Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/08/29 00:00

¿Habrá tercer canal en 2010?

A pesar de la polémica y la congelación momentánea del proceso de licitación, el gobierno está decidido a adjudicar el canal antes de las próximas elecciones.

¿Habrá tercer canal en 2010?

Lo que mal comienza, mal termina. Esto es exactamente lo que le está pasando a la licitación del tercer canal de televisión, que sigue enredada. El proceso parece andar sobre un campo minado, cada vez que se toca un tema explota un nuevo lío que detiene su marcha.

La semana pasada todo se congeló. La ministra de Comunicaciones, María del Rosario Guerra, solicitó un concepto al Consejo de Estado acerca de dos temas cruciales sobre los cuales la Procuraduría y la Contraloría ya se habían pronunciado: el mecanismo de la subasta y el impedimento de los actuales concesionarios de televisión para participar en el proceso.

Acudir a esa instancia parece ser la fórmula que encontró la Comisión Nacional de Televisión (Cntv) para blindarse jurídicamente antes de sacar los pliegos definitivos. Se sabe que entre los comisionados no hay consenso sobre estos temas y temen que puedan terminar envueltos en procesos disciplinarios. La decisión fue criticada por el abogado Néstor Humberto Martínez, quien considera que este paso era innecesario.

Mientras el Consejo de Estado da su concepto, pueden pasar uno o dos meses. Es decir, hacia finales de octubre la Cntv tendrá más claridad frente a los pliegos.

En esto, cada participante tiene su propio interés. Algunos prefieren que se dilate la licitación y otros que se acelere. La presión es inmensa sobre la Cntv.

¿Qué quiere cada uno? Observadores señalan que Planeta quiere que la adjudicación se haga este año. Esta es la oportunidad de oro, porque sus dos competidores están debilitados por factores económicos (Prisa) o por la exigencia de revelar quiénes son los socios al momento de presentar la oferta (Cisneros). Sin embargo, Planeta enfrentaría una dificultad si se acepta la tesis de la Procuraduría, pues es concesionario del Estado, a través del canal Citytv, esto le impediría participar.

Prisa saldría ganando si la licitación se aplaza un año o más. Esto le daría un respiro para estar en mejor situación financiera que le permita ser un aspirante fuerte. En este momento Prisa también tendría una dificultad pues uno de sus socios -con una menor participación-, CM&, es concesionario de un espacio de televisión. Esto, en el caso de que se imponga el concepto de la Procuraduría.

Cisneros ha tenido problemas con la interpretación de la normas de los socios y muchos creen que este no sería el mejor momento para ganarse la licitación. Está de por medio también el tema de Venezuela y la relación tensa con Colombia en la actualidad. Sin duda que adjudicar un canal a un grupo venezolano en estas circunstancias le daría al proceso una carga política que sería explotada por los competidores de Cisneros.

Los canales, Caracol y RCN, también tienen interés. Aunque aceptan la llegada de un nuevo competidor, preferirían que ocurriera el próximo año o lo más tarde posible,

Aunque muchos afirman que la licitación está aplazada hasta después de las elecciones, la verdad es que el gobierno acepta un retraso por el impasse jurídico, pero mantiene su decisión de adjudicar tan pronto se solucione, así sea en el primer semestre de 2010. Esto lo ratifica la advertencia que hizo la Ministra la semana pasada, en el sentido de que si el proceso se prolonga indefinidamente tendría que revisarse el precio que se les cobró a los canales privados en la prórroga de sus contratos. Esto, obviamente, no pasará.

La polémica sobre la subasta económica se traducirá, sin duda, en que se le dé prioridad a este mecanismo sobre el de la subasta de contenidos, que en el fondo no es más que un truco para darle un margen de discrecionalidad a la adjudicación. Esto inevitablemente le quitaría transparencia al proceso, pues lo sometería a las presiones o a las preferencias de los comisionados.

En cuanto al punto del aspirante que tiene ya una concesión con el Estado, caso Planeta, la verdad es que se ha hecho mucho ruido con una interpretación demasiado 'santanderista' de una norma. Lo importante es que devuelva el canal en el momento de la adjudicación. Las cosas seguramente terminarán allá, pues es poco probable que saquen a Planeta del ring por un tecnicismo jurídico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.