Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/5/2009 12:00:00 AM

Gasolina extra

Uno de los más grandes accionistas de Terpel quiere vender. Un negocio millonario que ya les interesa a varios inversionistas internacionales.

La semana pasada un anuncio muy importante pasó casi inadvertido para la mayoría de los colombianos. La Sociedad de Inversiones de Energía (SIE), holding propietaria de la Organización Terpel, anunció que contrató una banca de inversión para analizar una eventual venta de activos.

La operación se originaría en que el fondo de inversión Ashmore (AEI), de origen inglés, poseedor de casi el 30 por ciento de SIE y con participación mayoritaria en otras firmas como Promigás, habría decidido reorganizar sus portafolios mundiales. Ashmore maneja 31.000 millones de dólares en el planeta y saldría de algunas inversiones.

La noticia tiene efectos en el país, pues cambiaría de manos Terpel, la tercera compañía más grande de Colombia, dueña de 1.700 puntos de servicio en Latinoamérica.

Sin embargo, son muchas las cosas que el país desconoce. Primero, que Terpel es la primera multinacional colombiana de la venta minorista de los combustibles y que factura al año más de 5.000 millones de dólares; tiene presencia en Chile, Ecuador, Panamá, México y Perú.

El negocio se podría convertir en uno de los más grandes de los últimos años. Sólo en Colombia, Terpel dio el año pasado una utilidad operacional superior a 100 millones de dólares y ha hecho inversiones muy importantes de expansión como los 210 millones de dólares con que compró los activos de Repsol en Chile a finales de 2007. Esto lleva a los expertos a pensar que la participación de Ashmore en Terpel podría valer hasta 500 millones de dólares.

Por eso, la convocatoria podría ser multitudinaria, pues grandes del negocio van a estar interesados. Los primeros en los que se piensa son Ecopetrol y Petrobras; para la primera podría significar incursionar en el mercado de distribución, idea que nunca ha descartado. Pero Ecopetrol ha desmentido en otras oportunidades una eventual negociación con Terpel.

Por su parte, Petrobras ya tiene estaciones de servicio en varias ciudades, pero aún su número es reducido. Por eso, hacerse a Terpel sería consolidarse en la venta minorista de gasolina.

Hay otros inversionistas interesados, según pudo establecer SEMANA. Se trata de empresarios chilenos que quieren incursionar fuertemente en el negocio de combustibles en Colombia. De hecho, hace dos semanas hubo una reunión en un hotel de Bogotá, donde le dieron una primera mirada a los números de Terpel.

Actualmente, la firma colombiana tiene una presencia importante en el país austral, donde en 2007 compró 206 estaciones de servicio. Además acaba de firmar un contrato con Enap (la estatal petrolera de Chile) para suministro de combustible de largo plazo. Las relaciones con Chile están completamente fluidas. También hay un grupo peruano y otro norteamericano interesados en una eventual negociación.

La fórmula de Terpel de consolidarse y expandirse internacionalmente ha dado frutos y por eso hoy es una compañía clave para Colombia. De ahí que la venta de cualquier participación en la firma puede resultar en un negocio millonario.

Terpel empezó como una compañía regional de Bucaramanga, luego pasó a ser una de las más importantes del país y ahora está ganando protagonismo en el mercado latinoamericano como una de las multinacionales más importantes del sector. Ese es un activo por el que vale la pena hacer una gran apuesta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?