Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/4/2010 12:00:00 AM

Hurto de información electrónica supera el robo físico

Altos ejecutivos de diversos países, incluido Colombia, están preocupados por el aumento del robo electrónico en sus empresas. Según una encuesta, éstas no están preparadas para enfrentar este tipo de amenazas.

El robo de información y datos electrónicos es hoy más frecuente que el hurto de activos físicos en las empresas. Esa es la principal conclusión del Informe Global sobre Fraude que publica desde hace cuatro años la empresa de consultoría de riesgos Kroll.
 
La base de este estudio es una encuesta elaborada a más de 800 ejecutivos del más alto nivel de empresas de diez industrias de África, Medio Oriente, América Latina, Norteamérica, Asia-Pacífico y Europa, de los cuales 704 (88% ) dijeron haber sido afectados al menos por un tipo de fraude en el último año, siendo el más común el robo a través de medios virtuales.
 
Las empresas de servicios financieros vieron cómo todos los fraudes, con excepción de uno, se incrementaron durante el último año. En esta industria, el robo, pérdida o ataque a la información pasó del 24% en el 2009 al 42% en el 2010.
 
Una situación similar se presentó en el sector de servicios profesionales, que pasó del 27% en el 2009 al 40% en el 2010.
 
El mayor número de casos por fraude, en cualquiera de sus modalidades, lo presentan las empresas de bienes de consumo. El 98% de estas compañías fueron víctimas de estos delitos, en especial del robo de activos físicos.
 
El estudio de este año muestra que las pérdidas de las empresas debidas a estas actividades ilícitas aumentaron de 1,4 a 1,7 millones de dólares por cada mil millones en ventas durante los últimos 12 meses, un crecimiento mayor al 20%.
 
Empleados, responsables
 
Algo que llama la atención de la encuesta es que el 44% de las empresas que lograron identificar al culpable de los fraudes, encontraron que eran personas que trabajan o estuvieron vinculadas a su compañía.
 
“Las empresas dijeron que éste (el fraude) fue cometido por empleados de bajo nivel o personal directivo de manera casi pareja. Cuando a esto se añade el 11% que nombró a agentes o intermediarios, se puede notar que más de la mitad de todos los fraudes fueron cometidos por personas que, de una u otra manera, trabajan para la empresa”, contempla el estudio.
 
Según Ernesto Carrasco, director general de Kroll en Colombia, "el robo de información ha crecido más que otros tipos de fraude en la medida en que se ha incrementado la facilidad para transferir datos y los responsables, empezando por empleados que dejan las empresas pueden sustraerlos con facilidad cuando no hay suficientes controles”.
 
Preocupados en Colombia
 
En cuanto a los ejecutivos consultados en el país, éstos manifestaron su preocupación por el aumento del fraude.
 
“La preocupación principal para las empresas colombianas es el fraude de proveedores: el 24% de las empresas en el país lo sufrió en los últimos 12 meses”, revela la encuesta.
 
En cuanto al robo o ataque a información, el 21% de los consultados en Colombia dijeron haber sido víctimas.
 
Otros resultados
 
Los cinco tipos de fraude más comunes son: robo o ataque a la información, robo de activos físicos, conflictos de interés de la gerencia, fraude de proveedores y fraude financiero.
 
Cerca de la mitad de los encuestados (48%) afirmó que el fraude los ha disuadido de entrar a nuevos mercados. China y África son las regiones más riesgosas, seguidas de América Latina y Nortamérica

En todas las regiones del mundo, el robo, la pérdida o el ataque a la información de una empresa es el fraude más común y con tendencia al aumento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.