Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/25/2006 12:00:00 AM

Hogar, dulce hogar

El consumo de los colombianos está en uno de sus puntos más altos en la última <br><br> década. Un estudio revela que el próximo año la tendencia se mantendrá.

Los colombianos están gastando a manos llenas y eso es lo que explica, en una buena parte, que la economía siga acelerando el ritmo. Si bien la inversión y el gasto público son los dos principales factores que hasta el momento han impulsado la recuperación económica, las tendencias favorables en el consumo de los hogares tienen optimistas a los expertos. El crecimiento del consumo de manera sostenido es clave para la economía.

Y lo que hasta ahora se ha registrado es interesante. Según el Dane, el consumo de los hogares creció a una tasa de 5,42 por ciento en el primer semestre de este año. Es el punto más alto logrado de la última década, pues en términos reales, este indicador está 30 por ciento por encima de 1994.

Otro argumento para el optimismo es que el gasto se ha venido diversificando. Hoy, los colombianos le dedican más de sus finanzas a la adquisición de muebles y elementos para la casa, médicos y medicinas, transporte y comunicaciones y vestidos y calzado.

Pero lo mejor del asunto es que el próximo año la situación seguirá igual de bien. Un estudio elaborado por las firmas especializadas en análisis de mercado McCann, Raddar y Research Service International (RSI) así lo prevé. Según la investigación, durante 2007 el tamaño del mercado de hogares va a crecer 13,35 por ciento, lo que significa un crecimiento real cercano al 8 por ciento, si se cumplen las expectativas oficiales en materia de inflación. El comprensivo estudio midió las proyecciones de este mercado en 13 ciudades, tres niveles de ingreso y 405 productos.

Otra de las conclusiones a las que llegan los autores de la investigación es que los sectores con menores ingresos serán los que más aumentarán su gasto. El crecimiento del gasto en nivel de ingreso bajo será de 15,8 por ciento, el mayor de todos los segmentos. En este comportamiento tienen que ver el crecimiento real en el ingreso durante los últimos cuatro años y la reducción del desempleo.

De acuerdo con el análisis estadístico, la ciudad que más va a crecer es Pasto, y la que menos, Pereira. El segmento más dinámico será el de alimentos, con un crecimiento de 18,73 por ciento. Finalmente, los centros comerciales y las grandes superficies les seguirán ganando terreno a las tiendas de barrio en los estratos medios altos y altos, pero no en los de ingreso bajo. Todas las cifras definitivas de este proyecto serán reveladas a comienzos de diciembre.

Aunque todo indica que será muy bueno el otro año para los consumidores, hay una señal de alerta: cada vez más, los colombianos consumen más productos importados, lo que significa un desplazamiento de la producción nacional. Eso es bueno para quien compra, pues tiene una mayor oferta, de buena calidad y más barata, pero abre un boquete, porque genera menos oportunidades en el mercado laboral.

Es claro que los colombianos han venido cambiando sus hábitos de consumo en las últimas décadas. El transporte, las telecomunicaciones y la salud han ganado mucho terreno en la canasta familiar nacional. Esto ha hecho que el gasto de los hogares sea cada vez más sofisticado y prueba de ello es el auge de comercio durante los últimos años. En 2007, la tendencia se va a fortalecer y esto ayudará en el repunte de la economía. Aunque es claro que faltan muchas cosas por mejorar, es una buena noticia que los colombianos cada vez más puedan satisfacer sus necesidades de consumo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.