Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1985/07/22 00:00

EN MANOS DE SAN PEDRO

El Gobierno toma medidas para estimular el agro, pero los resultados no se verán antes de seis meses

EN MANOS DE SAN PEDRO

El sector agrícola volvió a recibir la atención del Gobierno la semana pasada, cuando la Junta Monetaria expidió una serie de resoluciones con el fin de facilitarle las condiciones de crédito a los productores y distribuidores de alimentos. Después de las pavorosas alzas en precios de los últimos meses la administración pareció escuchar el clamor de los agricultores y se comprometió a prestar dinero con tasas de interés subsidiadas y plazos favorables. De tal manera, se elevó en 500 millones de pesos el cupo de crédito de la Caja Agraria en el banco de la República para los pequeños agricultores, y en 800 millones el cupo de crédito con destino a las cooperativas.
Las medidas anteriores se vieron complementadas con el anuncio del Incomex, en el sentido de aumentar el presupuesto de importaciones de bienes de capital y, concretamente, el de maquinaria agrícola. Tales decisiones deberán, en opinión de los expertos, facilitar las condiciones de siembra y evitar que se vuelvan a presentar los problemas de desabastecimiento que han dejado por las nubes el precio de los alimentos. Si bien se reconoció que tomará cerca de seis meses antes de que los primeros resultados se empiecen a ver, varios economistas oficiales expresaron su confianza en que lo hecho consiga estimular la producción agrícola.
Adicionalmente, el Gobierno procedió a congelar el precio de seis productos básicos y garantizar el abastecimiento adecuado de varios más, mediante los canales de comercialización dispuestos por el Idema.
Con lo hecho la semana pasada, la administración espera contener la espiral alcista a partir del segundo semestre del año. Aunque las medidas adoptadas no implican precisamente una reforma a fondo, se confía en que sean suficientes para "aguantar" hasta que la cosecha que comienza el próximo mes empiece a mostrar sus resultados. Según los análisis preliminares, las siembras de principios de año fueron considerables y ello debe traer una buena oferta de alimentos, con las consecuentes bajas en precios. Sin embargo, todo eso depende en gran parte de un conjunto de factores que, Si se conjugan bien, le ayudaran al Gobierno a salir adelante. Tal como anotara hace algunos días un técnico de Planeación Nacional: "El futuro de la inflación está ahora en manos de San Pedro".--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.