Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1983/08/15 00:00

LA CLAVE ES VIVIENDA

El gobierno oficializa la prioridad de entregar 400.000 techos en el cuatrienio

LA CLAVE ES VIVIENDA

Con la presentación hecha a la opinión del Plan de Desarrollo "Cambio con Equidad", la administración Betancur confirma las expectativas sobre el peso que tendrá el sector de la vivienda en los meses por venir. Sus innegables injerencias sobre los diversos indicadores del bienestar han hecho que la política de vivienda haya sido escogida como el principal "elemento de enlace" entre los objetivos de "reactivación económica y el ordenamiento de cambio social", que propone el Plan.
Los logros que plantea el gobierno son claros, se busca construir una suma aproximada de 400.000 viviendas en las zonas urbanas con una inversión calculada en 515.000 millones de pesos. En forma más específica que en el Plan de las Cuatro Estrategias de la administración Pastrana, en el presente se busca, fundamentalmente, solucionar el problema habitacional de las clases populares. Los estimativos del CENAC ubican el déficit cuantitativo actual -en las ciudades de más de 50.000 habitantes-, en 615.000 unidades. De este número, el 71% corresponde al estrato bajo y un 21% adicional al medio-bajo, mientras que ambas divisiones agrupan al 69% de las familias colombianas.
Pese a que hace tiempo se conocían las dificultades que para conseguir un techo tenía buena parte de la población, en los últimos años la oferta de vivienda se encaminó a suplir primordialmente, a los estratos de mayores ingresos, como resultado de la escalada en precios de cierto tipo de edificaciones auspiciadas por los constructores privados. Por su parte, el Estado a través de las instituciones relacionadas con el sector, mantuvo una estrategia errática en la que el número de soluciones de vivienda no fue suficiente para detener o disminuir el déficit. Todo lo contrario, durante la última parte de la década pasada y comienzos de la presente florecieron en el país las prácticas ilegales con el fin de hacerse a un techo, mediante la proliferación de invasiones y urbanizaciones piratas que canalizaron parte de la demanda represada e hicieron más dramático el problema del ordenamiento urbano.
La saturación del mercado de casas y apartamentos para la clase alta y la escasa labor gubernamental en los estratos populares, llevó a qúe entre 1979 y 1982 el ramo de la edificación sufriera la recesión más fuerte y prolongada en mucho tiempo. Amén de las consideraciones relativas al déficit, la situación contribuyó a empeorar la crisis general de la economía, pues es conocida la influencia de la construcción sobre agregados tales como el empleo y la producción manufacturera.
El "Cambio con Equidad" tiene en su parte referente a vivienda dos objetivos principales: "Se busca, en primer lugar, que (el sector) crezca a tasas superiores a las de tendencia histórica para que con sus efectos multiplicadores repercuta favorablemente sobre el producto interno bruto, la generación de empleo y la formación de capital;en segundo término, dado que la actividad se orientará especialmente hacia la vivienda asequible a los grupos de bajos ingresos, se espera una mejora en el bienestar de los colombianos, quienes dedican entre el 20% y el 40% del gasto familiar a la satisfacción de esta necesidad básica".

LOS OBJETIVOS DEL PLAN
Los grandes cambios que contiene la nueva estrategia tienen, en primer lugar, relación con un fortalecimiento de los fondos del Instituto de Crédito Territorial, el cual se espera aporte un 35% del total de viviendas construidas entre 1983 y 1986. Complementariamente, desde octubre pasado el gobierno ha expedido normas con el fin de obligar a las Corporaciones de Ahorro y Vivienda para que los préstamos que éstas concedan se destinen a la financiación de soluciones para las clases menos favorecidas. Lo prestado puede llegar a alcanzar el 100% del valor de la unidad con lo que se cumpliría la meta de ofrecer "casas sin cuota inicial" .
Es especialmente interesante el aspecto de la financiación del Plan, pues, según lo calculado, tan sólo un 8% de los dineros constituirían aportes del presupuesto nacional. Lo restante provendría, primordialmente, de los recursos del ahorro institucional, inversiones forzosas de los bancos y recuperación de cartera de las entidades estatales.
Además de lo anterior, el "Cambio con Equidad" considera puntos como los de la autoconstrucción, la planeación urbana, la disminución del déficit cualitativo, la producción y comercialización de insumos, etc. En resumen, se ha tratado de tener en cuenta cada alternativa para que en los años venideros el sector edificador retome el rumbo perdido, en beneficio de la economía y el bienestar social del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.