Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/24/2008 12:00:00 AM

Invasión china

Cientos de confeccionistas nacionales van camino a la quiebra. La ropa importada de Oriente los está desplazando de los anaqueles de las cadenas de almacenes.

Hace rato que los confeccionistas colombianos están pasando las verdes y las maduras, al punto de que muchos están para 'reventa'. El dólar barato ha afectado sus exportaciones, y ahora, lo que faltaba, están siendo desplazados del mercado local por la ropa importada de Oriente.

Es la doble cara de la revaluación que beneficia a unos y golpea a otros. Las grandes cadenas que han sido el mercado tradicional de los confeccionistas están aprovechando el dólar barato (está a niveles de hace 10 años) para importar ropa a precios más bajos.

En Medellín, donde se concentra buena parte de esta industria, los confeccionistas están al borde de la quiebra. Señalan que las cadenas les han volteado la espalda y los están retirando de los anaqueles de sus tiendas para poner allí mercancía importada de Oriente.

Una versión que ha cobrado fuerza en los últimos días tiene a más de uno con los pelos de punta. Temen que Didetexco, filial de almacenes Éxito, dé un giro en su negocio y se dedique a adecuar y remarquillar las prendas que se importen y limitar al máximo las compras a proveedores locales. Esto sería gravísimo porque dejaría por fuera a talleres y, por consiguiente, se afectarían muchos empleos. Didetexco produce sus prendas en más de 300 talleres satélites de confección. Con este sistema se crean más de 6.000 empleos indirectos y 270 directos, además de los que generan sus más de 100 proveedores de telas e insumos. Actualmente Didetexco cuenta con 11 marcas propias.

Fuentes de almacenes Éxito desestimaron los temores y señalaron a SEMANA que "en el negocio de la moda, que exige ciclos muy cortos desde el concepto hasta exhibir el producto en el punto de venta, la compra a proveedores nacionales sigue siendo la mejor alternativa para nuestra compañía. Los importados adquiridos por la empresa en textiles no alcanzan el 10 por ciento en el portafolio. Las marcas y los productos nacionales son muy importantes en nuestro surtido".

Sin embargo, la misma fuente reconoció que pensando en los clientes, el Éxito, así como el resto del comercio, "busca permanentemente las mejores opciones en productos y precio en Colombia o en otros países. Es una ventaja innegable de la globalización".

Una cosa es real. Cada vez el país compra más ropa afuera. Jorge Alberto Velásquez, analista del sector, afirma que las importaciones colombianas de confecciones vienen aumentando sustancialmente. Las cifras son elocuentes. En 2007 sumaron 279,3 millones de dólares, 61 por ciento más que en 2006 y prácticamente el doble de lo que se importó en 2005. Según Velásquez, si bien la cifra no es excesivamente alta en relación con el mercado mundial de las confecciones, sí lo es para un país como Colombia, que se considera tradicionalmente confeccionista y que en lugar de avanzar, es cada vez menos exportador y más comprador.

La situación es grave. Una encuesta de Acopi entre 40 empresas del sector de la confección en Antioquia reveló que en el último año más de 5.000 empleos directos se perdieron en ese departamento. Ascoltex, gremio que agrupa la cadena textil confección, estima que la pérdida en el nivel nacional asciende a 8.000. Lo más crítico es que se trata de mujeres cabeza de familia.

El gobierno es consciente de la situación. "Se acaban de establecer contingentes para regular las importaciones de calzado y confecciones provenientes de China". Aunque algunos lo consideran como paños de agua tibia para un cáncer sectorial que requiere acciones directas de apoyo permanente, el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, cree que hay que darle un compás de espera a la medida.

Pero el problema tiene otra arista. No todos quedaron contentos con la medida. El gremio del comercio la cuestionó y algunos grandes almacenes pusieron el grito en el cielo porque se puso un 'tatequieto' temporal a las importaciones de la China.

¿Hacia dónde tomar partido? Para todos es claro: hacia el sector que más empleo genera. Lo que todos ven es que se está ante una nueva realidad, con multinacionales que toman decisiones globales, y que atrás quedó la época en que había una protección a lo nacional. Pero defender en este caso la globalización es un arma de doble filo. Si se llegaran a perder miles de empleos, no habrá quién compre la mercancía importada que entre al país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.