Internacional de Finanzas (IIF) reveló que el sistema financiero español necesitará una inyección adicional de capital cercana a los 60.000 millones de euros. Hasta el momento, la crisis se ha concentrado en las cajas de ahorro. Las grandes entidades financieras como el Banco Santander y el BBVA, que operan también en América Latina, no presentan problemas de solvencia.

Sin embargo, en medio de este complejo panorama, esos bancos, que protagonizaron a mediados de la década de los noventa la llamada 'reconquista española', han comenzado a retirarse de algunas de sus inversiones. El Santander vendió sus negocios financieros en Colombia, que incluían el Banco Santander Colombia y el Santander Investment Trust, al grupo chileno Corpbanca, mientras que BBVA anunció que está dispuesto a salir de su negocio de pensiones y cesantías de Chile, México, Perú y Colombia.

El presidente del BBVA, Francisco González, dijo que esta decisión obedece a que las pensiones tienen una escasa relación con el negocio del grupo, que es el bancario. Informó que seguirá invirtiendo en la región porque la considera prioritaria para el crecimiento de sus negocios, y se mostró optimista sobre la evolución de la crisis española.

Las próximas semanas serán cruciales. El 10 de junio se conocerá la verdadera situación de los bancos y de dónde saldrán los recursos para su rescate. A partir de ese día se sabrá si, como lo dice Rajoy, España puede salir sola de la crisis o necesitará que Europa le lance un salvavidas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.