Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/10/09 20:22

“Los cafeteros todavía no hemos salido de las malas”

El nuevo gerente de la Fedecafé, Roberto Vélez, afirma que vienen días difíciles por el fenómeno de El Niño y habla de una nueva variedad del grano.

Roberto Vélez Vallejo, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros. Foto: Guillermo Torres / SEMANA

Semana.com: Acaba de cerrarse un año cafetero. ¿Fue un período récord, verdad?

ROBERTO VÉLEZ:
Sí, terminamos una vigencia cafetera (octubre-septiembre) con casi 13,3 millones de sacos, por encima del año anterior, gracias a la renovación de los árboles que permitió incrementar la productividad por hectárea.
 
Semana.com: ¿Esa mayor producción cómo se traduce en ingreso para los cafeteros?

R. V.: Le estamos apuntando a unos 5,6 billones de pesos, que sería una cifra récord del costo de la cosecha cafetera colombiana en un año.
 
Semana.com: ¿Los cafeteros ya salieron de la mala racha de los últimos años, cuando el Gobierno tuvo que apoyarlos con el PIC?

R. V.: Los cafeteros todavía no hemos salido de las malas. De ahora en adelante, tenemos que hacer un esfuerzo superlativo para devolverle la rentabilidad a la caficultura. Con los precios internacionales de hoy o con el precio local en un nivel entre 750.000 y 800.000 pesos la carga, uno podría decir que, más o menos, nos sostendríamos el próximo año y eso sería un factor favorable para el ingreso de los cafeteros. Pero el problema es que no sabemos si el dólar se va a mantener en el actual nivel.

Tampoco sabemos qué va a pasar con el mercado. Estamos en un punto muy sensible donde cualquier factor que medio juegue en contra nos afecta. Factores como el clima, la producción, el precio internacional o un aumento desbordado de los costos.
 
Semana.com: ¿Acaso están desbordados los costos?

R. V.:
Estamos viviendo un incremento en la mano de obra que no habíamos tenido nunca antes y un aumento en los insumos y fertilizantes. Esto hace que el equilibrio entre ingresos y gastos sea muy débil. Si se voltea un elemento, fácilmente volvemos al preocupante tema de que no sea rentable producir café.
 
Semana.com: ¿Qué se puede hacer?


R. V.:
Hay que trabajar en las dos puntas fuertemente. Es decir, tanto en precio como en cantidad. En cuanto al primero hay que buscar los nichos más altos del mercado, seguir insistiendo en los cafés especiales y tratar de colocar producto colombiano en cada nicho. Sobre las cantidades tenemos que seguir mejorando la productividad por hectárea. Es verdad que venimos en una franca recuperación.

De 11 sacos por hectárea pasamos hoy a alrededor de 16 sacos. Pero tenemos que estar por lo menos en 22 sacos por hectárea. Mire que una buena hacienda en Brasil hace 30 o 35 sacos por hectárea.
 
Semana.com:¿Y qué hace falta para lograrlo?

R. V.:
Debemos trabajar en dirección a tener unos cafetales más jóvenes. Y ser capaz de tener una caficultura que, desde el punto de vista biológico, pueda producir mayor cantidad de fruta.
 
Semana.com: ¿En comercialización qué se puede hacer?


R. V.: Vamos a seguir intentando llegar al mercado de cafés especiales en Estados Unidos, pero tenemos que abrirnos espacio en Europa. Allí el tema de la sostenibilidad es muy importante y Colombia tiene un récord en materia de cafés sostenibles.

Tenemos que ver cómo comprometemos a los tostadores de Europa para que compren mayores volúmenes de estos cafés. Y también necesitamos empezar a abrir nuevos mercados. Lo de Japón es impresionante. Ellos siguen consumiendo más y nosotros debemos seguir trabajando para retomar un espacio que perdimos cuando se cayó la producción. Vamos a seguir trabajando con nuestra oficina en China y ver qué podemos hacer en el sudeste asiático.
 
Semana.com: Hace poco más de un año llegó al país la cadena Starbucks, ¿qué ha significado para las tiendas Juan Valdez?

R. V.:
Las tiendas siguen su camino. Hoy estamos por encima de 320, más de 100 fuera del país. Hay que seguir el proceso de expansión de esta cadena y llegar muy pronto a las 500 tiendas. En Colombia ha sido impresionante el reconocimiento y la fidelidad por la marca Juan Valdez. Le puedo decir con sobrada razón, que la entrada de Starbucks ha dinamizado el mercado y no le ha quitado espacio.
 
Semana.com: La Misión Cafetera ha levantado mucha polémica, especialmente cuando sugiere sembrar otra variedad como la robusta. ¿Esto le parece una locura, como a algunos?

R. V.:
Frente a que se cultive café robusta, debo decir que no es posible cultivar este tipo de café en alturas. Es decir, nosotros no podemos reemplazar la caficultura actual con robusta. Lo que sí puede hacer el país es aprovechar tierras planas donde se podría montar irrigación para producir, de una manera muy técnica y competitiva, café robusta porque la demanda de esta variedad sigue creciendo en el mercado. Pero para eso hay que hacer un trabajo desde el punto de vista técnico con Cenicafé para tener un paquete tecnológico. No es solo implementar una especie de café como la canephora (la robusta) sino el paquete tecnológico, como a qué distancia se siembra, cuántos árboles por hectárea, cómo se recolecta y cuál es la mejor forma de hacerlo, entre otras.
 
Semana.com: ¿En la altillanura podría funcionar?

R. V.:
Yo creo que sí. Eso no tiene ningún problema. No lo veo descabellado. Pero la federación no promoverá ese tipo de cosas. Tiene que hacerlo un grupo de inversionistas o una empresa grande que quiera invertir y sembrar 3.000 o 4.000 hectáreas en los llanos. Eso me parece muy buena idea.
 
Semana.com: ¿Cómo afectará el fenómeno de El Niño los cafetales?


R. V.:
En primer lugar se afecta lo que llamamos la conversión entre cereza y café pergamino. Cuando se recoge la cereza que se ha visto sometida a un déficit hídrico tan largo, buena parte de las almendras que forman el café se secan. En ese caso, necesitaríamos más cerezas para tener la misma cantidad de grano, entonces crecen  los costos. Pero la parte más grave es que ahora vienen las floraciones para lo que denominados mitaca y la cosecha grande del sur del país. Si no hay lluvias después de las floraciones, la planta simplemente aborta la flor y no se produce el fruto.
 
Semana.com: De intensificarse El Niño, ¿cuándo se vería la afectación?

R. V.:
Se afectaría la cosecha de abril, mayo y junio del próximo año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.