Lunes, 20 de febrero de 2017

| 1983/06/06 00:00

HABLAN LOS ECONOMISTAS DE SEMANA

Con motivo del primer aniversario, se realizó un panel con los economistas de SEMANA sobre temas de actualdiad. A continuación reproducimos las respuestas a algunas de las preguntas que les fueron formuladas.

HABLAN LOS ECONOMISTAS DE SEMANA

Los planteamientos iniciales del gobierno de B. B. parecían ir en contra de incrementar el gasto público como mecanismo de reactivación de la economía. ¿ Considera usted que las últimas políticas adoptadas implican que, sobre la marcha, el gobierno se ha visto obligado a dar un viraje radical? En caso de ser esto cierto, ¿considera que este viraje tal como se ha ido planteando es la fórmula más rápida para la reactivación ?

Jorge Ramírez Ocampo
En mi opinión, el gobierno ha tomado la decisión de mantener el gasto público similar al que tenía en el gobierno anterior. Sin embargo, no ha definido explícitamente esta política y todavía en las declaraciones oficiales hay alguna oportunidad en las que se da mayor prioridad al uso de mecanismos para la estabilización que aquellos necesarios para la reactivación de la economía. Por consiguiente, no hay un viraje radical sino un ajuste gradual de la política económica. La reactivación basada exclusivamente en el gasto público no ha funcionado durante los últimos tres años, cuando todo el énfasis se había concentrado en este campo. Esa excesiva concentración en un solo sector de la economía fue probablemente una de las causas de que los sectores privados fueran sometidos a una austeridad desmedida que ayudó a frenar el ritmo de la actividad económica. El gasto público no puede ser, por consiguiente, el instrumento único para la reactivación y es necesario desarrollar una estrategia integral cuya propiedad, claramente definida, sea esta medida.

Salomón Kalmanovitz
Comparemos a la economía con una vejiga inflada que viene perdiendo aire en cantidades cada vez mayores. Se le sale el aire por un creciente saldo negativo de comercio exterior que, en términos llanos, significa que los productores nacionales pierden mercados de exportación y parte del mercado interior que se llevan las importaciones. Las únicas fuentes de aire son: a) inflar el mercado interior redistribuyendo la renta en favor del consumo y taponando las roturas por donde se cuelan las importaciones; b) aumentos de la inversión privada (que no va a responder remotamente en una situación de tanta deflación) y de la pública; c) aumento de las exportaciones, que requiere de una reactivación internacional e invertir el proceso revaluatorio del peso.

El gobierno había adoptado como política básica incentivar la inversión privada y medio taponar el flanco externo. Ante la urgencia de presenciar que la deflación se acelera, el gobierno se vio forzado a aumentar el gasto público en su forma de inversión. No lo había hecho antes porque con un déficit fiscal de 4.5% del PIB, aumentar el gasto público en la cuantía necesaria para detener la contracción de la actividad llevaría a un profundo desajuste del margen monetario que presta el saldo negativo de balanza de pagos. Yo creo que para reactivar la economía se requeriría un déficit fiscal del 9% del PIB, mínimamente. Pero para que ello no resulte arriesgado en el futuro el gobierno debería aumentar el recaudo tributario en unos 5 ó 6 puntos del PIB.

Ernesto Samper Pizano
Los planteamientos iniciales del gobierno Betancur no descartaban, creo yo, la utilización del gasto público como instrumento de reactivación, más bien, aconsejaban su restricción para calmar el déficit fiscal y evitar las consecuencias inflacionarias de su crecimiento. Ahora, cuando la flecha de la inflación ha sido sustituida por la de la recesión, se debería tener en cuenta el papel del gasto público como instrumento reactivador de la economía y diseñar un plan de obras públicas en frentes de prioridad social que no generen compromisos de largo plazo para el fisco. Cito ejemplos: campañas de vacunación masiva, programas alimentarios, esfuerzos de alfabetización, dotación de escuelas y hospitales ya existentes.

2
El gobierno ha considerado como uno de sus grandes logros el descenso de las tasas de interés. ¿Implicará esto un aumento inmediato de la inversión privada, haciendo innecesario lo que algunos han denominado como el "paternal " uso del gasto público
Jorge Ramírez Ocampo
Implícitamente la respuesta a esta pregunta está en la anterior, puesto que, en mi opinión, no es suficiente el énfasis en un solo sector para reactivar la economía colombiana en las circunstancias actuales. La estrategia debe ser muy audaz y debe haber un compromiso integral del gobierno para buscar la reactivación aun corriendo el riesgo de que algunas de sus otras metas se vean parcialmente sacrificadas. En períodos de recesión, los problemas de desempleo y las dificultades de las empresas tales como las hemos visto en los últimos meses, deben considerarse como el problema prioritario que, si no se resuelve, ocasiona conflictos sociales sumamente graves. La baja de las tasas de interés ha sido moderada pero útil. Sin embargo, los niveles actuales de intereses comerciales son todavía muy elevados para estimular programas ambiciosos de inversión privada.

