Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2015 10:00:00 PM

“No estoy acusado de robar dinero de nadie”: Kaleil Isaza

Desde La Picota, donde está recluido a la espera de que se resuelva su extradición a Estados Unidos, el empresario habló con SEMANA.

Semana: En Estados Unidos se le acusa de manipular los libros de su empresa KIT Digital para hacer aparecerla más rentable de lo que era. ¿Qué tiene que decir frente a ello?

Kaleil Isaza Tuzman: Puedo decir que soy inocente de los cargos que se me formulan.  Diariamente, mientras ejercí como el CEO de KIT Digital, traté de proteger los intereses de los accionistas, empleados y clientes –en realidad, de todas las partes interesadas– a pesar de la crisis económica de 2008-2009. Estoy orgulloso de que fuimos capaces de sobrevivir a ese periodo, y muy triste por que el fiscal neoyorquino haya optado por tratar de ponerme como un ejemplo de “malversación de Wall Street”, cuando, de hecho, nuestra empresa era tan víctima como cualquier otra de la caída de la Bolsa y el fracaso de grandes bancos. Lo más importante es que no estoy acusado de robar dinero de nadie y no me beneficié personalmente de las cosas que el fiscal dijo que hice. Simplemente no tiene sentido. Hice lo mejor que pude para dirigir KIT Digital (que ahora se llama Piksel) a través de la crisis económica y más allá.

Semana: Había rumores sobre la crítica situación de KIT Digital, de hecho anunciaron incluso la declaración de quiebra (capítulo 11). ¿Por qué no lo logró?


K.I.T.: Hay una gran cantidad de desinformación en la prensa sobre este tema. En realidad KIT Digital pasó por el capítulo 11 (que trata de la reestructuración empresarial) casi dos años después de yo haber dejado la compañía. La caída se debió, en mi opinión, a la incompetencia de la administración que me siguió. He publicado mi opinión sobre esto en detalle en el contexto de la batalla por el control de KIT Digital en ese tiempo. Cuando salí de la empresa estaba facturando casi 300 millones de dólares de ingresos anualizados, con más de 50 millones de beneficio operativo anualizado.

Semana: Estados Unidos es muy severo con las faltas sobre temas financieros. Es difícil pensar que la acusación no es cierta.


K.I.T.:
Creo que es importante entender el contexto político de esta situación. La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, anunció hace unas Semanas que los fiscales estatales estadounidenses deben “ir tras” las personas naturales (en vez de empresas) de la crisis financiera de 2008-2009. Esto fue seguido inmediatamente por un memorando oficial del subsecretario adjunto de Sally Quillian Yates, titulado ‘La responsabilidad individual por malas prácticas corporativas’. En medio de este cambio de política, el 7 de septiembre de 2015, el fiscal para el Distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara, va tras de mí. He estado atrapado en el fuego cruzado de la persecución por motivos políticos, en el distrito más visible del país, Manhattan.

Semana: ¿Pero cree que hay algo más personal en este caso?


K.I.T.: Lamentablemente, creo que la política racial también puede estar en juego. Creo que no es casualidad que en los boletines de prensa y entrevistas del señor Bharara en la materia, después de mi detención, se mencione Colombia o colombiano ocho veces. Tengo doble ciudadanía, colombo-estadounidense, pero este caso no tiene nada que ver con Colombia ni con mi colombianidad; ¿qué hace un fiscal de distrito de Estados Unidos capturándome en Colombia cuando podía haber tocado a mi puerta en Nueva York? Tal vez porque suena picante y hace eco a los prejuicios básicos de sus mandatos.

Semana: Algunos creen que usted se estaba escondiendo en Colombia…

K.I.T.:
Yo no estaba escondido en Colombia, como su revista informó erróneamente hace dos Semanas. He estado viajando de ida y vuelta entre los países en negocios legítimos por más de 20 años, y tengo una residencia en el estado de NuevaYork. Había estado en los Estados Unidos varias Semanas antes de que la orden de extradición fuese emitida. Tenía programado estar de vuelta para el Año Nuevo judío, solo dos Semanas después de que fui detenido. ¿Por qué la oficina del fiscal no me detuvo en Nueva York, Boston o Miami en vez de hacer este gran espectáculo de mi captura en Bogotá? Yo no soy un fugitivo.

