Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/12/1994 12:00:00 AM

LA GRAN PUNTADA

Con multimillonarias inversiones el gobierno aspira a tejer la Red de Solidaridad Social, para aliviar la pobreza de la tercera parte de los colombianos

No habían transcurrido tres días completos desde su posesión cuando el nuevo presidente de la república, Ernesto Samper Pizano, le madrugó al país para mostrarle como era eso de irle poniendo corazón a la apertura. El primer paso en ese sentido era el anuncio del programa denominado el "Salto Social" y que implica una multimillonaria inversión en proyectos de gran impacto.
El eje del desarrollo de los ocho programas que constituyen el salto social será la Red Nacional de Solidaridad Social. una nueva entidad que será orientada directamente por la Presidencia de la República y que asumirá además la dirección del Plan Nacional de Rehabilitación y del Fondo de Solidaridad y Emergencia Social. El ex ministro de Salud Eduardo Díaz Uribe. fue nombrado como su primer director con la responsabilidad de convertirla en una realidad y de dirigir todos sus programas.
Si bien lo que podría llamarse la población pobre del país la constituyen 17 millones de colombianos-lo que representa el 47 por ciento de la población total-el núcleo más pobre está compuesto por 12 millones de personas. Es decir la tercera parte de la población colombiana. Y es precisamente a ese grupo al que estarán destinados los programas de la Red de Solidaridad Social. Según las palabras del propio presidente Samper, "con esta iniciativa el gobierno nacional orientará sus esfuerzos a mejorar las condiciones de vida de ese 33 por ciento de la población colombiana que padece condiciones críticas de viviendas, salud,educación y servicios públicos y necesita una acción dirigida exclusivanmente a ellos por estar alejados de la acción de los organismos de gobierno".
El Campo de acción de la Red de Solidaridad Social está determinado por ocho programas destinados a atender los frentes más Críticos de pobreza de la sociedad Colombiana. El primero de ellos está destinado a Cumplir parcialmente con una de las principales promesas de la campaña presidencial del Candidato Samper: la generación de empleo. Mediante sendos programas de empleo rural y empleo urbano de emergencia y un programa de capacitación el actual gobierno pretende ocupar a 343.000 Colombianos en el cuatrienio de su mandato. Los empleos se generarán principalmente mediante pequeños proyectos de inversión social y comunitario, de infraestructura y de servicios comunitarios, que son intensivos en mano de obra no calificada la entidad responsable de la capacitación laboral será el Sena y el grupo objetivo del Plan son 123.000 estudiantes de bachillerato de bajos ingresos y en condiciones de desempleo.
En materia de nutrición y asitencia alimentaria el plan del nuevo obierno plantea tres subprogramas: uno de atención materno infantil, otro de apoyo alimentario a niños en edad preescolar y un tercero de bonos alimentarios para niños de áreas rurales en edad preescolar no cubiertos en hogares comunitarios. El primero de esos tres programas atenderá a 400.000 madres gestantes o lactantes y a sus hijos menores de un año. Los dos restantes atenderán a más de un millón de niños de edades que oscilan entre uno y siete años.
Otro de los programas de la Red de Solidaridad Social está destinado a apoyar a las mujeres jefes de hogar con hijos en edad preescolar. En este caso se busca apoyar a las madres que, por su extrema pobreza, no están en capacidad de asumir los costos educativos de la escuela primaria de sus hijos. Esa carencia de fondos conduce generalmente al abandono escolar en edades tempranas y por ende, a la frustración de mejores oportunidades para esos niños. Para tal efecto, el estado entregará un bono escolar que beneficiará a 150.000 niños entre 6 y 12 años que permitirá que por lo menos culmine el ciclo de primaria.
El desarrollo educativo también comprende un plan para estimular a 9.000 jóvenes de escasos recursos con capacidades exepcionales de talento deportivo o artístico. Para tal efecto la red de solidaridad social establecerá un programa de subsidios y becas estudiantiles destinado a sufragar los costos de instrucción y práctica de esas actividades. Ese programa se canalizará a través de las ligas y clubes deportivos de los consejos regionales de la cultura.