Salomón Kalmanovitz
La inversión sólo se desarrolla cuando hay perspectivas favorables de rentabilidad. Y ésta es baja o negativa en una situación tan recesiva como la actual. Aun si se venciera "la trampa de liquidez" y el interés fuera negativo dudo que la inversión levantara cabeza. Habrá inversión en la medida en que las ventas aumenten considerablemente y se utilice el 85 o 90% de la capacidad productiva existente. Hoy en día, el grado de utilización de las plantas es de menos del 60% .

Ernesto Samper Pizano
El futuro económico inmediato está enredado en dos círculos viciosos; el círculo inversión-confianza, no se invierte porque no está claro el "clima de inversión" y no hay confianza porque nadie invierte y el círculo riesgo-garantía, no se presta porque no hay garantías y las garantías no alcanzan porque es muy alto el riesgo. En estas condiciones, la rebaja de las tasas de interés, por decreto, claro que es importante, pero precisa complementarse con un nuevo clima psicológico que devuelva la confianza al inversionista y unos mecanismos ágiles de garantías a través de los cuales el gobierno, mas que comprometerse en el suministro directo de fondos, garantice ante el sistema financiero operaciones de personas y empresas que están hoy en la cuerda floja.

3
El ex presidente López planteó recientemente que la gran disyuntiva económica es "exportar o morir". Simultáneamente, el gobierno ha tomado una serie de medidas proteccionistas. Parecería, entonces, que hay dos alternativas de reactivación: la primera, desarrollo hacia afuera, confiando en la dinámica del sector externo y la segunda, desarrollo hacia adentro, dándole énfasis a la expansión del mercado interno. ¿Qué opina al respecto?

Jorge Ramírez Ocampo
No creo que haya contradicción fundamental entre los dos planteamientos. Recuérdese que el presidente López ya había indicado que en las condiciones actuales de la economía mundial, era necesario hacer un viraje en la política económica y buscar mayor proteccionismo para que nuestros sectores productivos se beneficiaran del mercado interno. Eso, desde luego, es compatible con la orientación de la política de restricción de importaciones adoptada por el gobierno actual y es compatible también con los mayores estímulos que quiere incorporar el gobierno para lograr que las exportaciones no se deterioren. En la pregunta hay implícito un dogmatismo económico que supone que sólo los extremos son viables y que las políticas económicas deben mantenerse aun cuando las circunstancias se modifiquen. Mi opinión es que en política económica es necesario ser pragmático y conciliar las aspiraciones teóricas con la tozuda realidad.

Salomon Kalmanovitz
La consigna del ex presidente López "exportar o morir" yo la convertiría en el dicho fatal de "exportar y morir". El neoliberalismo contribuyó a reconcentrar la renta nacional y a deteriorar el consumo de los trabajadores y las capas medias. Por ello, las exportaciones debían sustituir el consumo interno así menguado. Pero la liberación de importaciones en medio de un proceso de revaluación del peso, generado por bonanzas para sus respectivos dueños, hizo que la participación de la producción nacional en un mercado decreciente perdiera terreno apreciable frente a las importaciones. Este es el origen de la deflación. Por lo tanto creo que una recuperación podría venir por una distribucion más igualitaria y recuperación del consumo dentro de una economía más protegida tanto por medidas administrativas como de precios (devaluación). No creo que una devaluación del 100% ya curaría ningún mal. Por el contrario, crearía desorden inflacionario y sería más reconcentrador de la renta todavía, agravando problemas de realización causados por las políticas liberales para el capital. Además, la pérdida de exportaciones no sólo fue resultado de la revaluación del peso(curable por la devaluación) sino más todavía por la recesión internacional y las crecientes restricciones al comercio que están imponiendo los Estados Unidos y la Comunidad Económica Europea. Prepararnos para exportar podría significar pagar la penitencia sin lograr la absolución. En últimas, la receta exportadora recuerda al medico que recomendó un doloroso tratamiento al paciente y éste le produjo una rotunda intoxicación. El paciente se queja moribundo y el médico le dice: termine el tratamiento o no me responsabilizo por su muerte.

Ernesto Samper Pizano
No son dos alternativas de reactivación, son dos alternativas de desarrollo. La primera está caracterizada por un esquema equilibrado, con algún énfasis agrícola, modernización del sector informal urbano, ampliación de la demanda interna, selectividad en el manejo de corto plazo y, ciertamente, apertura externa. El segundo esquema sostiene una estrategia desequilibrada del desarrollo, apoyada por ejemplo en la construcción, el fortalecimiento del sector industrial moderno, estímulos subsidiados a la oferta, crédito dirigido y protección frente a la competencia externa.