Semana: ¿Cuál es su actual condición?


K.I.T.:
Ahora, estoy en una zona de espera, sin acceso a un abogado estadounidense, sin agua potable 90 por ciento del tiempo, sujeto a temperaturas de frío extremo y condiciones de higiene infrahumanas, sin acceso a luz natural y con infinidad de riesgos físicos a mi integridad personal. Contrario a la creencia popular, no se puede simplemente pedir volver a Estados Unidos cuando te piden como extraditado. El proceso de extradición toma de seis a nueve meses como mínimo (y eso es con el extraditable despojándose de cualquier derecho probatorio, de otra manera tomaría de 12 a 18 meses), un tiempo durante el cual estoy cumpliendo en efecto una pena de prisión por una infracción penal de la cual ni siquiera he podido defenderme y para la que no se han presentado pruebas. Se trata de una violación grave de los derechos humanos.

Semana: Muchos lo consideran un gran emprendedor y un inversionista versátil. ¿Por qué está metido en este lío?


K.I.T.: Yo no me considero un gran empresario. Soy un luchador. Trabajo muy duro y trato de hacer lo correcto. Tal vez una de las razones por las que estoy en problemas ahora es que me niego a desmayarme y darme por vencido. Yo no vengo de una familia rica, yo no tengo un ‘apellido’, como dicen. Yo creo en el sueño empresarial. Yo creo en la superación de obstáculos. Sé en mi corazón que nunca he robado a nadie, nunca he defraudado a nadie. Así que tengo fe en que esta pesadilla también pasará.

Semana: ¿Qué errores acepta que cometió como empresario?


K.I.T.:
He cometido errores todos los días de mi carrera empresarial como cualquier empresario honesto admitiría, y he tenido fracasos antes incluyendo mi primera puesta en marcha de la empresa, govWorks, que era la empresa líder en gobierno electrónico a finales de 1990, pero básicamente fue a la quiebra en la explosión de la burbuja de internet. Hicieron una película sobre ese fracaso que fue muy difícil personalmente y afectó mi reputación y no fue, como su revista dijo en el pasado, financiada por mí. Fue un proyecto financiado por los documentalistas Artisan Entertainment y por Harvard Business School. Gracias a Dios también he tenido éxito en algunas ocasiones. He construido exitosas empresas a partir de cero, he sacado dos empresas a la Bolsa exitosamente (al Nasdaq y a la Bolsa de Toronto) y he creado miles de puestos de trabajo a través de los años. GovWorks, incluso, construyó el primer portal electrónico para la República de Colombia y Jump TV llegó a ser líder mundial en la emisión de televisión en vivo por internet.

Semana: ¿Usted mantiene negocios en Colombia?

K.I.T.: Después de salir de KIT Digital, llegué a centrarme en las propiedades inmobiliarias en Colombia (yo había incursionado desde 2003) porque amo este país. Porque yo quiero ver romper los grilletes de nuestra mala reputación. Quiero dedicar el resto de mi vida empresarial a la transformación en el frente turístico con nuestros proyectos hoteleros (como el proyecto hotelero de ultralujo de Cartagena) y darle al país lo que se merece en la escena de la hospitalidad internacional.

Semana: ¿Por qué quiso incursionar en la política? Hay quienes piensan que pudo ser una jugada para tratar de protegerse de la persecución de las autoridades norteamericanas.


K.I.T.:
A la gente le gusta inventar cosas. Yo había estado involucrado en la política desde principios de los años noventa, cuando me ofrecí como voluntario en la primera campaña del presidente Clinton. Fui parte de la delegación colombiana estadounidense que viajó con el presidente Clinton a Cartagena en 2000 para el anuncio del Plan Colombia. He sido un delegado representante comercial estadounidense para Colombia y México. En 2009, fui nombrado en el grupo de liderazgo hispano nacional del presidente Obama. Aspiré para la posición en el Congreso de la República que representa a colombianos en el exterior. Sigo creyendo esto, aunque yo también estoy convencido de que no sería un buen político. En ningún momento mi incursión en la política colombiana tiene nada que ver con la inmunidad como usted está insinuando ya que como ciudadano estadounidense esta no tendría aplicabilidad, es un concepto absurdo y que no tiene sentido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.