Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/12/2013 12:00:00 AM

Empresas multilatinas al ataque

Las compañías latinoamericanas han sacado ventaja de la crisis mundial, que ha obligado a muchas multinacionales de Europa a salir de la región. Colombia y Chile son los países que más han aprovechado el momento.

La crisis por la que atraviesa desde hace cinco años la economía mundial ha provocado una transformación empresarial sin precedentes en Latinoamérica. En el último quinquenio, muchas multinacionales del viejo continente y de Estados Unidos han tenido que adelantar urgentes reestructuraciones financieras para enfrentar la tormenta económica. Varias de ellas, ante los problemas de falta de liquidez y la necesidad de reducir el endeudamiento, han tenido que vender activos en la región. Esto ha sido aprovechado por las compañías locales más sólidas y con buena caja para expandirse, lo que ratifica el dicho de que las crisis de unos, son oportunidades para otros.

El resultado ha sido un reacomodamiento empresarial en el que se han consolidado y han surgido las multilatinas, término acuñado por la revista América Economía para destacar a las empresas de Latinoamérica que comenzaron a expandirse y hoy son reconocidas a nivel mundial. El sector en el que más han aprovechado las oportunidades ha sido el financiero, pues la crisis mundial tuvo su epicentro allí, pero también se destacan comercio, alimentos y minería. Aunque tradicionalmente las empresas brasileñas y mexicanas han sido las que mandan la parada en este sentido, ahora se están luciendo las de Colombia y Chile.

En cuanto a las multinacionales europeas que se han retirado sobresale el caso de España, uno de los países más golpeados por la crisis de la eurozona. Las empresas ibéricas habían encontrado, desde los años noventa, en Latinoamérica, el destino natural para su expansión mundial. Sin embargo, la situación hoy es a otro precio y muchas han tenido que replantear sus inversiones en el exterior. También han decidido desinvertir en la región empresas de Holanda, Reino Unido y Francia.

Se movió la banca

En cuanto a los grupos bancarios latinoamericanos se destaca el caso del Grupo Aval, el conglomerado financiero más grande de Colombia, cuyo propietario mayoritario es Luis Carlos Sarmiento Angulo. Puede decirse que el camino hacia la expansión regional de esta organización comenzó justamente al aprovechar la coyuntura difícil de los bancos internacionales.

En 2010 el Grupo Aval adquirió por 1.900 millones de dólares el Banco Centroamericano BAC Credomatic –de propiedad de la multinacional estadounidense General Electric–, que decidió salir de su división financiera para moverse más cómodamente en medio de la crisis que sacudía a Wall Street. De este modo ese conglomerado colombiano, que maneja el 30 por ciento del mercado financiero nacional, entró pisando fuerte en esos países.

Dos años después, al cierre de 2012, el mismo grupo anunció la compra del fondo privado de pensiones Horizonte, del español BBVA, en una operación que ascendió a 530 millones de dólares. Detrás de esta noticia, que pasó sin mayor trascendencia por las fiestas de fin de año, está la decisión del BBVA de salirse de las operaciones que no considera rentables o vitales para sus negocios en las circunstancias. Por eso, dentro de su plan estratégico, el gigante ibérico decidió vender en noviembre del año pasado también su fondo de pensiones en México por 1.600 millones de dólares y tiene planes para salir de sus operaciones en Perú y Chile.

Hace justamente un año, el competidor del BBVA en España, el Grupo Santander, salió de parte de sus activos en Latinoamérica. En esa ocasión, fue Corpbanca, el cuarto banco más grande de Chile, el que aprovechó la oportunidad. Adquirió por 1.225 millones de dólares la operación del Banco Santander en Colombia, con lo que la entidad austral entró al mercado colombiano. Pero Álvaro Saieh, dueño de Corpbanca, no se conformó y en octubre pasado compró las filiales del Helm Bank en Colombia. De esta manera el grupo financiero se convirtió en el quinto del mercado colombiano.

Por su lado Davivienda, el tercer banco de Colombia por su nivel de activos, también comenzó a expandirse en Centroamérica, aprovechando que uno de los grupos financieros más grandes del mundo: el banco HSBC, se retiró del área. Davivienda adquirió hace un año la operación del banco inglés en Costa Rica, Honduras y El Salvador. Otro que se metió en la fiesta fue el Grupo Gilinski, propietario del banco GNB Sudameris, que adquirió las operaciones del HSBC en Colombia, Perú, Paraguay y Uruguay. El grupo vuelve a tener una participación visible en la banca nacional luego de las décadas de los ochenta y noventa, cuando fue dueño del Banco Andino y del Banco de Colombia.

Pero sin duda el Grupo Sura protagonizó la operación estrella, por su tamaño y por sus implicaciones desde el punto de vista de crecimiento regional. Hace año y medio, esta organización colombiana adquirió por 3.763 millones de dólares las operaciones del grupo holandés ING, que salió del negocio de pensiones en Latinoamérica en busca de liquidez. Con esta compra Sura se quedó con el negocio de pensiones y seguros de la compañía holandesa en Chile, México, Perú y Uruguay. De esta manera la multilatina colombiana se consolidó como la primera en el negocio de pensiones de la región.

También se destaca Bancolombia, que en 2007 compró el Banco Agrícola de El Salvador por 900 millones de dólares y, a finales del año pasado, adquirió el 40 por ciento del Grupo Agromercantil Holding, de Guatemala por 216 millones de dólares. En ese acuerdo está previsto, a mediano plazo, adquirir el control del banco guatemalteco, considerado el cuarto más importante de ese país. Este grupo centroamericano es propietario del Conglomerado Financiero Agromercantil integrado por el Banco Agromercantil BAM de Guatemala, Mercom Bank Ltd, entidad bancaria off shore con sede en Barbados y Seguros Agromercantil de Guatemala, entre otros. De este modo Bancolombia aumenta su participación en el exterior, pues ya está en El Salvador, Panamá, Puerto Rico, Islas Caymán, Perú y Florida.

