Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1996/08/05 00:00

LA MADRE BANCA

El ingreso de tres bancos españoles en el mercado financiero colombiano sería uno de los medios más efectivos para combatir el alto costo del dinero.

LA MADRE BANCA

En los últimos días los medios han hablado constantemente de la reconquista. Las notas de prensa son de todo tipo: mientras unas reseñan operaciones que están a punto de concretarse, otras tan sólo recogen los rumores que circulan en los medios especializados. Pero todas ellas coinciden en afirmar que los inversionistas ibéricos tienen sus ojos puestos en el mercado financiero colombiano.Los acercamientos de los españoles se iniciaron hace unos tres años, cuando el Banco Central Hispano realizó sus primeros contactos con varias entidades entre ellas el Banco Popular, el Banco Unión, el Ganadero, el Andino y Bancoquia. Pero el tema del ingreso de los bancos ibéricos logró una mayor trascendencia, cuando pasó de ser un rumor para convertirse en un negocio seguro: el pasado 31 de mayo se concretó la compra -por un monto cercano a los 300 millones de pesos- del 40 por ciento de las acciones del Banco Ganadero por parte del Banco Bilbao Vizcaya -BBV-. La importancia del acuerdo es aún mayor si se tiene en cuenta que los términos del convenio permiten a los españoles participar en la gestión del banco aun si su inversión directa es minoritaria.Y es que con los antecedentes que tiene el Bilbao Vizcaya, sin duda se sentirán los efectos de su participación en la dirección del Banco Ganadero. En México, el BBV logró en año y medio cambiarle la cara al Banco Probursa: en el último trimestre de 1995 la institución volvió a reportar utilidades superando así los efectos del tequilazo. En Perú sus logros no han sido menores: a principios de este año el Banco Continental _en el cual BBV tiene una participación total del 69 por ciento_ inició una campaña masiva de atracción de clientes con la cual ha conseguido 75.000 nuevos cuentahabientes.En tierra inca el BBV ha tenido que competir con otros dos rivales españoles, con los cuales muy probablemente se encontrará en Colombia: el Banco Santander y el Banco Central Hispano. El primero compró los bancos Mercantil e Interandino, los fusionó y se anotó un gol bajando en forma importante las tasas de interés. El Banco Central Hispano como no estaba dispuesto a quedarse atrás de sus paisanos, adquirió el Banco del Sur y el Banco del Libertador también con la idea de unirlos.Pero todavía no hay que cantar victoria, pues el ingreso de estas dos instituciones españolas a Colombia aún está en trámite. El Santander ha mantenido conversaciones con el Grupo Santo Domingo para adquirir el Banco Comercial Antioqueño. Pero ese no es su único foco de atracción: muchos están convencidos de que el Santander entrará en la puja por el Banco Popular, a pesar de que los 340.000 millones que puso el gobierno como base podrían constituirse en un precio muy alto para sus intereses. Según un conocedor del mercado consultado por SEMANA, "el Banco Santander no tiene muchas opciones para escoger, porque ellos quieren un banco grande. También hay que tener en cuenta que el gobierno se verá obligado a ceder: no puede abortar por tercera vez la privatización del Banco Popular porque ya incluyó en su presupuesto de este año el dinero proveniente de la operación". En el mundo financiero hay quienes sostienen que el Santander está negociando los dos bancos porque le interesan los dos, es decir que quiere hacer una fusión como la que hizo en Perú.Los conocedores también afirman que el Banco Central Hispano podría estar interesado en entrar a pujar por el Banco Popular, aunque las versiones de prensa aseguran que esa entidad está negociando el 25 por ciento de Bancafé. Al ser consultado sobre sus posibles inversiones, el representante del banco en Colombia, Rafael Gómez Jordana dijo a SEMANA,"hemos adelantado algunas conversaciones, pero no hay nada concreto". Lo cierto es que el mayor interés del Banco Central Hispano es convertirse en accionista de alguna entidad en Colombia porque es una muy buena inversión.Sobre la posibilidad de que estas operaciones finalmente se concreten, las opiniones están divididas. Mientras algunos piensan que las cosas van a ser difíciles porque los precios de los establecimientos colombianos están muy altos y la demanda por bancos en América Latina ha disminuido en forma significativa después de la crisis mexicana, otros insisten en que las oportunidades que ofrece la banca en Colombia son muy buenas: el sistema financiero es muy sólido, los bancos tienen un excelente nivel de capitalización y el mercado aún está muy lejos de la saturación. En conclusión, para los españoles que se han especializado en banca personal, el panorama es óptimo.Lo cierto es que de concretarse estos negocios se produciría un verdadero terremoto en el sistema financiero. Es un hecho que los españoles traerán consigo innovaciones en materia tecnológica y procedimientos administrativos, que sumados al manejo de economías de mayor escala harían que los márgenes de intermediación y las tasas de interés disminuyeran en forma considerable. Para el presidente de la Asociación Bancaria, César González, el fenómeno se generalizará: "Vendrán varios movimientos de fusiones y adquisiciones para aumentar el tamaño promedio de los bancos".La posibilidad de que los intereses bajen en forma considerable por un medio diferente a la intervención del Banco de la República, es una excelente noticia. Ese sería un empujón para el crecimiento económico, que se ha frenado en parte por el alto costo del dinero. De esta manera como nunca antes los rumores de una reconquista han suscitado tan buenas expectativas, tanto que no sería exagerado asegurar que son muchos los que están rezando para que los españoles se salgan con la suya.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.