Martes, 24 de enero de 2017

| 1983/10/24 00:00

ESTA ES COLOMBIA, PABLO

Sorpresivo auto de detención contra Pablo Escobar por presunta vinculación con el asesinato de dos agentes secretos

ESTA ES COLOMBIA, PABLO

Se están dando pasos de animal grande. El gobierno en su ofensiva contra la mafia y en su intento de cercarla por todos los flancos ha tomado medidas que van desde la cancelación de licencias de vuelo para aeronaves presuntamente vinculadas con el narcotráfico, hasta la presentación al Congreso del Tratado de asistencia mutua con los Estados Unidos, para hacer efectivo el Tratado de extradición. Pero un golpe de gracia que nadie se esperaba se dio al terminar la semana. Lo propinó la rama judicial el pasado jueves 22 de septiembre, cuando el juez décimo superior, Gustavo Zuluaga Serna, dictó auto de detención contra quienes se consideran dos peces grandes: Pablo Escobar y su primo Gustavo Gaviria, acusados por presunta vinculación con el asesinato de dos agentes secretos.
Los hechos se remontan al 30 de marzo de 1977 en Medellín. En el barrio La Floresta, cinco hombres interceptaron un campero en el cual se movilizaban dos agentes secretos, Luis Fernando Vasco y Gilberto de Jesús Hernández, quienes fueron acribillados a bala. Al parecer, uno de ellos había participado el año anterior en un operativo en el cual habían caído 39 libras de cocaína y habían sido detenidas seis personas, entre quienes se contaban Escobar y Gaviria.
Seis años llevaba el proceso que se abrió entonces y que había permanecido inexplicablemente estancado en manos del mismo juez. Sin embargo, y teniendo en cuenta que teóricamente la rama judicial funciona separadamente del ejecutivo, no resulta, como podría parecer, una coincidencia casual el hecho de que, precisamente, sea inmediatamente después del prematuramente congelado debate sobre "dineros calientes" y del escándalo en torno al ministro de Justicia, cuando sale a la luz pública el dictamen judicial.
Tan pronto como conoció la noticia, Pablo Escobar hizo saber, por intermedio de algunos de sus hombres, que "permanecería en el país sin eludir la justicia", alegando inocencia frente a la sindicación de asesinato. Se supo también que canceló un viaje a Puerto Berrío a donde iba a asistir como invitado a las llamadas "Fiestas del retorno", para inaugurar la iluminación de un estadio de fútbol en cuya financiación había intervenido. El vuelo de ACES que había sido contratado por "Civismo en marcha" fue suspendido por la empresa sin que mediara explicación alguna y "El Colombiano" hizo saber que no aceptaría más de esos avisos publicitarios que salían semanalmente anunciando los programas de "Civismo en marcha" .
Por otra parte, interrogado el ministro de Justicia sobre la medida en contra de Escobar, manifestó su desconocimiento al respecto y se limitó a decir: "ahora la justicia es más efectiva". En otros sectores, se comentaba el problema en relación con la inmunidad parlamentaria: mientras algunos afirman que la suplencia no está cobijada por ella, otros, como el ex presidente de la Comisión de Acusaciones, Carlos Mauro Hoyos, sostiene que, de acuerdo con antecedentes de parlamentarios suplentes, ese derecho también los cubre, porque se adquiere automáticamente al jurar el cargo. Esta semana será decisiva en el asunto, pues en sesión plenaria de la Cámara se nombrará la comisión encargada de decidir si se acepta o no la petición del juez para levantarle la inmunidad parlamentaria a Escobar.
Al finalizar la semana, el comentario general apuntaba a señalar alguna coincidencia con el famoso caso de Al Capone a quien, ante la imposibilidad de comprobársele sus actividades como cabeza de la mafia, se le buscó el talón de Aquiles que lo hacía vulnerable: la evasión de impuestos. Escobar, en este sentido, también parece tener su talón: el delito del 76. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.