Viernes, 29 de agosto de 2014

“Nos hemos encontrado en retención en la fuente algunas personas ingeniándoselas para hacer trampa y bajar su impuesto” Guillermo torres - semana

| 2013/08/17 03:00

“Es ridículo hablar de hueco tributario”

El director de la Dian, Juan Ricardo Ortega, habla del recaudo de impuestos y lo que pasa con los sistemas informáticos en la entidad.

SEMANA: Después del buen comportamiento del recaudo tributario en los últimos años, se ha dicho que 2013 va frenado. Algunos analistas hablan incluso de un hueco enorme en materia de impuestos. ¿Cuál es la realidad?


JUAN RICARDO ORTEGA: Le doy las cifras. El año pasado, entre enero y julio, el recaudo iba en 63,1 billones de pesos y ahora lo llevamos en 65,1 billones. Ese crecimiento, que es del 3,3 por ciento, no puede ser calificado como malo. Esperábamos crecer 2 billones más, pues nuestra meta a julio 31 era 67,1 billones, pero de acá a finales del año tenemos la esperanza de alcanzarla, porque la economía está repuntando y porque hay compromiso de los funcionarios de la Dian.  Lo que definitivamente es claro es que no hay tal hueco.


SEMANA: Hablemos de algunos impuestos en particular. ¿Cómo se ha comportado el IVA?


J.R.O.: El IVA, en las declaraciones para el primer semestre de 2012, fue de 9 billones de pesos y este año fue de 9,4 billones, lo que muestra que hay crecimiento. Acá sufrimos un golpe en el flujo de caja porque la retención en la fuente del IVA se cayó. Esto se debe a la reforma tributaria que buscó darles un respiro a los pequeños y medianos empresarios y comerciantes. La retención del IVA era muy alta, eso representaba unos 3,1 billones de pesos en el semestre, pero este año hemos recibido 2 billones. Con ese resultado, algunos sectores sintieron un alivio. Es decir, el IVA por retención en la fuente se afectó, pero no por la actividad económica propiamente dicha. 


SEMANA: En renta ¿cómo ha estado el recaudo?


J.R.O.: En lo que tiene que ver con retención en la fuente llevamos 12,2 billones de pesos, lo que significa un crecimiento de un billón más frente al año pasado. La meta que nos habíamos fijado era de 12,6 billones, lo cual quiere decir que estamos muy cerca de alcanzarla. En la retención en la fuente no hay problema. En renta nos hemos mantenido en el nivel del año pasado de 31,5 billones de pesos, algo que considero extraordinario. 


SEMANA: ¿Es verdad que los contribuyentes se colgaron en el impuesto al patrimonio? 


J.R.O.: Con este vamos muy bien. Llevamos 2,2 billones de pesos, frente a una meta que era un poco por encima, de 2,1 billones. Hemos logrado recaudar unos 30.000 millones por fiscalización y eso sigue creciendo. 


SEMANA: ¿El nuevo impuesto al consumo está funcionando como se esperaba?


J.R.O.: Sí, se han recaudado casi 500.000 millones de pesos. Donde tenemos un problema y estamos perdiendo plata es en la gasolina. Se juntaron dos cosas: la reducción en el precio, porque en la reforma tributaria se cambió todo el impuesto, y también el contrabando. Por gasolina hemos recaudado 1,2 billones de pesos frente a una meta de 1,4 billones.


SEMANA: ¿Por qué cree entonces que algunos analistas hablan de un hueco de 11 billones de pesos en impuestos?


J.R.O.: No sé. Decir que las cosas están mal, cuando usted ve las cifras, es ridículo. Uno no puede crecer los impuestos en 2 billones de pesos, como lo hemos hecho hasta julio, y decir que hay un hueco. Sí hay una desaceleración de la economía que claramente tiene un impacto en el flujo de caja. Las medidas que se tomaron en la reforma tributaria aliviaron de forma muy importante y evitaron que el estornudo se convirtiera en una neumonía. 


SEMANA: Hay quienes dicen que la venta de Isagén se debe a que está corto el recaudo…


J.R.O.: No. Eso nunca ha sido parte de la discusión. El debate sobre Isagén es otro. Colombia tiene un problema de infraestructura, que es una vergüenza. Es algo que tenemos que resolver. Colombia no ha hecho una sola autopista. La pregunta que debemos hacernos es otra: ¿tiene sentido aumentar impuestos ahora en un mundo medio en crisis para hacer la infraestructura que el país demanda a gritos o vendemos bien vendido un activo cuyo dividendo es de apenas 100.000 millones al año?