4
La mala situación de los países miembros del Pacto Andino implica un descenso considerable en las exportaciones industriales. ¿Se podría deducir que el sector externo colombiano volverá a depender casi exclusivamente del café?

Jorge Ramirez Ocampo
Fui, quizás, el primer colombiano que indicó la necesidad de hacer una revisión fundamental del Pacto Andino, debido al cambio de las circunstancias de los países del área. De tal manera que no tengo muchas ilusiones sobre el mantenimiento del nivel de nuestras exportaciones industriales dentro del Pacto Andino. No implica esta apreciación que Colombia deba resignarse nuevamente a la mono-exportación. Implica que nuestra política comercial y económica tiene que ser más amplia y más audaz, para lograr penetrar mercados nuevos, utilizando los principios de la reciprocidad que explícitamente ha incorporado la legislación colombiana en el decreto 222 de 1983.

Salomón Kalmanovitz
El sector externo colombiano está dependiendo de nuevo en forma creciente del café. Quizás el año entrante el niquel y el carbón mengüen un poco las tendencias monoexportadoras. Lo mismo haría una reactivación que no resbale del capitalismo mundial.

Ernesto Samper Pizano
La mala situacion del Pacto Andino, para nosotros, es la mala situación de Venezuela a la cual se dirigían más del 75% de nuestras exportaciones del mercado subregional. Desde este punto de vista, la bancarrota venezolana ciertamente acentuará nuestra dependencia del café si se tiene en cuenta que más de un 30% de nuestras exportaciones no tradicionales iban al mercado venezolano y que nuestra otra gran fuente de divisas, la marihuana, ha entrado en lo que podríamos llamar una época de antibonanza.

5
Se observa actualmente un margen de diferencia entre el precio del dólar negro y el del dólar oficial como no se había presentado desde hacía más de 10 años. ¿Piensa que el alto precio del dólar negro es la forma como el mercado está expresando una apremiante necesidad de devaluación o es el resultado de una situación de pánico que se ha creado entre el público?

Jorge Ramirez Ocampo
La situación anormal es la de que el cambio negro sea inferior al cambio oficial. Por consiguiente, podría decirse que estamos retornando a la normalidad. Sin embargo, el diferencial actual entre las dos tasas de cambio comienza a ser peligroso y las medidas del gobierno que, a veces son muy bien intencionadas, como la de restricción de importaciones para los viajeros, pueden tener el efecto desfavorable de generar expectativas peligrosas.

Salomón Kalmanovitz
El alza del dólar negro debe estar reflejando la demanda de los fugadores de capitales y además la de los importadores venezolanos para hacer trampas con los diferenciales de cambio en ese país. La oferta viene en baja por el deterioro del tráfico de drogas y la suspensión de remesas de los colombianos que trabajan o trabajaban en Venezuela. Por lo demás, mucha gente sabe que los dólares y las mercancias importadas se van a hacer crecientemente escasas. Yo creo que la necesidad de devaluación es apremiante por la magnitud del déficit comercial legal. Parece ser que se presenta también un déficit comercial en la balanza contrabandista, así que hay doble apremio.

Ernesto Samper Pizano
Es el resultado de muchos factores: peso sobrevaluado, disminución del ingreso de dólares negros por ventanilla como consecuencia de la caída de nuestras exportaciones de marihuana fuga de capitales, controles a la utilización de divisas oficiales, etc.

6
Hay quienes piensan que la creación de fondos como el de capitalización de la sociedad anónima y el de democratización de la banca son medidas utópicas que no producirán en la práctica los efectos esperados. ¿Qué opina al respecto?

Jorge Ramírez Ocampo
Estimo que los fondos creados deben tener efectos favorables, pero desde luego no se les pueden atribuir características mágicas. La sociedad anónima se reactivará en la medida en que los accionistas puedan tener la certeza de que los beneficios de ese tipo de sociedad se distribuyan equitativamente entre todos ellos, grandes o pequeños.

Salomón Kalmanovitz
Yo creo que la creación de fondos especiales va a ayudar a los grupos financiero-industriales que perdieron terreno en las pasadas batallas financieras a recuperar terreno, sobre todo a los grupos antioqueños. Con lo único que no juegan o juegan sobre seguro los grandes financistas es con su propiedad accionaria. No creo que en este país o en ningún otro la ley cambie tendencias tan fuertes y subterráneas como las de la centralización y concentración de capitales.

Ernesto Samper Pizano
Son alivios, en el corto plazo, mientras llegan las intervenciones quirúrgicas: ampliación de la demanda que reactive sobre bases firmes la produccion industrial, restablecimiento del clima de inversión que devuelva el alma al cuerpo a empresarios y banqueros, ajustes cambiarios en las economías fronterizas, en fin.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.