Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/27/2006 12:00:00 AM

La apuesta textil

Como pocas veces, esta semana en Washington y Medellín se hablará de lo mismo: el futuro de los textiles .

Guillermo Valencia parece nervioso. Y tiene motivos para estarlo. Esta semana comienza la que se espera sea la última ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos, en la que se definen, entre otras cosas, las condiciones de acceso al mercado más grande del mundo para la industria nacional de textiles y confecciones, de la cual hace parte su empresa en Medellín, Industrias el Cid. Por fortuna, esta semana también inicia en Medellín la feria textil más importante del continente, Colombiatex de las Américas, lo cual no le dejará mucho tiempo para pensar en el ambiente tenso de las negociaciones en Washington.

"No se trata sólo de negocios, que de por sí ya son bien importantes para nosotros, sino de la cantidad de personas que visitan Medellín y retornan a sus países hablando bien de nosotros", señala Valencia explicando la importancia de la feria. Y no es para menos. Para esta versión de Colombiatex se esperan más de 1.500 compradores internacionales que estarán caminando las calles de la ciudad entre el 24 y el 26 de enero. El año pasado, según cifras reportadas por Inexmoda, se concretaron negocios por un valor de 100 millones de dólares. Si a esto se suma que el sector provee el 12 por ciento del empleo manufacturero del país, hay razones más que suficientes para tratar a los compradores como verdaderos embajadores.

Seguramente, la mayoría de los 300 empresarios nacionales que estarán en la feria van a seguir atentos las noticias que lleguen desde Washington. El sector textil-confección colombiano siempre se ha percibido como un ganador del proceso de negociaciones del TLC. Estados Unidos importa más del 90 por ciento de las prendas que se venden en su territorio y Colombia ha sido un proveedor constante, que se ha beneficiado de las preferencias arancelarias otorgadas unilateralmente por Estados Unidos, que vencen en diciembre de este año.

Luego de 13 rondas de negociación, lo que se ha conseguido no hace ver este sector como un ganador seguro. "Hasta ahora lo que tenemos asegurado es un 0 por 0 en aranceles", dijo a SEMANA el jefe negociador de Colombia, Hernando José Gómez. Eso significa que Colombia puede exportar productos sin aranceles hacia Estados Unidos y, a su vez, ellos hacia el país. El reto de esta semana consiste en que se apruebe por parte de los gringos lo que los empresarios llaman "flexibilidades de origen", es decir, que las empresas nacionales (10.000 que están en el sector textil-confecciones) tengan la posibilidad de abastecerse de materia prima de terceros países y luego exportar hacia Estados Unidos con cero arancel. Los negociadores colombianos han pedido dichas flexibilidades en productos como el denim, algunos tipos de nylon y los elastómeros -como la lycra-.

Según Santiago Botero, vicepresidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), de no lograr dichas flexibilidades, los negocios que hoy tienen los textileros y los confeccionistas colombianos podrían quedar en manos de competidores directos como los países centroamericanos, Israel o Jordania. Y con ello se vendría abajo no sólo esta industria, sino la calidad de vida de más de 130.000 personas que viven del sector de confecciones en Colombia.

A la tensión que genera el TLC se suma China, que en los últimos años se ha convertido en una amenaza constante para los empresarios colombianos. Todo el mundo se ha visto inundado por productos chinos, en especial Estados Unidos. El año pasado Colombia dejó de exportar 40 millones de dólares en textiles y confecciones a Estados Unidos, debido a que Beijing acaparó gran parte de ese mercado.

Por lo pronto, compradores y expositores esperan concretar negocios en Medellín, Aunque son conscientes de la cuenta regresiva del TLC y de las amenazas de China, se concentrarán en mostrarle al mundo cómo en Colombia se puede encontrar textiles y confecciones de gran calidad. En Colombiatex habrá mucha tela de donde cortar. n
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.