Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/14/2011 12:00:00 AM

La jugada de Microsoft

Con la compra de Skype, el gigante del 'software' no solo asegura clientes, sino tecnología para potenciar sus productos y servicios. El negocio busca recortarles terreno a Google y Apple en el mundo del videochat.

La compra de Skype por parte de Microsoft se convirtió en la gran noticia del sector tecnológico en los últimos años. Se considera la apuesta más audaz que ha hecho la empresa de Bill Gates en su historia. El simple anuncio de la operación hizo subir la Bolsa de Nueva York y puso a todos los analistas del mundo a hacer cábalas sobre el alcance de este negocio.

Más allá de si Microsoft pagó un precio muy alto o no por Skype -8.500 millones de dólares-, haber adquirido esta plataforma de servicios de voz, video y mensajería por Internet con casi 160 millones de usuarios al mes, representa uno de los mayores retos para el gigante del software, que no tiene problemas de liquidez de ninguna clase.

Al tomar la decisión de invertir esta suma, que representa casi cuatro veces la que pagó por Skype el Grupo Silver Lake a eBay en noviembre de 2009, la empresa de Bill Gates sabe que adquiere tecnología para fortalecer y complementar su oferta corporativa y empresarial. Y, sobre todo, está buscando recortarles terreno a sus rivales Google y Apple, que han ganado millones de clientes con el popular servicio de videochat, gracias a Face Time (Apple) y Voice (Google).

Con el ritmo al que avanza hoy la tecnología, comprar Skype era una opción que Gates, el dueño, y Steve Ballmer, presidente de Microsoft, no podían dejar pasar, pues sin planearlo encontraron una pieza que encaja muy cómodamente en su portafolio de servicios y productos: por un lado, permite que los millones de personas que hoy en el mundo tienen una consola de Xbox puedan realizar videollamadas a través del televisor de su casa y, también, con la opción de video, complementa el sistema operativo para los móviles Windows Phone.

Como si lo anterior fuera poco, robustece su oferta corporativa, pues al fusionar la plataforma del producto Lync con la de Skype, estructurará un compacto servicio de chat, correo electrónico, videoconferencia, Outlook y teléfonos, que harán la oferta de Microsoft quizá la más popular y apetecida entre los clientes de negocios y oficinas, donde compite con firmas como Cisco, Avaya e IBM alrededor del mundo.

"Juntos crearemos el futuro de las comunicaciones en tiempo real, para que la gente pueda conectarse fácilmente con su familia, sus amigos y colegas en cualquier lugar", dijo Ballmer al anunciar la compra y al explicar que se integrará una nueva división de negocios, liderada por Tony Bates, actual presidente de Skype, quien será el presidente de la División Microsoft Skype.

Aunque algunos analistas del sector de tecnología consideran que profundizar en el mercado de telefonía e Internet representa para Microsoft salirse del foco de su negocio como fabricante de los sistemas operativos Windows y Office, firmas como Ernst & Young consideran que la movida simplemente responde a una adecuación frente a las nuevas circunstancias del mercado, en donde los consumidores quieren dispositivos y aplicaciones más poderosas, y las empresas buscan tecnología más costo-efectiva. "Satisfacer estas demandas conducirá a un crecimiento explosivo y a una competencia en todos los campos, que obliga a la reestructuración de muchas industrias", como evidentemente están pensando en Microsoft.

Ahora bien, muchos se preguntan qué cambiará para los que habitualmente se conectan a Internet y vía Skype pueden ver y conversar con sus familiares o dar reportes a su empresa desde lugares remotos, ya sea a través de video o llamadas a celulares. Los analistas creen que no hay por qué preocuparse, pues la idea de Microsoft no sería imponer o aumentar tarifas a estos servicios una vez se realice la fusión.

Según cifras de Microsoft, el año pasado Skype no solo alcanzó 160 millones de usuarios conectados mensualmente, sino que logró registrar unos 207.000 millones de minutos de conversaciones de voz y video. Estas son razones por las que algunos expertos de tecnología en Colombia consideran que Microsoft no aumentará el costo telefónico vía Skype ni va a cobrar por el servicio de videochat. "Sin duda, aumentarán sus ingresos, pero no por esta vía, pues por ejemplo Google, un competidor directo, ofrece el servicio de voz sin costo para llamadas a Estados Unidos, y al comprar un nuevo negocio la idea es ganar clientes y no perderlos", advirtió una de las fuentes.

Sin embargo, otros consideran que esta puede ser un arma de doble filo. Utilizar el acceso a Internet para ofrecer llamadas gratuitas, o mucho más baratas, podría generar antipatía en los operadores telefónicos en todo el mundo, que tendrán que pensar muy bien en las alianzas que establezcan de ahora en adelante con Microsoft al promocionar sus teléfonos móviles equipados con Windows o Skype.

Una llamada por cobrar

Gates y su combo parecen no estar muy preocupados por la aceptación o no de las compañías telefónicas, que hasta ahora han sido sus aliadas estratégicas en el terreno de la telefonía móvil. El tímido despegue de Windows Phone requiere decisiones radicales y, al incorporar Skype, están buscándolas.

También hay críticos de esta movida. Cris O'Brien, analista especializado de la publicación Mercury News, de Silicon Valey, el corazón de la tecnología en el mundo, señala que más allá de diversificar su oferta, al meterse en terrenos de voz y video Microsoft se está alejando del negocio que la ha hecho grande. "Está claro que esta compra no garantiza que se vayan a vender más licencias de Office o Windows, y así el mercado de videollamadas crezca, hay escepticismo y muchas dudas frente a que la publicidad que lo acompañe lo haga en igual medida", afirmó en su columna, una vez oficializada la noticia.

Pero negocio es negocio, y Microsoft se la jugó por datos como el emitido por la International Data Corporation (IDC) el último trimestre del año pasado, cuando informó que por primera vez en la historia las ventas de teléfonos inteligentes superaron las de PC, y apuntó que en 2014 los dispositivos inteligentes se usarán más que los computadores tradicionales para acceder a Internet.

Por eso, a Ballmer, CEO de Microsoft, no le preocupa haber pagado más por Skype: es una apuesta a mediano plazo, cuya inversión -dijo- se recuperará en el primer año posterior al cierre de la compra. Fue un negocio que se hizo en seis semanas, sin contratar el análisis de bancas de inversión, con el mayor sigilo entre las partes, pues había mucho en juego y no se podían dar pasos en falso como el que dieron al comprar Yahoo! Ahora habrá que esperar el manejo que le den a esta costosa joya y el trato que les brinden a sus millones de clientes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.