Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2004/03/28 00:00

"Es hora de invertir en Colombia"

SEMANA entrevistó en Nueva York a Gustavo Cisneros, uno de los hombres de negocios más importantes de América Latina.

Gustavo Cisneros, presidente de la Organización Cisneros, está al frente de un grupo que tiene acciones en 72 empresas con presencia en 80 países.

Un un pequeño edificio de una de las zonas más exclusivas de Manhattan está uno de los centros de operaciones de Gustavo Cisneros, presidente del Grupo Cisneros, de Venezuela. Se trata de uno de los conglomerados más importantes de América Latina, con participación en 72 compañías en más de 80 países. Es un caraqueño de 58 años, impecablemente vestido, generoso en palabras y con su acento venezolano intacto a pesar de tanto ir y venir por el mundo. Ha sido promotor del crecimiento de este grupo familiar que dicen factura 3.800 millones de dólares al año. Sus negocios van desde Venevisión, Univisión y Directv Latin America hasta la Cervecería Regional y Backus & Johnston, Almacenes Pueblo y el equipo de béisbol Los Leones de Caracas, una de sus más recientes adquisiciones.

Hace pocos días salió el libro Gustavo Cisneros, un empresario global, de Pablo Bachelet, su biografía autorizada. En sus lanzamientos han estado presentes los personajes más importantes de cada país, de los que Cisneros se ha rodeado toda la vida. Para la muestra, en México el escritor Carlos Fuentes presentó el libro y entre los asistentes estuvo el empresario Carlos Slim, el hombre más rico de Latinoamérica. Cisneros recibió a SEMANA en uno de los exquisitos salones del edificio ubicado a media cuadra de Park Avenue.

SEMANA: Cuando se lee su biografía y se ve el rápido éxito se pregunta si en verdad ha sido tan fácil crear un grupo tan importante en tan poco tiempo.

Gustavo Cisneros: Creo que la visión siempre fue la misma desde hace más de 25 años, cuando vimos que la transformación de las comunicaciones se iba a presentar. Pensamos en satélites, en fábricas de programación, en televisión y en el mercado hispanoamericano, y le apostamos. Por supuesto, uno recuerda más los éxitos que los fracasos, que tenemos varios, pero la función del empresario también es fracasar, porque se aprende para empezar de nuevo.

SEMANA: Es claro, como lo plantea la biografía, que los Cisneros siempre han sido visionarios, ¿para dónde van?

G.C.: Tenemos un equipo humano muy toreado y experto en mercadeo, publicidad y distribución de alimentos, refrescos, cervezas, desarrollo de marcas y por supuesto, de medios de comunicación. Esas herramientas son las que se necesitan en China, donde hay una sociedad de consumo instalada, con un alto crecimiento y una constitución que ya reconoce la propiedad privada. Iberoamérica puede tener una relación estupenda con Estados Unidos y China. Si nosotros vemos que en la Florida puede haber un gran centro de producción para darle más atención a ese país o si hay compañías norteamericanas que tengan potencial de crecer en China, las vamos a tener. No quiero ser dueño de medios allá, pero sí queremos proveer contenidos de satélite, Internet.

SEMANA: ¿Cómo van sus inversiones en Colombia?

G.C.: En Colombia nos gustaría ampliarnos más. En Directv estamos en relanzamiento. Tengo prohibiciones jurídicas para hablar del tema, pero la cadena Sky y Directv van a ser un buen negocio. Hay cambios en los medios, y la televisión digital va a permitir multiplicidad de canales, no ahora, pero Colombia tendrá que entrar. Queremos participar como promotores y gerentes. Estamos haciendo más televisión en Colombia, creciendo en talento. Tenemos una telenovela muy pegada en el continente, Cosita Rica, que es una producción venezolana con actores colombianos. Eso va estar sucediendo mucho. En algún momento vamos a comprar algún negocio. Fuimos socios de Panamco, pero en teoría ya no estamos atados, así que podríamos estar viendo negocios de refrescos en Colombia.

SEMANA: ¿Van a comprar o a lanzar algún nuevo producto?

G.C.: En Colombia es mejor comprar. Hay marcas muy buenas, negocios familiares estupendos. La condición es que puedan crecer hacia afuera.

SEMANA: Eso no lo centra en Carlos Ardila Lülle o Julio Mario Santo Domingo.

G.C.: Con ambos tenemos magníficas relaciones. Son gente buena, seria, excelente.

SEMANA: Y en el negocio de la cerveza.