El avance internacional de la banca colombiana es sorprendente. Mientras en 2007 apenas tenía 35 filiales en el exterior, hoy tiene más de 180. Actualmente maneja el 12 por ciento del sector bancario de Panamá, el 13 por ciento de Costa Rica y el 52 por ciento de El Salvador. Y sus activos a en el exterior superan los 30.000 millones de dólares.

Cambio de jugadores

Ante la difícil situación económica que también tocó las puertas de Francia, Carrefour, la segunda cadena de hipermercados más grande del mundo, decidió vender parte de sus activos. No solo salió de países como Grecia, sino que tuvo que acudir a la venta de algunos de sus hipermercados en Latinoamérica.

Y los chilenos sacaron partido de esta oportunidad. A finales del año pasado la multinacional francesa vendió los 93 almacenes y tiendas que tenía en Colombia a la chilena Cencosud por 2.600 millones de dólares. La cadena austral ya anunció que en el primer semestre del año iniciará el proceso de cambio de nombre de los almacenes, que pasarán a llamarse Jumbo.

Los chilenos han apostado duro en Colombia y Latinoamérica. Hoy en el país están presentes las cadenas La Polar, Ripley, Easy, Mall Plaza, Parque Arauco y Falabella, entre otros. La semana pasada esta última anunció inversiones por 3.341 millones de dólares en los próximos tres años como parte de su plan de expansión en Chile, Colombia, Perú y Argentina. Falabella cuenta con 296 tiendas y 31 centros comerciales en la región.

Por otro lado, la venta de los activos en Colombia de las empresas españolas también fue aprovechada el año pasado por Sarmiento Angulo, quien le compró la Casa Editorial El Tiempo al Grupo Planeta.

Los españoles también salieron de algunos activos en otros sectores. En infraestructura, por ejemplo, la compañía Cintra vendió a la colombiana Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) su participación total en la empresa Intervial de Chile.

Todo indica que la hora de las multilatinas no ha terminado. La semana pasada se supo que la multinacional suiza de alimentos Nestlé venderá sus activos ubicados en varios países de Latinoamérica, entre ellos Venezuela y México, y que están valorados en cerca de 1.000 millones de dólares, con el fin de financiar la compra de la división de Pfizer nutrición. En Colombia, voceros de la compañía han anunciado que mantendrán sus inversiones. En el país hay pesos pesados en el sector de alimentos. El Grupo Nutresa de Colombia es un ejemplo. Es la organización empresarial que más rápido crecimiento internacional ha tenido en Colombia en los últimos años. y ya tiene en su portafolio 11 empresa extranjeras. Por capitalización bursátil (valor en Bolsa) es la tercera compañía de alimentos en Latinoamérica y por ventas está en el puesto número seis.

También se anticipa una movida en el sector energético, pues la petrolera española Repsol anunció que venderá sus activos de gas licuado en Perú, uno de sus negocios más preciados. Las oportunidades también están en la propia Europa. Un estudio del experto empresarial español Javier Santiso reveló que 77 de las 177 multilatinas más grandes, es decir el 43 por ciento, tiene presencia en Europa. Cabe recordar que hace unas semanas el Grupo Efromovich, propietario mayoritario de Avianca, quiso comprar la aerolínea portuguesa TAP, que por la crisis de la eurozona está en venta. Aunque el gobierno de Lisboa no aceptó la oferta, al menos por ahora, el empresario anunció que seguirá intentándolo.

En síntesis, todo indica que ha cambiado el mapa empresarial en Latinoamérica. Este es el cuarto de hora de las empresas de la región. Ojalá se prolongue mucho más.   
Grupos colombianos y chilenos han comprado varios activos de multinacionales europeas.

Ola de negocios

• Grupo Aval: Compró en Centroamérica al Banco BAC Credomatic, brazo financiero de GE. La operación ascendió a 1.900 millones de dólares.

También compró la AFP Horizonte de Colombia del BBVA por 530 millones de dólares.
El mayor accionista de Aval, Luis Carlos Sarmiento Angulo le compró la Casa Editorial El Tiempo al Grupo español Planeta por 300 millones de dólares.

• Davivienda: Compró la operación del HSBC (Reino Unido) en Costa Rica, Honduras y El Salvador por valor de 801 millones de dólares.

• Grupo Gilinski: Adquirió la operación del HSBC (Reino Unido) en Colombia, Uruguay, Paraguay y Perú. Pagó 400 millones de dólares.

• Grupo Sura: Le compró a ING de Holanda, los activos en pensiones, seguros y fondos de inversión en Chile, México, Perú, Uruguay y Colombia. La operación ascendió a 3.763 millones de dólares.

• Grupo Argos: Se quedó con unos activos de la cementera francesa Lafarge
en Estados Unidos. Pagó 760 millones de dólares

• ISA de Colombia: Adquirió a Cintra (España) la filial Intervial Chile. La operación ascendió a 580 millones de dólares.

• Corpbanca de Chile: Le compró al Grupo Santander de España, la operación del Banco Santander en Colombia. Pagó 1.225 millones de dólares.

El grupo chileno también compró a HelmBank en Colombia por 1.278 millones de dólares.

• Cencosud (Chile): Le compró a la francesa Carrefour los hipermercados y tiendas en Colombia por 2.600 millones de dólares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.