Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1986/09/15 00:00

LA CAMARA DIJO NO

El Congreso le devuelve al gobierno el proyecto de ley de presupuesto para 1987.

LA CAMARA DIJO NO

Todavía cuando no se había acabado de conformar el equipo económico del gobierno, el Congreso se encargó de colocarle la primera tarea a la recién inaugurada administración. Haciendo uso de una figura pocas veces utilizada en la práctica, la Comisión Cuarta de la Cámara de Representantes anunció la semana pasada la devolución al Ministerio de Hacienda del proyecto de ley que contenía el presupuesto para 1987. En efecto, según los ponentes de la iniciativa, los representantes Rodrigo Garavito Hernández, Norberto Morales y José Benigno Perilla, el proyecto adolece de una serie de fallas y omisiones legales "y tampoco existen proyecciones reales para cubrir el déficit fiscal para 1985, aumento salarial y faltantes de funcionamiento". Como consecuencia, los ponentes insistieron en la necesidad de que se corrigieran las fallas anotadas antes de empezar a discutir las proyecciones de gastos e ingresos del gobierno central para el próximo año. El principal artífice de la medida fue el parlamentario caldense Rodrigo Garavito, un primíparo que se abanderó de la causa.
Lo sucedido no dejó de causar curiosidad entre los observadores. A pesar de que la actitud de la Cámara está totalmente justificada con los argumentos legales expuestos, la verdad es que en ocasiones anteriores se habían presentado las mismas fallas sin que ni en la Comisión Cuarta ni en la plenaria se hicieran las observaciones citadas.
Sin embargo, todo parece indicar que en esta oportunidad las cosas son diferentes. SEMANA pudo establecer que el verdadero motivo de la actitud de la Cámara fue el de permitirle a la administración Barco revisar algunas de las cuentas del presupuesto para ajustarlas a los planes de gobierno expresados por el Presidente en su discurso de posesión. Como se recordará, la versión que fue regresada había sido diseñadas en el gobierno anterior, siendo presentada a finales de julio por el entonces ministro, Hugo Palacios. Ahora, se afirma que el nuevo titular de las finanzas, César Gaviria, fue definitivo para lograr el apoyo de la bancada liberal en el Congreso y conseguir la devolución del proyecto de ley.
Pese a que lo ocurrido se puede interpretar como un triunfo del gobierno, varios observadores sostienen que este tiene ante sí un gran trabajo si desea cambiar sustancialmente la composición del presupuesto. Esa intención habria sido confirmada con el nombramiento de Luis Fernando Alarcón como nuevo viceministro de Hacienda. Con amplia experiencia en el sector público, Alarcón fue definitivo para el manejo de las finanzas del Estado hace un par de años cuando como director de Presupuesto del Ministerio de Hacienda logró ponerle coto al crecimiento en el gasto público. Por lo tanto, se cree que su conocimiento del tema va a ser fundamental para el saneamiento fiscal que se propone el actual gobiérno. "La primera prioridad es clara: ojo al gasto", sostuvo la semana pasada uno de los técnicos del equipo económico. Teniendo eso en cuenta es muy probable que el próximo proyecto de ley de presupuesto corrija parte de las fallas de su predecesor y a pesar de su posible dureza, sea aprobado rápidamente por el Congreso.








¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.