G.C.: El anuncio de la compra de Amber ha puesto a pensar a todas las cerveceras para dónde van. Nos gustaría seguir creciendo. En Venezuela vamos bien con Regional, tenemos el 30 por ciento del mercado, pero queremos el 50. Tenemos la inversión con Santo Domingo en Perú y debemos explorar con él el futuro cervecero.

SEMANA: Si hay posibilidad de comprarle a Santo Domingo, ¿lo harán?

G.C.: Nosotros somos compradores, pero creo que no está en venta. Si estuviese, por supuesto que sí. Creo que con buena imaginación podemos sacar grandes combinaciones.

SEMANA: ¿Piensa poner plantas de producción en Colombia?

G. C.: En cerveza no. El mercado está saturado. De producción de televisión no lo descarto. Colombia tiene mucho talento y competitivamente el costo es excelente. Ya tenemos en Perú y Estados Unidos, así que Colombia sería un paso razonable.

SEMANA: ¿Quiere invertir en medios de comunicación?

G.C.: Nada impreso, en otros medios, como la radio, podría ser. Estamos muy fuertes en Chile y Uruguay, y posiblemente una alianza con empresarios de radio en Colombia podría darse.

SEMANA: ¿Cómo ve la situación en el país?

G.C.: Colombia tiene un Presidente fuera de serie y una clase dirigente muy inteligente. Si usted reúne todos los ministros de los últimos 25 años, y puede que no le guste uno que otro, en su conjunto son espectaculares, al igual que los presidentes, especialmente éste. Colombia está pasando el mejor momento en un cuarto de siglo. Es buen momento para invertir, para crecer. La gente está viendo el fin del túnel al problema de guerrilla y narcotrafico. Eso sí, soy moderadamente optimista.

SEMANA: Colombia está a punto de comenzar negociaciones con Estados Unidos. ¿Qué se puede perder o ganar y qué consejos le da al gobierno frente a las negociaciones?

G.C.: Buscarse todos lo que negociaron en Chile, Canadá, México y Estados Unidos, buscar las mejores cabezas y dejarlos que negocien por Colombia. Se requiere combinar talento nacional e internacional, pues si bien los colombianos son buenos negociadores, esto es algo muy especializado.

SEMANA: ¿Qué puede ganar el país?

G.C.: La gente va a ver a Colombia como parte del mundo de verdad, como algo global. Ese mensaje en sí es extraordinario. Le da entrada a los mercados más dinámicos del mundo. Es evidente que México, Chile, Canadá han mejorado mucho con el acceso al mercado estadounidense. Es mayor acceso a visas, tecnología, capitales, ideas. Realmente convierte a Colombia en un país moderno.

SEMANA: ¿Y perder?

G.C.: No hay nada qué perder. Algunos dicen que se pierde la soberanía, pero estamos en un mundo globalizado y lo que estamos ganando para el ciudadano común en su educación, desarrollo, en bienestar muestra que el futuro es tanto mayor que la soberanía, un cliché con el que no se come, no se bebe y sirve para cerrar muchos errores.

SEMANA: ¿Qué opina de la reelección de Uribe?

G.C.: En este momento es ganadora, siempre y cuando se cumplan las leyes y las normas. Es perfectamente legítimo que se haga y creo que ganaría.

SEMANA: Usted dice que "los grandes medios no se meten en política", pero lo que se ve en Venezuela parece no respetar esa premisa.

G.C.: Los medios de comunicación en Venezuela están deseosos de cumplir con su función de informar, educar, entretener, no quieren estar en política, pero quien los mete es el presidente Hugo Chávez con su estilo conflictivo y de no estar a gusto con la libertad de expresión, los derechos humanos y el concepto de democracia. En la medida en que esos conceptos se respeten, los medios no estarán en política

SEMANA: Desde el exterior, los observadores tienen la percepción de que los grandes perdedores en Venezuela son los medios porque perdieron la imparcialidad.

G.C.: No creo. Los grandes héroes de estas jornadas democráticas son los periodistas de todos los medios, y creo que no han perdido la imparcialidad. Si examina los noticieros, los reporteros llegan con problemas, les han dado palo, no los han dejado cubrir, los han agredido a ellos o sus familias, los han amenazado, y al final son ecuánimes cuando llegan a reportar. Sé, por las encuestas que medimos cada semana, desde hace muchos años, que en prestigio, calidad y servicio han mejorado.

SEMANA: Si el referendo pasa en Venezuela, hay elecciones y Chávez vuelve a ganar, ¿qué va a pasar en Venezuela con la oposición?

G.C.: Si ganó, hay que respetarlo. Si gana, gana, ese es el juego democrático.

SEMANA: ¿Qué le gustaría comprar que no ha podido?

G.C.: Un equipo de grandes ligas de béisbol. Asignatura pendiente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.