Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/1999 12:00:00 AM

ENTREVISTA NO HAY RAZONES

El gerente del Banco de la República, Miguel Urrutia Montoya, sostiene que la tasa de cambio <BR>está por encima de su nivel de equilibrio.

Semana: Muchos banqueros y economistas afirman que la banda cambiaria se eliminará
en el corto plazo. ¿Cuál es su opinión al respecto?
Miguel Urrutia: Nosotros hemos dicho de manera muy clara que, dada la situación actual de Colombia, la
banda es muy útil y que por lo tanto no se va a eliminar.
Semana: ¿Cuáles son las razones para no flotar la tasa de cambio?
M.U.: Las razones para esto son claras: primero, todos los agentes nacionales y extranjeros concuerdan en
que la tasa de cambio real se encuentra por encima de su equilibrio. Más aún, el índice de tasa de cambio
real en este momento se encuentra en 118, uno de los niveles más altos en la historia en Colombia. No
existe ninguna razón objetiva en los fundamentales de la economía colombiana para que la tasa de cambio se
devalúe más. Quienes dicen que la banda no es creíble no están observando que la tasa está en un nivel
adecuado.La segunda razón es la incertidumbre que existe hoy en el país. Esto tiene a muchos operadores
inquietos, resultando en alguna presión sobre la tasa de cambio. Si la tasa de cambio está en un nivel
adecuado y uno elimina la banda, es muy probable que suba bastante durante un tiempo, generando aun más
incertidumbre en la economía. Por esas razones no parece tener sentido soltar la banda o cambiar el
régimen cambiario.
Semana: ¿Qué factores generarían esta incertidumbre adicional?
M.U.: Primero, cualquier aumento en la tasa de cambio genera aumentos en la tasa de interés porque la gente
comienza a pedir mayores tasas en pesos. Si no se da este aumento los ahorradores se pasan a dólares y,
en la coyuntura actual, nos parece fatal un aumento en la tasa de interés. Segundo, hay que recordar que
muchas empresas del sector privado están endeudadas en dólares, entonces un aumento abrupto e
innecesario en la tasa de cambio las golpea, lo cual abortaría la recuperación.
Semana: Pero los agentes del mercado piensan que si de nuevo se empiezan a perder reservas el Banco
de la República elevará el techo de la banda...
M.U.: Lo que no me cree el mercado a pesar de que lo he expresado innumerables veces públicamente es
que el Banco nunca ha cambiado la banda por presiones cambiarias. Los últimos dos ajustes de la banda
se hicieron en un momento en que el gobierno y el Banco habían acordado todo un plan económico hacia el
futuro que incluía metas de inflación y fiscales. Por esta razón, antes de modificar la banda, se hace todo el
programa macroeconómico y se ajusta la banda para que concuerde con este nuevo programa. En el caso de
septiembre del año pasado ese programa estuvo en discusión durante tres meses, pero finalmente se tomó la
decisión en septiembre 12. Posteriormente, en el ajuste cambiario de junio 27, aunque el programa estaba
listo y se iba a anunciar públicamente el viernes siguiente, se tomó la decisión de adelantar dicho anuncio
por las presiones cambiarias que existieron durante esa semana; sin embargo la decisión ya estaba tomada
con base en el programa. Entonces nunca se cambia la banda por presiones del mercado.
Semana: Eso quiere decir que ya se trazaron las metas para el próximo año, por lo que no existe espacio
para un nuevo cambio en la política del Banco...
M.U.: Sólo se modificaría si en un futuro bastante lejano se requiere un cambio fundamental en los programas.
Semana: ¿Qué tan grande es el riesgo de un aumento abrupto de la tasa de cambio si se deja flotar?
M.U.: Sí habría overshooting como en otros países; sin embargo éstos no ocurren por un tiempo indefinido. El
punto es que, como la reactivación se está iniciando hasta ahora, por corto que fuera ese overshooting
_digamos seis meses_, esa reactivación se vería seriamente afectada, razón por la cual no tiene ningún
sentido correr ese riesgo.
Semana: ¿Qué régimen cambiario le gusta más para Colombia: fijo o flotante?
M.U.: A mí me gusta cualquier sistema cambiario con reglas claras. En lo que no creo es en sistemas
cambiarios sin reglas, por lo que veo muy lejos una tasa de cambio fija para Colombia. Para tener un tipo de
cambio fijo no pueden existir desequilibrios macroeconómicos, y creo que estamos muy lejos de eso. Una
tasa de cambio fija contra el dólar también implica que debe existir movilidad de los factores de producción a
nivel internacional, tanto en capital como en mano de obra. Como no hay movilidad de mano de obra hacia
Estados Unidos no veo que exista la posibilidad de adoptar una tasa de cambio fija. La tasa de cambio
flotante es viable siempre y cuando sea verdaderamente flotante, es decir, que sea el mercado el que fije
la tasa. La idea de muchos observadores de una tasa de cambio flotante con 'intervenciones sucias' del
Banco de la República va en contra de un banco central independiente cuyo requisito es ser transparente con
el público.
Semana: Los que critican al Banco dicen que es muy difícil controlar al tiempo la tasa de cambio y la tasa de
interés. ¿Cuál es su opinión al respecto?
M.U.: La política actual es no utilizar la tasa de interés para defender la banda. Esta se va a defender con
venta de reservas internacionales. En consecuencia, no hay ninguna contradicción entre seguir bajando la
tasa de interés y mantener la banda. Más aún, creemos que la única manera para bajar la tasa es que no
exista incertidumbre cambiaria.
Semana: En cuanto a la reducción de la inflación durante este año, ¿ésta se debe a la recesión? ¿O
definitivamente se le 'quebró el espinazo'?
M.U.: Revisando los modelos económicos, es claro que el determinante de la inflación es el crecimiento
de los agregados monetarios, con un rezago de 18 meses entre el crecimiento de estos agregados y el
efecto en los precios. De ahí que la disminución en la inflación se deba primordialmente al control monetario
que se ha tenido en Colombia durante los últimos cuatro o cinco años. La recesión tal vez contribuyó en
algo a acelerar la caída en la inflación pero el determinante fundamental de la baja en el nivel de precios
ha sido el manejo de la política monetaria.
Semana: ¿Qué tan probable es la aprobación del crédito del FMI a Colombia? ¿Cree que el Fondo Monetario
tratará de imponer algunos cambios a la política monetaria y cambiaria del Banco de la República?
M.U.: La probabilidad de que se llegue a un acuerdo con el Fondo es altísima, superior al 80 por ciento, y
hasta ahora en las conversaciones que hemos tenido el énfasis ha sido en el manejo fiscal. Ninguna misión
reciente del FMI ha cuestionado la política monetaria.
Semana: ¿Existe espacio para que sigan bajando las tasas de interés en Colombia?
M.U.: Sí existe. A pesar de que están bajas comparadas con niveles históricos, creemos que las tasas de
interés deben seguir bajando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.