Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1997/03/03 00:00

LA GUERRA DE LAS PERAS

Después de una dura pelea entre Postobón y Coca-Cola por el negocio de la toronja, el turno en el 'ring' es para las gaseosas de pera.

LA GUERRA DE LAS PERAS

No pasaron ocho días después del pomposo lanzamiento de Taí, la gaseosa con sabor a pera de Coca-Cola, cuando empezó a correr el rumor de que Postobón también tenía su carta tapada. Según los conocedores, la empresa de Carlos Ardila Lülle tenía planes de sacar al mercado una gaseosa de igual sabor pero la competencia se le había adelantado. Al final los chismes se convirtieron en realidad: el viernes salió al mercado la Pera de Postobón.Lo curioso es que es la segunda vez que ocurre algo así en menos de un año. De hecho, en febrero pasado, cuando la multinacional Coca-Cola lanzó su famosa Quatro, la respuesta de Postobón con Toronja estuvo lista seis meses después.A los ojos de muchos, lo que está haciendo Postobón es 'copiarse' de la multinacional ripostándole cada vez que ésta tiene un nuevo éxito comercial. Sin embargo, el presidente de la compañía, Carlos Alberto Beltrán, piensa distinto. En diálogo con SEMANA afirmó que "el segmento de las toronjas fue inaugurado por Bavaria cuando sacó la Link de limón. Seguimos nosotros con Limón-Toronja y después apareció Quatro, de manera que ellos fueron los terceros".Pero, independientemente de quién salió primero, la pregunta relevante con el paso de los meses es ¿quién va de primero? Hay quienes afirman que el éxito de Quatro ha sido arrollador. Al respecto Coca-Cola dice que la prueba de eso es que su nueva gaseosa tiene cerca del 6 por ciento del mercado total de gaseosas en Colombia. Postobón, no obstante, considera que el segmento de las toronjas tiene el 8 por ciento del negocio, el cual está repartido por mitades, lo cual querría decir que cada una tiene el 4 por ciento.Aparte de lo que pasó con las toronjas, lo que genera más interrogantes es qué hay detrás de un lanzamiento tan seguido de dos gaseosas de la misma fruta, como es el caso de las peras. Según Beltrán, "nosotros estamos trabajando en ese producto desde hace más de 12 meses y hemos invertido 10.000 millones de pesos en su elaboración. Entonces lo que hay que preguntarse es a quién se le ocurrió primero la idea de salir con una gaseosa de pera".Coca-Cola también tiene su versión de los hechos. Según Rubén Pietropaolo, presidente de Industrial de Gaseosas _Indega_, la embotelladora de la multinacional en Colombia, "En Taí trabajamos durante un año, con más de 2.000 encuestas, en las que pusimos a prueba 12 sabores para diseñar una gaseosa al gusto de los colombianos. El resultado fue que a los consumidores les hacía falta la pera. Por eso la lanzamos, con una inversión de 9.000 millones de pesos".Así las cosas, saber a quién se le ocurrió primero la idea es un verdadero misterio. No obstante, lo cierto es que mientras muchos colombianos piensan que Taí es el resultado de profundos estudios realizados en la planta de Coca-Cola en Atlanta, la verdad es que salió de las investigaciones de un grupo de científicos colombianos que se la inventaron. Y aunque por lo pronto sólo estará en las cuatro ciudades más grandes del país _mientras que la Pera de Postobón estará en todo el territorio nacional_, es probable que luego de pasar la prueba en Colombia atraviese las fronteras.Lo único de Taí que no es colombiano es el nombre, pues éste ya existía en Brasil, desde 1969, para identificar a una bebida cuyo sabor es el guaraná. Pese a ello, no deja de ser satisfactorio que el sabor sea el resultado de una mezcla nacional. Sin embargo Carlos Alberto Beltrán argumenta que "no es la primera mezcla que se hace en el país. Todas nuestras gaseosas son elaboradas en Colombia". Más allá de lo que dicen unos y otros, lo cierto es que si hay un mercado que ha cambiado en Colombia es el de las gaseosas, y en general el de las bebidas. No sólo han llegado jugos, aguas, productos especializados como el Gatorade y nuevas marcas de cerveza como la Leona, sino que cada día aparece una nueva fruta convertida en gaseosa.Lo que hay que preguntarse, entonces, es cómo anda un mercado tan dulce y diverso como el de las gaseosas. Al respecto la respuesta difiere según quién la conteste, pues cada empresa tiene métodos de medición distintos. De hecho, de acuerdo con los datos de Indega, ellos serían los líderes del negocio, con el 59 por ciento del mercado, en tanto que Postobón tendría el 40 por ciento. Para la compañía de Ardila Lülle las cosas son a otro precio: según un estudio de Invamer-Gallup contratado por ellos, Postobón sería la dueña del 52,1 por ciento e Indega del 47,9 por ciento (ver cuadro).¿Quién tiene la razón? Es difícil saberlo. Lo que es comprensible es que las dos compañías líderes se den la pela, pues Colombia es un país donde se consumen cerca de 2.000 millones de litros al año, lo que se traduce en 55 litros por persona. Eso quiere decir que si una botella cuesta 600 pesos se trata de un delicioso negocio cuyas ventas brutas pueden estar cerca de 1,2 billones de pesos anuales.Sea quien sea el primero, la verdad es que los ganadores son los colombianos pues la 'guerra' de las gaseosas ha convertido al país en una verdadera muestra de sabores. Tanto es así que son muy pocos los lugares en el mundo donde ocurre algo que ya es característico en Colombia: que las colas sólo tengan el 50 por ciento del mercado, lo que quiere decir que las gaseosas de sabores distintos, como son las de fruta, han sido capaces de estar a la par de gigantes como Pepsi y Coca-Cola. nn ¿A quién se le ocurrió primero la idea de lanzar el sabor a pera? Ese es el verdadero misterio

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.