Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/25/1989 12:00:00 AM

FUTURO CRUDO

Los análisis más recientes indican que en la próxima década el petróleo también va a ser barato.

Los pesimistas están seguros de que es así. Tantos años con el petróleo barato, dicen, no pueden durar toda la vida. Por lo tanto, la próxima década va a ver el retorno de los países productores de petróleo, haciendo poner de rodillas a los consumidores del mundo industrializado. Al fin y al cabo, las estadísticas muestran que el consumo está aumentando, la producción en Estados Unidos y la Unión Soviética disminuye y el poder de la Opep -el temido cartel de productores del crudo- está creciendo.
Semejante pronóstico debería preocupar a los habitantes de todo el planeta.Al fin y al cabo,se estima que el consumo de petróleo, tan sólo en la órbita no comunista, asciende a 50 millones de barriles por día. Si el precio actual se incrementara tan sólo en un 30%, los efectos agregados serían desastrosos para la estabilidad económica actual. Algunos extremistas predicen una recesión generalizada, al igual que la vuelta de la inflación y el aumento del desempleo en los países mas ricos.
Todo eso, claro está, depende de cómo se comporten los precios. Después del últmo shock del petróleo en 1979, el valor del barril de crudo se ha ido hacia abajo y, aunque ya el mineral no se cotiza en cercanías de 10 dólares como sucedió en 1986, es lo suficientemente bajo para no preocuparle a los consumidores. No obstante, en los últimos dos años los bajos precios han forzado el cierre de los pozos más costosos y, como consecuencia de ese fenómeno, los países de la Opep han visto reverdecer lentamente sus laureles. Las ventas del cartel se acercan ahora a los 20 millones de barriles al día y el precio se ha mantenido estable en un rango entre 16 y 20 dólares el barril.
Con esos antecedentes, todo haría pensar que en la próxima década la Opep va a volver por sus fueros. Al fin y al cabo, las proyecciones indican que la producción de crudo está disminuyendo paulatinamente. No obstante, quienes tienen esa idea suponen que el ritmo de descubrimientos va a ser muy bajo. La lógica económica hace suponer que con los precios por el suelo la actividad exploratoria va a disminuir. Sin embargo, todo indica que eso no será así. La semana pasada se supo que Arabia Saudita iniciará un plan de expansión de su producción, con una inversión de 15 mil millones de dólares en seis años. Algo similar les ocurre a Kuwait, Quatar, Irán, Irak y Venezuela. Ante eso se estima que la capacidad de explotación de los 13 países miembros de la Opep va a pasar de 23.2 a 27 millones de barriles por día. Ese hecho aseguraría la tranquilidad del mundo industrializado en la próxima década que no tendría sobresaltos en esta área. Tal opinión es compartida por los productores. Según el ministro del Petróleo de Arabia Saudita, Hisham Nazer, todo se hace ante el convencimiento de que "un precio demasiado alto tan sólo es el preludio de uno demasiado bajo".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.