Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/12/05 20:00

Vivienda: el motor de la economía

La política de vivienda del gobierno, las obras de Cuarta Generación y los proyectos de regalías impulsarán la economía el próximo año.

Todo indica que la construcción será la principal locomotora que mueva la economía el próximo año. Cuatro razones sustentan este optimismo. Primero, los proyectos de infraestructura de Cuarta Generación (4G); segundo, el paquete de obras deInvías por 4 billones de pesos, lanzado este año; tercero, la política de vivienda del gobierno; y cuarto, la ejecución de los proyectos de regalías.

En cuanto al primero, 2016 será literalmente el arranque de las obras de 4G. El próximo año se verán maquinaria y trabajadores en las principales vías. Ya seis consorcios hicieron el cierre financiero, lo que significa que están listos para comenzar la obra. El gobierno ha calculado que el efecto promedio, sobre el PIB, de los proyectos 4G durante su construcción equivale a 1,56 por ciento anual a partir de 2016.

La segunda caldera de esta locomotora serán las millonarias partidas que ejecuta el Instituto Nacional de Vías (Invías). Este año, la entidad sacó a licitación un paquete de más de 50 proyectos en todos los departamentos. Estas obras tienen que ver con la red nacional de carreteras y la red secundaria. En 2016 comenzarán estos trabajos, lo que dinamizará al sector de obras civiles.

El tercer elemento que moverá a la construcción vendrá por cuenta de la política de vivienda del gobierno. En enero comienza el programa de subsidio de 2,5 por ciento a la tasa de interés para la vivienda entre 80 y 215 millones de pesos. El plan es financiar 50.000 unidades.

Según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, este tipo de vivienda tiene un impacto enorme en la actividad económica. Por cada peso que se invierte en este segmento se apalancan ventas por 9 pesos, a diferencia de las casas gratis que por cada peso se apalanca un peso. “La vivienda media es un multiplicador, por eso le tengo mucha fe a esa política que empieza el primero de enero”, señala.

Dentro de esta política pública también estará la segunda fase del plan de vivienda gratis y el programa Casa Ahorro que contempla subsidios hasta de 12,8 millones de pesos para familias con ingresos entre uno y dos salarios mínimos.

Es bueno anotar que dentro de las perspectivas de la actividad edificadora, las tasas de interés jugarán un papel importante. El costo del crédito ya comenzó a subir, y con la política del Banco de la República esta podría ser la tendencia el año próximo. Para quienes se asustan con el tema de la inflación, los analistas recomiendan la opción de tomar los créditos en pesos a tasa fija.

Sandra Forero, presidenta de Camacol, cree que el alza en los intereses es coyuntural y no tendrá gran impacto en un sector en el que se proyectan ventas por 187.000 unidades, con un valor de 31,7 billones de pesos. “El año será muy bueno para el sector porque hay buena oferta en todas las regiones, estarán en marcha los beneficios del gobierno y la finca raíz seguirá considerándose como una inversión segura y con altos niveles de valorización”, afirma. Según Camacol, la devaluación del peso podría jalonar la venta de vivienda de los nacionales que viven en el exterior.

A la construcción de vivienda se sumará el plan nacional de infraestructura educativa con 470.000 metros cuadrados para más de 12.000 aulas escolares. El cuarto factor que moverá la construcción son las obras de las regalías. Los nuevos alcaldes y gobernadores tienen una gran bolsa de proyectos que comenzarán a materializarse en 2016.

El asunto es que esta que fue la actividad que más brilló en 2015, a un ritmo del 10 por ciento, podría repetir otro buen año en 2016. Basta con ver las licencias de construcción que aumentaron en septiembre 46 por ciento, frente a igual mes de 2014. Analistas privados prevén que este sector podría crecer 8 por ciento en 2016 y el gobierno estima un 11 por ciento. Como luce, la construcción se anticipa como la buena noticia que traerá el nuevo año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.