SEMANA: Pasando a otro tema, hay muchas quejas por la aplicación de la reforma tributaria. Los contadores están medio locos. La entidad no estaba preparada para poner a marchar los cambios de la reforma…


J.R.O.: Siempre tuvimos claro que necesitábamos una transición y para eso había un artículo que hablaba de seis meses. Pero lamentablemente eso no se logró. Cuando pasan esas cosas, sencillamente se pierde la capacidad de planear. Los contadores han tenido un primer trimestre horroroso. 


Uno no puede sentir más que vergüenza, ofrecer excusas y claramente expresar la voluntad de buscar mecanismos para que esto no vuelva a pasar, porque no se lo merecen. Ahora, no hay que olvidar que el país no hacía reformas de esta profundidad desde 1986. Con esta cambiamos completamente el sistema tributario basándolo en la equidad.


SEMANA: Frente al nuevo impuesto Cree parece que hay mucha confusión y que no alcanzará a recaudarse lo esperado ¿Ya entró en operación?


J.R.O.: Lo que ha habido es mucha desinformación porque hay interés electoral de algunos movimientos que han tratado de generar pánico. Lo de fondo debe ser que el Sena y el ICBF tienen garantizados los recursos. Este impuesto solo se conocerá el próximo año cuando se declare, por eso hoy nadie puede decir nada, porque terminarían siendo  mentiras. 


SEMANA: Pero hay quejas de las empresas por el manejo operativo...


J.R.O.: Hemos tenido algunos problemas en armar lo que sería el esquema de retención y ha sido difícil. Se trató de hacer algo parecido a como se recauda la retención en renta, pero el Cree es muy distinto, porque le pega diferente a los sectores. 


Con toda razón los contadores están enloquecidos, pero los hemos escuchado, nos hemos sentado a hablar con la gente y ahora nos vamos a mover hacia una autoretención del Cree. El decreto está listo. Con este nuevo esquema resolverá muchos de los problemas operativos que se nos han presentado y me da la tranquilidad de lo que es el impuesto.


SEMANA: El colapso de algunos de los servicios informáticos de la Dian es muy grave. ¿Qué pasa? ¿Falta más inversión en tecnología?


J.R.O.:  Lamentablemente en esta área se dejó de invertir durante muchos años. Yo no puedo juzgar lo que sucedió en el pasado o por qué no se invirtió en sistemas. Cuando llegamos a la Dian los funcionarios tenían computadores de 14 años de antigüedad. Adquirimos  equipos y servidores nuevos. Muchas cosas de la administración están en software de los años noventa. Hay cosas tan viejas que ni siquiera tienen soportes de las casas de software. A la Dian no se le aumentaba el presupuesto hace mucho rato. Estas son discusiones presupuestales que debe dar el país.

 

SEMANA: ¿Pero se ha invertido para superar el rezago?


J.R.O.: En este gobierno hemos venido invirtiendo de manera importante, pero uno no supera el rezago de un momento para otro. Hemos mejorado muchas cosas. Se contrató una casa de software que tiene prestigio internacional, pero repito, uno no puede cambiar de un día para otro.


SEMANA: Usted se ha especializado en taponar agujeros por donde algunos hacen el quite a los impuestos. ¿Se ha encontrado algún nuevo hueco?


J.R.O.: Nos hemos encontrado en retención en la fuente algunas personas ingeniándoselas para hacer trampa y bajar su impuesto. Mire, la retención en la fuente de salarios, que debería haber crecido de manera importante a lo largo del año, porque el IMAN nos aumentó los impuestos a las personas que tenemos mayores ingresos, extrañamente cayó. 


SEMANA: Y ¿cómo se explica?


J.R.O: La explicación podría estar en que algunos de altísimo salario se inventaron un esquema para aumentar su ingreso contablemente y, mediante un truco, dejan de ser asalariados y se vuelven independientes. Con eso evaden la retención. Resulta absolutamente grotesco que hagan lo que sea para no pagar impuestos y son precisamente quienes tienen ingresos más altos. Pero vamos tras ellos.


SEMANA: ¿Definitivamente se podrá ganar la batalla al contrabando?


J.R.O: Sería un error generarle a la gente la sensación de que hay una solución mágica que cambie la realidad. La institucionalidad colombiana nunca se armó para defender el sistema económico. Se habla de contrabando pero nunca se ha estudiado qué hay detrás. 


Creemos que hay que construir una nueva institucionalidad; crear inteligencia para el tema del contrabando y formas jurídicas de desarmar las organizaciones y acabar con las redes logísticas que se prestan para realizarlo. Este es un tema central para la seguridad económica del país y en mi sentir sería muy importante dar estas discusiones que han dado otros países. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×