y si la infancia está cubierta, otro de los grupos más desprotegidos de la población, el de los ancianos indigentes, también lo estarán. El programa llamado "revivir" otorgará un auxilio mensual en este año de 38.000 pesos a 240.000 personas de más de 65 años o de más de 50 años si son indígenas o discapacitados. El auxilio que será reajustado anualmente por el Compes de acuerdo con el aumento de la canasta familiar, busca garantizar un mínimo ingreso que le permita subsistir a ese segmento de la población.
En materia de vivienda el gobierno presentó dos programas.
El primero, denominado "vivir mejor" busca mejorar las condiciones de vida en las comunidades rurales. Este programa beneficiará a los largo de los próximos 4 años a 300.000 familias y tiene como propósito central el mejoramiento estructural de las viviendas en zonas rurales y cabeceras municipales de menos de 2.500 habitantes. También se pretende que sirva como canal para proponer soluciones alternas de agua potable y para adelantar acciones de sanamiento básico y de inslalación de servicios públicos de acueducto y alcantarillado.
El segundo frente de acción es de "vivienda y mejoramiento en torno", que busca facilitar la adquisición de soluciones habitacionales de más de un millón de familias colombianas mediante el otorgamiento de 500.000 subsidios directo al los compradores. El programa también comprende de otorgamiento de subsidios colectivos para mejoramiento de vivienda de zonas subnormales que presten deficiencias en servicio públicos domiciliarios y colectivos, en vías de acceso o que estén expuestas a riesgos de inundaciones o deslizamientos.
Por último la Red de Solidaridad Social también se propone a atender el frente del esparciamiento en las zonas que presentan los mayores índices de pobreza. El desarrollo de un programa conocido como "Recrear" se construirán 1.700 parques y áreas recreativas enasentamientos marginados de las diferentes regiones del país. Con ello se busca satisfacer las necesidades de recreación y de los estratos uno y dos que por lo general viven en condiciones de hacinamiento.
La implementación y ejecución de todos los programas se hará con la participación de los agentes territoriales. Practicamente en todos los casos de la entidad nacional responsable del orden nacional -el Fondo de Solidaridad y Emergencia Social, el DRI, el Sena, el Ministerio de Salud, el ICBF,el Fondo de Inversión Social, el Inurbe,la Caja Agraria o el Icetex, según el caso - producirá los fondos o confinanciará el programa pero la ejecución estará a cargo de los municipios.
El costo total de los programas de la Red de Solidaridad -traído a valor presente de 1994- será de 2.6 billones de pesos. Es decir unos 3.300 millones de dólares. Para lo que queda del presente año, el gobierno piensa destintar mas de 135.000 millones -170 millones de dolares para lo cual tendrá que reasignar recursos presupuestales durante el segundo semestre. Para 1995 se piensan invertir 608.000 millones de pesos lo que representará el 0.8% del producto interno bruto. A partir de 1996 se va a destinar cerca del 1 por ciento del PIB para atender los gastos de inversión de los diferentes proyectos.
La financiación de los 8 programas bandera de la Red de Solidaridad Social se hará con recursos ordinarios de presupuesto nacional del sistema de confinanciación, con recursos de las entidades terrtoriales y con los fondos provenientes de un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo por valor de 500 millones de dólares.
Este ambicioso programa de gasto e inversión social tendrá, sin embargo, que compaginarse con las políticas de control a la inflación. La semana pasada se discutía la necesidad de reducir el gasto público que había aumentado en un 70 por ciento en el primer semestre del año. Los reajustes al presupuesto de este año y las discusiones que se avecinan sobre el de 1995 en el Congreso, será la primera fase para que el gobierno demuestre hasta dónde esta dispuesta a ponerle corazón a la política económica.-




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.