Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/10/2014 12:00:00 AM

¿Peligra la clase media en América Latina?

Según un experto, Colombia pasa por una situación económica “que sigue siendo favorable”.

;
BBC
El consumo de la clase media, clave en el crecimiento regional de la última década, cae en los sectores automotriz, inmobiliario, de viajes aéreos y créditos bancarios. Este repliegue profundizará la desaceleración de esta primera mitad del año.

Esta es la conclusión de la agencia calificadora Moody's para seis países que representan más del 90 % del PIB regional –Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú– se añaden testimonios de otros países como Venezuela, donde ha surgido el apodo de 'nuevos pobres' para la clase media.

Según Gersan Zurita, vicepresidente de Moody y coautor del estudio sobre el consumo en la región, el contraste tendrá un fuerte arrastre económico y social.

"Tuvimos una década de fuerte crecimiento, salarios al alza y mayor consumo, que influyó para que mucha gente se incorporara a la clase media. Este proceso se ha detenido. El crecimiento dependerá mucho más de las exportaciones", indicó.

Avances y peligros


Un reciente estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) halló que la clase media (con ingresos entre US$10 y US$50 al día) llegó a 82 millones de personas en este siglo, pasando del 21 % de la población en 2000 al 34 % en el 2012.
Frutas en un supermercado.
Mayoristas ofrecen a mitad de precio los productos que se venden en los supermercados.
Según Alfredo González, especialista del PNUD, este fenómeno se produjo gracias a un círculo virtuoso de crecimiento económico y social.

"Entre el 2002 y el 2012 tuvimos un crecimiento económico acompañado de políticas sociales y estatales que ayudaron a este aumento de una clase media que a su vez impulsó con sus patrones de consumo el crecimiento económico. Lamentablemente este modelo se ha estancado", señaló.

Esta dinámica tiene, sin embargo, variantes en cada país.

"La marcha de la economía preocupa en casi todos lados, pero cada país tiene temas dominantes. En unos es el endeudamiento individual y familiar, en otros la inflación o el impacto de la economía en el empleo o el ingreso", señaló Zurita.

Brasil o los vaivenes del consumo

El consumo de la clase media durante la pasada década vino de la mano de una extraordinaria expansión del crédito.

En el 2007, la Asociación Nacional de Crédito, Financiamiento e Inversión de Brasil, estimaba que gracias al crédito se habían sumado unos 20 millones de nuevos consumidores al mercado de la vivienda, los productos electrodomésticos o los automóviles.

Este proceso contribuyó a la victoria electoral de Luiz Inácio Lula da Silva en el 2006 y de Dilma Rousseff en el 2010.
Electrodomésticos.
Consumidores en América Latina adquirieron electrodomésticos gracias a préstamos.
Los problemas experimentados por este sector explican en parte las dificultades de Rousseff en la primera vuelta electoral de las elecciones del 2014.

Según indicó a la Agencia española Efe, Christian Travassos, responsable económico de la Confederación de Comercio de Río de Janeiro (Fecomercio), "una parte de la clase media está teniendo grandes dificultades para pagar las deudas que ha contraído".

Las altas tasas de interés de la banca privada han influido. Una cuarta parte de las ganancias mundiales del Santander salen de Brasil, a pesar de que el crédito concedido en ese país solo equivale a un 15% del total global del grupo.

"Son temas que llevan tiempo. Las altas tasas de interés y el alto nivel de endeudamiento de las familias van a demorar la recuperación del consumo", señaló Zurita.

México y el tiempo perdido

Un problema similar se vive en México. El informe de Moody se muestra optimista respecto a las perspectivas de México por "las recientes reformas que van a beneficiar a la clase media a largo plazo, el aumento del gasto estatal y el impacto de la aceleración de la economía estadounidense"

Según Moody esto le permitiría a México recuperar el tiempo perdido porque fue uno de los países regionales que menos se benefició de la bonanza entre el 2002 y el 2012.

De cumplirse el pronóstico estos factores tendrán un impacto positivo, pero por el momento la clase media tiene problemas de liquidez para el pago de sus créditos bancarios, hipotecarios, de automóvil y otros consumos.

