Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2012 12:00:00 AM

La competencia se puso buena

La llegada de la compañía de bajo costo Viva Colombia movió el mercado aeronáutico. Las grandes aerolíneas ajustan sus estrategias con grandes promociones y nuevas rutas. Y los usuarios son los beneficiados.

Hace dos semana empezó a operar en Colombia la nueva compañía de bajo costo Viva Colombia, que ingresó con un modelo de negocio muy conocido en el mundo y que en el país ha venido tomando fuerza. Su entrada le agregó emoción al sector aeronáutico, que ha estado muy dinámico en los últimos años por la llegada de nuevos jugadores internacionales y la mayor competencia por las rutas domésticas.

La naciente compañía quiere conquistar a los usuarios del transporte terrestre con base en tarifas baratas. En un país donde la infraestructura vial tiene retrasos de décadas, donde los derrumbes son frecuentes y cientos de kilómetros de carreteras están en mal estado, la apuesta parece bastante atractiva. Los precios en los tiquetes van desde 55.000 pesos con impuestos, casi lo mismo que vale un pasaje en bus de Bogotá a Cali o a Medellín. Los resultados no se han hecho esperar: en este corto tiempo han movilizado más de 4.000 pasajeros y el nivel de ocupación de sus tres aeronaves supera el 90 por ciento.

Pues bien, los demás jugadores del mercado no se quedaron quietos. Todas las aerolíneas están ofreciendo tarifas reducidas con promociones especiales, están anunciando nuevos destinos, vuelos directos entre ciudades y acuerdos de código compartido.

Avianca, que tiene el 55 por ciento del mercado nacional, está descentralizando sus operaciones. Acaba de anunciar conexiones directas desde el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, de Cali, con destino a Barranquilla y Cartagena. Su presidente, Fabio Villegas, dice que con estos enlaces punto a punto se reafirma el compromiso por beneficiar a las regiones. Copa y LAN están ampliando sus conexiones a ciudades de Sur y Centro América, con tarifas muy competitivas.

Colombia es uno de los pocos países de América Latina que se caracteriza por tener una competencia muy activa en su industria aérea. Están presentes las tres principales aerolíneas de la región, Avianca-Taca, Copa Airlines y LAN. Y compañías de bajo costo como EasyFly, Viva Colombia y Satena complementan la oferta. Entre tanto, el tráfico de pasajeros sigue creciendo a buen ritmo. En el primer trimestre del año se movilizaron 5,7 millones personas, un 12 por ciento más frente a igual periodo del año anterior. En todo 2011 viajaron 21,5 millones, una cifra récord.

Por eso Viva Colombia encuentra un terreno abonado para incursionar con este modelo de negocio. "Lo que queremos es romper la idea de que viajar en avión es solo para las clases más altas, cuando es un servicio esencial", dice el presidente de la aerolínea, Fred Jacobsen.

Afirma que cuando comenzaron el proyecto hace cuatro años los tildaron de locos por tratar de competir con los tres grandes jugadores, pero en los pocos días que han operado están comprobando que hay mercado para todos. La compañía, que tiene como centro de conexión el aeropuerto de Rionegro, comenzó con dos vuelos diarios: Medellín-Bogotá y Medellín-Cartagena. Acaba de incluir Cali, Barranquilla y Pereira. Y por lo visto en su despegue, tendrán que abrir otro vuelo entre Medellín y Bogotá. Por eso, no resulta nada utópico su objetivo de operar 32 rutas de aquí a dos años.

Las aerolíneas de bajo costo se caracterizan por ofrecer tarifas muy bajas porque eliminan servicios o cobran por ellos. En el caso de Viva Colombia, si el pasajero lleva una maleta en bodega debe pagar 40.000 pesos, si no quiere hacer una fila tan larga para registrarse debe pagar 15.000 pesos y si quiere tener opción de escoger su silla debe cancelar otros 20.000.

Para Alfonso Ávila, presidente de EasyFly, que opera desde 2007, la competencia es bienvenida porque abre nuevos mercados y atiende nichos en los cuales no se había incursionado. EasyFly opera en 18 rutas, con base en el aeropuerto de Palonegro, en Bucaramanga. El año pasado creció 45 por ciento, lo que ratifica la alta demanda en este segmento.

Se espera que estos nuevos jugadores puedan mantener los estándares de seguridad y calidad en el servicio, para que los pasajeros sean los realmente beneficiados con esta competencia en la industria aérea que está como para alquilar balcón.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.