Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/03/12 00:00

Expertos dicen que Obama debe aprobar TLC colombiano antes de Cumbre

Expertos dicen que Obama debe aprobar TLC colombiano antes de Cumbre

WASHINGTON (AP) — América Latina tomaría como un "indicio de buena voluntad" si el presidente Barack Obama se presenta en la Cumbre de las Américas con la aprobación del tratado de libre comercio con Colombia, dijeron expertos el miércoles ante un comité del Congreso.

Indicaron que Obama tendrá oportunidad en esa reunión de un primer contacto con los presidentes de la región que esperarían también "indicios favorables" en temas como la inmigración, el Caribe y la crisis financiera global, así como "posiciones claras" sobre el populismo y las relaciones con gobiernos que lo siguen.

Los comentarios de Thomas F. "Mack" McLarty, Peter Hakim y Otto Reich surgieron durante una audiencia del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre lo que esperaría el nuevo gobierno de Washington en la reunión presidencial a partir del 17 de abril en la capital trinitaria de Puerto España.

Howard L. Berman, demócrata de California y presidente del comité, afirmó que con el gobierno de Bill Clinton en la década pasada las relaciones con América Latina llegaron a su mejor nivel en tiempos recientes, pero luego cayeron durante la presidencia de George W. Bush.

"Nuestra influencia y posición en un vecindario comparativamente tranquilo llegaron a su punto más bajo como nunca antes", dijo.

Recordó que Estados Unidos terminó incluso "apoyando" un golpe de estado en Venezuela y luego de los atentados terroristas involucró a "nuestros amigos vecinos" en un metódico plan antiterrorista, a la vez que con su "insaciable apetito por las drogas ilegales" alentaba el narcotráfico y su secuela de violencia que ahora "devoran instituciones" en la región".

Para la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, de la Florida, el retraso en la aprobación del acuerdo colombiano, motivado por acusaciones mayormente demócratas de que el país no respeta los derechos sindicales, estaba siendo tomado por la región como un "mensaje negativo y de desconfianza en Estados Unidos".

Dijo que el Congreso acababa también de recortar la ayuda para la lucha antidrogas en México, donde "hay un pueblo y combatientes que sufren por la violencia" de los carteles pero que para Washington "no cuentan ni recibirán un apoyo total".

McLarty, ex enviado especial del presidente Bill Clinton para América Latina, dijo que Obama "cuando menos" debería ir con la aprobación del tratado con Colombia o con Panamá, que espera igualmente ratificación legislativa junto con Corea del Sur.

"Con México no se trata sólo de dinero", agregó. "Se requiere un activo compromiso"
Hakim, director del Diálogo Interamericano, organización de análisis regional en Washington, dijo que la aprobación del tratado colombiano "no sólo será un indicio de una buena relación sino de credibilidad" de Estados Unidos.

Indicó que Obama debería también definir su política sobre Cuba, aun cuando ha promovido la inserción en una ley de presupuesto público esta semana de medidas para el debilitamiento de las restricciones de viajes familiares y comercio agrícola.

"Ahora mismo es difícil trabajar con el resto del hemisferio porque la política estadounidense está muy distante de la línea de los demás países", dijo Hakim, un proponente del fin del embargo comercial de Cuba que es también pedido por la mayoría de países latinoamericanos.

Reich, subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental de Bush, dijo que "nunca antes" había visto un interés de un solo país, como es el caso de Estados Unidos, que toma decisiones apremiadas y unilaterales sobre otro país sin contactar a éste previamente.

"Se está diciendo 'levanten el embargo, levanten el embargo', pero en 50 años el régimen de (Fidel) Castro no ha liberado a los prisioneros políticos, no permite la formación libre de sindicatos de trabajadores ni hace las cosas que debió haber hecho", dijo.

Connie Mack, republicano de la Florida, hizo notar que Obama aún no ha designado a los funcionarios del Departamento de Estado que ejecutarán su política regional y que quedaría complacido si la cumbre acuerda "metas para la prosperidad, fortalecimiento institucional y gobernabilidad, y mayor seguridad energética y cooperación" en la región.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.