Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1995/01/02 00:00

LA LLAVE GANADERA

El Banco Ganadero y la Organización Ardila Lulle deciden aliarse para entrar al negocio de los seguros.

LA LLAVE GANADERA

ALGUN OBSERVADOR DESprevenido diría que se trata de poner en práctica una alianza que se ve todos los días en los restaurantes. Al fin y al cabo, ¿cuántos asados no se acompañan todos los días con una Colombiana?
Y quién quita. Quizás fue ese uno de los motivos por el cual la Organización Ardila Lulle y el Banco Ganadero decidieron unir fuerzas para ingresar de lleno al mundo de los seguros, en un negocio que sólo está pendiente de su aprobación por parte de la Superintendencia Bancaria. Pero tal como están las cosas, en cuestión de semanas el país comenzará a oír hablar de La Ganadera, la nueva aseguradora, cuyos socios serán el primer banco del país y la primera embotelladora de gaseosas de Colombia.
La historia comenzó hace ya varios años en el seno del Ganadero. Frente a la rápida expansión de la entidad y gracias a las normas que introdujeron el concepto de que un banco podía tener filiales en diversos sectores del negocio financiero, los ejecutivos del Banco empezaron a explorar el tema. "Vimos que la entidad que faltaba para completar el círculo era la de seguros", le dijo a SEMANA Jesus Villamizar, presidente del Banco. De tal manera, al tiempo que el Ganadero se encargaba de abrir su firma comisionista de bolsa, de impulsar su filial de leasing y de meterle vapor a su corporación financiera, comenzó a mirar alrededor a ver si había una aseguradora a la venta. La idea que tenía la entidad financiera era que resultaba mucho más sencillo comprar una compañía en operación a comenzar de cero.
En todo este proceso, el negocio de seguros comenzó a mostrar otras facetas. A pesar de que la actividad se había resentido por la decisión gubernamental de comienzos de la década que liberó el mercado de tarifas, la llegada de los fondos de pensiones y cesantías introdujo nuevos elementos. En todo el mundo el manejo de las pensiones se equipara al de los seguros de vida, y la mejor manera de sacarle jugo al negocio es que una compañía con intereses en un sector se involucre en el otro.
Mientras todo esto ocurría, el Ganadero examinó los nombres de unas cinco aseguradoras, pero no pudo llegar a ningún acuerdo. De tal manera que para inicios del año decidió empezar solo, luego de recibir la autorización para comenzar las operaciones de la Compañía de Seguros Ganadera S.A.
Casi al mismo tiempo el Banco entró al negocio de pensiones con Horizonte, originalmente una administradora de cesantías en la cual tiene el 26 por ciento y cuyos socios adicionales son el Banco de Colombia, Granahorrar, el Banco Superior y, más recientemente la Organización Ardila Lulle. Con semejante equipo parecía lógico que al negocio de los seguros entraran los mismos. Sin embargo todos los socios del Ganadero en Horizonte tenían ya su propia aseguradora, con la única excepción del Grupo Postobón.
Este último, por su parte, tenía interés de aumentar su presencia en el mercado financiero. Aparte de Coltefinanciera, propiedad de Coltejer, la Organización Ardila Lulle se había venido quedando por fuera de un sector en pleno crecimiento. En consecuencia, decidió entrar como socio minoritario a Horizonte, con el 16 por ciento, y sentarse a conversar con el Ganadero sobre el tema de los seguros. "Somos el grupo de empresas que más primas paga en Colombia", le confesó a SEMANA Carlos Ardila Lulle, cabeza de la Organización. Aunque la cuantía precisa no pudo ser establecida, se estima que esa cifra supera los 10.000 millones de pesos al año.
En último término, el Banco y la Organización llegaron a un acuerdo para que ésta última adquiera el 45 por ciento de Seguros Ganadera y de Seguros de Vida La Ganadera, cuya licencia fue aprobada hace apenas unas semanas La cuantía de la operación se acerca a los 6.500 millones de pesos y el plan de los socios es consolidar una empresa con la tecnología más avanzada del sector.
El reto no será fácil. A septiembre pasado, las primas expedidas por Seguros Ganadera ascendían a 670 millones de pesos, frente a 107.000 millones registrados por Colseguros, la número uno del mercado. Faltan todavía unos años para que este ternero recién nacido crezca y comience a embestir. Habrá que alimentarlo con mucha gaseosa...

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.