Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/20/1998 12:00:00 AM

LA DANZA DE LOS MILLONES

La venta de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá puede cambiar el modo de vivir en la capital.

Faltando sólo dos minutos para la medianoche del pasado 30 de mayo se tomó una decisión que bien podría cambiar el futuro de la capital. Luego de hundirle a la administración Mockus el proyecto de privatización de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) en nueve oportunidades, el Concejo de Bogotá aceptó la propuesta del alcalde Enrique Peñalosa dando vía libre a la venta del 98 por ciento de la participación del Distrito en la ETB. Según los expertos la venta de la telefónica, cuya fase inicial debe realizarse en un año, irrigará al Distrito con recursos adicionales entre 3.000 y 5.000 millones de dólares, permitiéndole llevar a cabo a cabalidad su Plan de Desarrollo Urbano para Bogotá.
El plan contempla inversiones de bienestar social sin precedentes en el país, tanto que incluyendo la construcción del metro, comprende la nada despreciable suma de 9.000 millones de dólares en seis años. Una inversión de estas proporciones es enorme en cualquier capital del mundo. Para darse una idea es comparable al costo de construcción del túnel del Canal de la Mancha, una de las obras de ingeniería más importantes de la historia que requirió una inversión de 13.000 millones de dólares.
Ante la posibilidad de que el Concejo no aprobara la venta, la Alcaldía elaboró un plan de desarrollo urbano con recursos de la ETB y otro excluyendo los recursos producto de esa venta. Las inversiones que consideraba prioritarias para la capital las ató a otros fondos de financiación del Distrito para garantizar su ejecución. Por consiguiente, los recursos de la venta de la ETB se reservaron para proyectos sociales y de infraestructura de gran envergadura y perdurabilidad.
El 25 por ciento del producto de la venta de la ETB se destinará al proyecto de educación y salud que contempla una inversión total de 2.650 millones de dólares. Este proyecto incluye la creación de 180 guarderías infantiles en barrios de escasos recursos, la creación de 51 nuevos colegios para ampliar la cobertura en 157.000 cupos y la construcción de nueve hospitales, entre otras inversiones.
El 22,5 por ciento de los recursos financiará el programa de Urbanismo o Metro-Vivienda, cuyo costo total alcanza los 1.843 millones de dólares. El proyecto pretende adquirir cerca de 4.000 hectáreas de fincas suburbanas para destinarlas a vivienda popular y de esa manera conjurar los problemas sociales y económicos que se derivan de la formación de barrios piratas. El proyecto de Infraestructura Vial absorberá otro 22,5 por ciento de los recursos. Este proyecto busca encontrar soluciones al caos que se presenta en las vías de Bogotá, desembotellando la ciudad mediante la construcción de 1.100 kilómetros en vías. Adicionalmente incluye la construcción de 150 kilómetros de ciclorrutas.
El programa de parques, el de desmarginalización y el sistema de buses Transmilenio recibirán cada uno un 10 por ciento de los recursos producto de la venta de la telefónica. El proyecto de parques, cuyo costo total asciende a los 895 millones de dólares, pretende aprovechar que aún se pueden reservar terrenos urbanos para destinar a la recreación, destinando más de 200 hectáreas a parques plenamente dotados e incluye la construcción de cuatro megabibliotecas automatizadas en diferentes puntos de la ciudad.
El proyecto de desmarginalización dispone inversiones por 1.310 millones de dólares en la construcción de acueductos, parques locales, pavimentación y mejoramiento de las zonas marginales de la ciudad. El programa de buses Transmilenio brindaría una solución más rápida al problema del tráfico en Bogotá a la espera de la construcción del metro. Comprende un nuevo sistema de grandes buses articulados que circulan en troncales especiales, permiten el intercambio de pasajeros entre buses e incluyen un mecanismo que sólo permite detenerse en los paraderos. El costo de este proyecto alcanza los 700 millones de dólares y se pretende entregar gradualmente hasta el primero de enero de 2000.
Lo que diferencia a este plan de desarrollo de otras propuestas igualmente ambiciosas presentadas por administraciones pasadas es que el Distrito ya cuenta con los recursos para llevarlo a cabo sin necesidad de incurrir en un mayor endeudamiento para Bogotá. Sin embargo el quid del asunto radica tanto en la consecución de los recursos como en la responsabilidad y agilidad con que se inviertan. Según el alcalde Peñalosa, "el gran desafío es ejecutar", para lo cual confía plenamente en lo que en su opinión claramente distingue a su administración de sus antecesores, fortaleza gerencial y una gran capacidad de ejecución.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?