Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1993/11/08 00:00

LA MACADAMIA

A punto de iniciar la exportación de esta curiosa nuez, Colombia entra en el mercado de un producto exótico por el cual se paga un alto precio en el exterior.

LA MACADAMIA

EL AÑO ENTRANTE, COLOMBIA empezará a formar parte del mercado de uno de los frutos más exóticos y apetecidos del mundo: la macadamia. Para entonces, y después de cuatro años de espera, se habrá iniciado ya la producción del mayor cultivo que hay en el país -300 hectáreas-, en Timbío (Cauca).
La macadamia es la nuez por la que más se paga. Con la libra a 80 centavos de dólar, duplica el precio del pistacho y sobrepasa a la avellana y el marañón. Estados Unidos, dueño del 90 por ciento del mercado, es el principal consumidor. De acuerdo con un estudio de la FAO, demanda cerca de 270.000 toneladas anuales, no de la nuez en concha sino de la almendra. Japón ocupa el segundo renglón en la lista de compradores. No obstante, según Ignacio Umaña Mallarino, director de la División de Mercadeo y Agroindustria de la Federación de Cafeteros, que ha pensado impulsar este tipo de sembrados,"Europa y otros países de América Latina constituyen un mercado potencial de gran envergadura. Colombia puede tener entre manos algo importante, al igual que sus cultivos de espárragos y otros semejantes".
Pero la macadamia no llama la atención únicamente por su sabor. También por su cantidad de nutrientes. Seis o siete nueces contienen, entre otros, 100 calorías, 1,3 gramos de proteínas, 33,7 miligramos de fósforo y 11 gramos de aceite. Por esto último, varios científicos creen que, con un procedimiento no muy complejo, se ha encontrado ya el sustituto para el aceite de oliva y otra arma para los enemigos del colesterol. Además hay médicos que aseguran que se trata de una nuez con altos poderes afrodisíacos.
En el grupo de países productores, Colombia estará al lado de Hawai, que cosecha cerca del 80 por ciento, seguido de Australia -de donde es originaria la macadamia-, con el 12, y, en menor rango, Suráfrica, Costa Rica, Kenia, Guatemala y Malawi. En casi todos estos se dan las condiciones para el éxito del cultivo: entre 19 y 25 grados centígrados en zonas de 1.000 a 1.700 metros sobre el nivel del mar, poco viento, y un suelo con buen drenaje y, preferiblemente, volcánico. Esas mismas características las tienen los alrededores de Timbío.
Sin embargo, no fueron los socios de Macadamia del Cauca S.A. -los industriales azucareros del Valle dueños del cultivo y de otras 58 hectáreas cerca de Armenia- quienes introdujeron esta nuez a Colombia. La idea fue de algunos técnicos del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), que en 1969 plantaron 75 árboles en la granja Paraguaicito, de Buenavista (Quindío), sin que desde aquella época hubiera mayor interés en ampliar el cultivo. Sólo en forma experimental, o en pequeñísima escala, se ve macadamia en Caldas, Risaralda, Tolima y Cundinamarca.
El árbol, siempre verde, crece hasta los 15 metros de altura y 12 de copa, puede sembrarse junto con café, comienza a dar frutos a los cuatro años, llega a su máximo rendimiento a los 12, vive hasta los 60 ó 70, y produce de 150 a 250 libras anualmente. Esto significa que la producción de nuez en cáscara por hectárea, en edad óptima, alcanza las 10 toneladas.
La macadamia ha causado curiosidad y ha puesto a pensar a varios agricultores colombianos. Porque aunque saben que hay que esperar mucho para recoger la primera cosecha, tienen bien claro que, con el precio de venta, las bondades del suelo colombiano y las posibilidades de exportación, pueden estar frente a un cultivo que les llene los bolsillos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.