Según la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Instituciones Financieras (Condusef) ha habido un aumento considerable de personas que buscan apoyo en la restructuración de su deuda. "Estamos recibiendo muchas personas diariamente que por no alcanzarles el ingreso, se retrasan en el pago de las mensualidades de su crédito", señaló a la prensa Francisco Esparza Hernández.

Argentina y los cambios de hábitos

En Argentina ha habido un claro cambio en los hábitos de consumo de la clase media.

Las estrategias para que el dinero dure más son varias. En los supermercados ha habido un paso de las primeras marcas a las segundas, pero también se ha registrado un creciente consumo en los negocios mayoristas que ofrecen los productos de los supermercados a mitad de precio.

"Hay una mayor afluencia de la clase media. Los constantes aumentos de precios están atrayendo cada vez a más compradores de este segmento", señaló al sitio web de noticias iProfesional Alberto Guida, presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (Cadam).

Uno de los sectores más golpeados, tanto por la crisis propia como por las dificultades que atraviesa Brasil, es el automotriz.

En los primeros nueve meses del año la producción cayó un 24,2 % frente al mismo período del 2013, de acuerdo con las cifras de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Chile, Perú y las materias primas

Chile y Perú son los países más afectados por la caída del precio de las materias primas que se ha reflejado en una mayor preocupación mediática y social por la marcha de sus economías.

"En Chile y Perú la desaceleración enfrió el consumo mientras que el declive en la inversión minera y de los precios globales de ambos países ha resultado en una caída del crecimiento", señaló Mundo Zurita.

En Chile la consultora IDC, experta en el mercado de tecnologías, detectó una contracción del 18 % en la venta de celulares y dispositivos móviles durante el segundo trimestre del 2014.

"Habrá que ver qué impacto tienen las medidas de estímulo fiscal que acaba de lanzar el gobierno chileno y en qué medida pueden estimular el consumo. En cuanto a Perú han caído la confianza empresarial y la inversión, de modo que una recuperación el año próximo requerirá una mayor confianza del consumidor", señala Zurita.
Sucursal del Banco Santander.
Una cuarta parte de las ganancias mundiales del Santander salen de Brasil.


Un rasgo interesante del consumo de esta nueva clase media peruana que sumó nueve millones de personas como resultado del crecimiento de la última década es que, según un estudio de Arellano Marketing, tiene hábitos de consumo más nacionalistas.

A la hora de elegir entre un producto nacional y otro similar, pero extranjero, se inclina por el peruano, algo que puede estimular la producción y el empleo local.

El optimismo colombiano

La gran excepción regional es la clase media de Colombia gracias a una situación económica que sigue siendo favorable.

"El consumo se mantendrá en el actual nivel a medida que la economía se expanda", indicó Zurita.

Luis Alberto Bonilla tiene más de diez años vendiendo automóviles en Asan Motors, una distribuidora de vehículos Hyundai ubicada en el barrio de clase media de Chapinero, en Bogotá.

En las dos sucursales de la empresa el promedio de ventas anda entre 30 a 40 vehículos al mes, por encima del observado en los últimos diez años.

"Yo diría que la proporción de gente que compra carro por primera vez es cinco a uno", le indicó al corresponsal de BBC Mundo en Bogotá, Arturo Wallace.

Por su parte, tanto el sector privado como el gobierno han descartado que el actual aumento del precio de la propiedad sea parte de una burbuja especulativa.

Gerardo Montoya, economista en jefe de Telefónica Colombia, quien acaba de hacer un estudio sobre el tema del mercado inmobiliario, reconoce la presión alcista de los precios, pero descarta una burbuja.

"Definitivamente hay una escalada de los precios de la vivienda por encima del crecimiento del consumo privado y del crecimiento del ingreso disponible. Y eso es una señal de burbuja. Pero si uno vuelve a mirar qué está causando esa escalada, se encuentra con fenómenos transitorios de oferta y demanda que van a tener una normalización en el corto plazo", señaló a Wallace.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.