Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/14/1988 12:00:00 AM

LA MANO AL DRIL

En busca de seguridad para los inversionistas, el gobierno exige capitalización y un Fondo de Garantías a las Bolsas.

Las estaban esperando. Después de que reconocidas firmas de la Bolsa de Bogotá cometieron defraudaciones millonarias, cuyas cifras exactas aún no se han podido establecer -hay quienes las calculan en cerca de 10 mil millones de pesos- las Bolsas del país sabían que el gobierno intentaría, de alguna manera, meterlas en cintura. Aunque unos pocos eran los culpables, todos habían terminado salpicados con el agua sucia del escándalo. Por eso no se sorprendieron del todo, cuando el viernes 7 de octubre, después de una reunión de más de tres horas de la Sala General de la Comisión de Valores, el ministro de Desarrollo, Carlos Arturo Marulanda, anunció una serie de medidas con las cuales el gobierno buscaba poner orden y establecer más controles sobre el mercado bursátil.
Las medidas, que serán oficializadas esta semana, son las siguientes:
- Las sociedades individuales comisionistas de Bolsa deberán incrementar su patrimonio de 2 a 35 millones de pesos.
- Las sociedades anónimas de corredores tienen que elevar su capital de 10 a 100 millones de pesos.
- Las tres Bolsas de Valores tienen que crear Fondos de Garantías para responder a terceras personas por eventuales problemas económicos. (La de Bogotá por mil millones, la de Medellín por 200 millones y la de Occidente por 100). Cada una determina los procedimientos para constituír los fondos y contarán con el tiempo suficiente para realizarlo.
- Por medio de un proyecto de ley que se presentará al Congreso, se creará el Depósito Central de Valores, para evitar que los papeles tengan que ser movilizados y se puedan perder.
- Todas las operaciones que se efectúen con acciones o títulos valores deberán pasar por el control de la Bolsa sin importar si son de contado o a crédito. Se desea vigilar el auge del mercado "paralelo" que venía surgiendo en los mercados bursátiles y que fue causante del escándalo de los últimos meses.
- Las personas naturales tendrán acceso a los Consejos Directivos y las Cámaras Disciplinarias de las Bolsas, con el fin de vigilar las operaciones que efectúan.
Las reacciones no se hicieron esperar y aunque el presidente de la Comisión General de Valores, Luis Fernando Uribe, afirmó que las exigencias a las Bolsas eran inmodificables, algunas de las medidas fueron recibidas con reservas. Corredores de Bolsa consultados por SEMANA coincidieron en afirmar que la medida de la capitalización es sana, pero que no por ello se logra necesariamente obtener los resultados buscados. Si lo que el gobierno pretendía con la medida era hacer que los corredores se metieran la mano al bolsillo para darle así mayores garantías a sus clientes, en la práctica esto podría no lograrse si algunas de las firmas que son sociedades anónimas resolvieran transformarse, para disminuír el monto de su necesaria capitalización. Al fin y al cabo, sostienen, en la práctica diaria del mercado realizan el mismo tipo de operaciones que las sociedades anónimas y el monto de su capitalización es menor. Por otra parte, si se tiene en cuenta que la cuantía de las defraudaciones que motivaron al gobierno a apretar las tuercas podría llegar a los 10 mil millones de pesos, poco respaldo significarían los 100 millones de pesos de capital de una firma.
Desde otro punto de vista, algunos corredores creen que como la capitalización implica tener mayor volumen de comisiones para mantener la rentabilidad del mayor capital exigido, el gobierno habría planteado a manera de "contraprestación" la medida que obliga a que lodas las operaciones de acciones y títulos valores pasen por Bolsa. Sería una forma de mantener la actividad bursátil. Pero esta medida, a su vez, tiene tanto de ancho como de largo. Aunque falta la reglamentación de la norma sobre las característica de los títulos y los montos de las operaciones y a pesar de que lo que busca el gobierno es claridad en todas esas operaciones, algunos piensan que constituye la legalización del mercado "paralelo". Esto implicaría, entre otras cosas, que las Bolsas dejarían de percibir ingresos por concepto de la inscripción de los títulos valores, y, eventualmente, la creación de una duplicidad innecesaria en el mercado de valores. Muchas de las operaciones que se realizan por fuera de Bolsa, se hacen porque no se requiere la presencia de un corredor que ponga en contacto a vendedor y a comprador. En esas operaciones, que se harían en ruedas vespertinas -dicen corredores de Bolsa- tendría que producirse innecesariamente el pago de comisiones.
En cuanto al proyecto para la creación del Fondo de Garantías, algunos corredores esgrimen el mismo argumento de la capitalización: trente a la magnitud de las defraudaciones que se conocen, un fondo de mil millones suena irrisorio como garantía. Pero además, algunos consideran que es inequitativo y que con la medida justos pagarían por pecadores. Los corredores piensan que si el fondo está concebido como una especie de seguro para los clientes, los amparados no estarían pagando su prima como en cualquier sistema común de seguros.
En cuanto a la medida sobre la creación del Depósito Central de Valores, hay unanimidad: es positiva porque no sólo facilita el trabajo, sino que ofrece seguridad para todos los comprometidos en una transacción bursátil.
La medida que tiende a "democratizar" la actividad y a romper esa especie de club social en que estaban convertidas las Bolsas, tiene para algunos su doble lado. Por una parte, consideran que si el gobierno va a tener injerencia en la selección de posibles candidatos y va a poder ejercer vetos, empezarían a entrar en juego factores políticos -o de politiquería- que antes no contaban. Sin embargo, consideran que la medida tiene su lado bueno, puesto que el gobierno ttene acceso a mayor información sobre cualquier aspirante, lo que daría la posibilidad de calificar con mayor precisión su idoneidad y, finalmente, en caso de problemas, la responsabilidad sería compartida.
Haciendo caso omiso de gritos y pataleos, el gobierno está dispuesto a no dar un paso atrás y mientras el fin de semana continuaba analizando la forma de poner en orden el mercado bursátil, los corredores de Bolsa, en su congreso anual, centraban su atención en un evento deportivo: un torneo de voleibol inter-bolsas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.